De Cheo Cruz a Beltrán y Correa un recuerdo es

A José &#39Cheo&#39 Cruz le decían &#39el pelotero de Puerto Rico&#39 cuando brillaba con el uniforme de los Astros de Houston en sus años de gloria. En aquella temporada de 1980 cuando los de Texas se fueron a un máximo de cinco juegos en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional contra los Filis de Filadelfia, el jibarito de Arroyo finalizó la serie bateando .400, más que el venezolano Manny Trillo, el Jugador Más Valioso de aquella serie (.381).

img6442-1d5249941477fb6f2f66b53d19e84f38.jpg

Ese año los Astros sucumbieron ante los Filis en un quinto juego decisivo y el boricua que terminó saboreando la victoria y –eventualmente– el campeonato en la Serie Mundial, fue Ramón Avilés. Por tanto, el sueño de ver a los Astros en una Serie Mundial no se hizo realidad hasta la temporada del 2005, cuando cayeron derrotados por Ozzie Guillén y sus Medias Blancas de Chicago.

No obstante, el universo deportivo ha vuelto a conspirar a favor de las memorias de Cheo y de los Astros, que se han vuelto a alinear en la gloriosa ruta al campeonato, hazaña que nunca ha podido alcanzar la novena tejana.

En ese sentido, el mundo logró dar las vueltas necesarias para que Puerto Rico tuviera en un mismo equipo a un futuro Salón de la Fama [Carlos Beltrán] y a una de sus más grades promesas deportivas [Carlos Correa] rescatando el recuerdo y haciéndole justicia a uno de los grandes de nuestra pelota nacional.

img6441-a31b65c86f4287c2d88b84bf587f6b6f.jpg

Beltrán, que formó parte de los Astros en la temporada del 2004 cuando llegó vía cambio desde los Royales de Kansas City, está de vuelta en Houston completando la única misión que le resta para solidificar sus posibilidades de sumar su legado al recinto de los inmortales del béisbol en Cooperstown. 

La figura del veterano, natural de Manatí, ha quedado enmarcada durante esta temporada como complemento fundamental de una plantilla que se caracteriza por un balance juvenil encabezado por otro nuestro, Carlos Correa.

img6443-dadb9359af1da43d2894d273c8a8572f.jpg

En esa línea, hay un hambre compartida cuajándose en la Serie de Campeonato de la Liga Americana contra los Yankees de Nueva York. Ya los Astros no son parte de la Liga Nacional, sin embargo están buscando lo mismo desde el 1965. Y en ese sueño de campeonato también está Cheo, el eterno número 25 de Houston, el hombre cuya última aparición en el plato fue vistiendo los colores de los del Bronx. Porque bueno, de Cheo a Beltrán y Correa un recuerdo es. Y esos tres, de seguro, comparten un mismo sueño.