Dealers de carros tienen el peor mes de su historia en PR

La venta de automóviles en Puerto Rico registró una caída interanual del 12,1 % en enero, una contracción que se suma a cuatro años consecutivos de bajadas y que hace preveer otro descenso conjunto de más del 5 % para 2016, según cálculos de la patronal del sector.

De acuerdo con los datos difundidos hoy por el Grupo Unido de Importadores de Automóviles (GUIA) de Puerto Rico, las cifras de enero son mucho más bajas de lo previsto y son las peores jamás registrado en el primer mes del año.


El presidente de GUIA, Ricardo García, difundió este martes las estadísticas obtenidas del pasado mes de enero a partir de las ventas en concesionarios de toda la isla y que corroboran una caída de ventas paralela a una crisis que mantiene a la baja la economía local desde casi una década.


"La situación es grave. No hemos experimentado un mes de enero en detrimento como este. Representa el vigésimo cuarto mes, de los últimos veintiséis, en el cual vemos contracción en ventas, comparado con el mismo periodo del año anterior", indicó el directivo en un comunicado.

giphy7-d9f1ff7766e6137210dab0be572d6cc2.gif

Concretamente, el pasado mes de enero los concesionarios de Puerto Rico vendieron 772 automóviles menos que en el mismo mes del año anterior.


García adelantó que la proyección en ventas para el conjunto de 2016 es de 77.000 unidades, lo que supondrá una caída del 5,4 % respecto a 2015 que preocupa al sector y que no es buena para la marcha económica del territorio caribeño, dado el peso que tiene el sector automovilístico en el conjunto de economía local.


"Comenzar el año con una caída de doble dígito nos produce gran preocupación, ya que es mucho más dramático de lo anticipado. Ahora nos enfrentamos al peor mes de enero que se ha visto en récord", subrayó el director de la patronal y primer ejecutivo de la marca Chrysler en la isla caribeña.


Recordó que al menos 32.000 personas trabajan, de forma directa o indirecta, para la industria automovilística en Puerto Rico, una isla con 3,5 millones de habitantes, de los que tienen empleo menos de un millón.


García destacó que la profunda crisis económica por la que atraviesa Puerto Rico desde hace ya casi una década afecta directamente a los miles de consumidores que han postergado la decisión de adquirir un nuevo vehículo.


La difusión de los datos de ventas del primer mes de 2016 dan continuidad a un 2015 en el que las ventas en el sector del automóvil cayeron en conjunto un 7,8 %.
Esas cifras quedan muy lejos de los niveles de ventas de 2005, año en el que se comercializaron 140.000 vehículos. Una década después las ventas alcanzaron las 81.357 unidades, lo que supone cerca de un 40 % menos.


La patronal había previsto para 2015 unas cifras similares a 2014, aunque finalmente cayeron el citado 7,8 % para encadenar así cuatro años de descensos.
Según los principales responsables de las mayores redes de concesionarios de la isla, la caída de las ventas se está viendo alimentada, además de por la crisis en sí, por el aumento de impuestos en los últimos años, la fuerte migración de potenciales compradores que se van a EE.UU. en busca de oportunidades, y el desempleo, cuya tasa duplica a la de cualquier otro Estado estadounidense.


GUIA es una organización independiente y sin fines de lucro creada en 2006. Reúne a 23 marcas de automóviles que suponen el 96 % de las ventas totales de vehículos nuevos en Puerto Rico.