Debaten si todos los chamaquitos de escuela deben ser vacunados

Luego de que se aprobara la vacuna para niños de 5-11 años

CORONAVIRUS-EEUU

Un influyente panel asesor del gobierno debate el martes si todos los chicos en edad escolar deben recibir la vacuna pediátrica de Pfizer.

La Administración de Alimentos y Medicamentos ha autorizado el uso de emergencia de dosis pediátricas para niños de cinco a 11 años. Pero los Centros de Control y Prevención de Enfermedades también deben dar su aprobación para que comience la vacunación de ese grupo etario.

Los asesores de los CDC estudian quiénes serían los mayores beneficiarios mientras debaten si deben recomendar las inyecciones para 28 millones de niños o quizás solamente a los más vulnerables a enfermedades graves. La recomendación va luego al director de los CDC, que tiene la última palabra.

Las inyecciones podrían comenzar esta semana. Pfizer ya está envasando y enviando los primeros pedidos, de millones de dosis, a estados y farmacias para que estén preparados.

Los médicos que han tratado a niños hospitalizados expresaron la esperanza de que los padres acepten vacunarlos. Dicen que son seguros y que es preferible vacunar al niños e lugar de esperar que se salve del contagio.

“He visto bastantes niños de este grupo etario que han estado gravemente enfermos”, dijo el doctor Matthew Linam, especialista en enfermedades infecciosas en Children’s Healthcare de Atlanta. “El riesgo de contagio es muy real en este sector”.

Aunque el COVID-19 es más grave en los mayores que en los jóvenes, se han registrado más de 8.300 hospitalizaciones de chicos entre cinco y 11 años, un tercio de los cuales necesitaron cuidados intensivos, según datos del gobierno. La FDA dice que se han registrado 146 muertes en ese segmento de la población.

Y si bien Estados Unidos ha registrado un descenso de casos, los expertos temen que pueda haber un nuevo aumento con los viajes de fin de año y a medida que el clima invernal obliga a realizar más actividades en ambientes cerrados, lo que facilita la transmisión del coronavirus.

Las vacunas pediátricas de Pfizer contienen un tercio de la dosis utilizada en millones de personas mayores de 12 años. Los de cinco a 11 años recibirán dos inyecciones con tres semanas de diferencia, lo mismo que todos los demás, pero con una cantidad menor en cada dosis y una aguja más corta.