Don Rafa: "Las banderas deben ondear lo más alto posible, siempre libres"

Así lo pidió antes de morir.

El líder y exprisionero político Rafael Cancel Miranda falleció el lunes a las  9:10 de la noche en su residencia en Río Piedras en compañía de sus familiares y compañeros de lucha más cercanos.

Desde hacía varias semanas el reconocido luchador por la independencia de Puerto Rico sufría de múltiples quebrantos de salud que lo mantuvieron hospitalizado, según se informó en declaraciones escritas.

Según informaron su viuda, María de los Ángeles Vázquez y su hijo menor Rafael Cancel Vázquez, al momento de su partida, Cancel Miranda estaba alerta y consciente y falleció en paz rodeado por sus seres queridos.

Los actos de despedida y celebración de su vida se efectuarán en San Juan y  Mayagüez, pero no se han ofrecido mayores detalles. Se solicita, a petición de Cancel Miranda, que no se bajen banderas a media asta. “Por los patriotas, las banderas deben ondear lo más alto posible, siempre libres”, afirmó en repetidas ocasiones.

Cancel Miranda era el último sobreviviente del comando nacionalista que llevó a cabo el ataque a la Cámara de Representantes del Congreso de los Estados Unidos el 1 de marzo de 1954.

Cancel Miranda nació el 18 de julio del 1930 en el seno de una familia profundamente nacionalista. Su padre, Rafael Cancel Rodríguez, empresario y  estrecho colaborador de don Pedro Albizu Campos, presidió la Junta de Mayagüez del Partido Nacionalista. Su madre, Rosa Miranda Pérez, provenía de una familia de pescadores del barrio Córcega de Rincón. Desde muy joven, Cancel Miranda se identificó con los movimientos orientados a luchar por la libertad política de su Patria y la justicia social y económica para los puertorriqueños y puertorriqueñas. Tomó conciencia a temprana edad del régimen colonial impuesto por el gobierno de Estados Unidos en su Patria y cómo éste constituía el impedimento principal  para el desarrollo de su país. Su padre y Albizu Campos fueron los guías en su formación patriótica y, a los 15 años de edad, formalizó su compromiso con el ideal de la independencia para Puerto Rico uniéndose al Partido Nacionalista e iniciándose como Cadete de la República.

don rafa

El  1 de marzo de 1954, junto a Lolita Lebrón, Irving Flores Rodríguez y  Andrés Figueroa Cordero, llevó a cabo el ataque al Congreso de Estados Unidos, acto por el que fue sentenciado a cumplir 84 años de prisión, de los cuales cumplió 25 años y medio en prisiones federales en los Estados Unidos. Previo a esta encarcelación había cumplido dos años y un día de prisión por rehusar inscribirse en el ejército de los Estados Unidos y participar en la Guerra de Corea.

En el 1979, y tras intensas campañas por la excarcelación de los nacionalistas en Puerto Rico, Estados Unidos y otros países, así como un canje de prisioneros propuesto por Fidel Castro y  el Gobierno Revolucionario de Cuba, el entonces presidente de los Estados Unidos, Jimmy Carter, firmó la conmutación incondicional de las sentencias de los nacionalistas puertorriqueños.

Cancel Miranda arribó a Puerto Rico el 12 de septiembre de 1979,  junto a sus compañeros de comando Lolita Lebrón e Irvin Flores Rodríguez. Andrés Figueroa Cordero había sido excarcelado en 1977 por razones de salud y  falleció en marzo de 1979. Oscar Collazo López, quien había estado encarcelado desde 1950 por su participación en el ataque nacionalista a la Casa Blair, residencia temporal del Presidente Truman,  también regresó a la Patria junto a sus compañeros.

Tras su excarcelación, Cancel Miranda continuó su activismo político a favor de la independencia de Puerto Rico y participó activamente en las campañas por la excarcelación de los prisioneros políticos puertorriqueños, así como la de los Cinco Héroes Cubanos.  Dedicado antillanista, bolivariano e internacionalista, apoyó con sus escritos, y en varias ocasiones con su presencia, las luchas revolucionarias en los países antillanos,  así como en Centro y Sur América, y respaldó, entre otras luchas internacionales, la lucha del pueblo palestino.

Fue hombre de extraordinaria sensibilidad humana a quien conmovía profundamente la pobreza y el desamparo de los puertorriqueños y puertorriqueñas.  Fue generoso con las personas sin hogar con las que se cruzaba diariamente por las calle de la ciudad, con las familias pobres que se acercaban a comprar en la Mueblería La Puertorriqueña, heredada de su padre y con los amigos y los extraños que se acercaban para pedir su intercesión en la solución de alguna situación personal.

Cancel Miranda se destacó, además, como escritor. Su extensa obra,  recogida en nueve libros, así como en periódicos y revistas nacionales e internacionales, consta de ensayos de análisis político, historia de los eventos y participantes en las gestas del Partido Nacionalista, así como abundante poesía. Su último libro, “Más allá del espejismo”, fue publicado en diciembre de 2019.

Cancel Miranda se mantuvo fiel al ideal nacionalista toda su vida y promovió con su ejemplo la unidad entre todos los sectores del movimiento independentista, así como la unidad “de todos los puertorriqueños de buena fe”.  Vivió conforme a la máxima que guió su vida: “Se llega más pronto a la meta de pie que de rodillas”.