¿Cuánto billete pierde un atleta pro al dar positivo a drogas?

Si usted es como yo y está pendiente al “faranduleo” de vez en cuando, estoy segura que conoce uno que otro escándalo de dopaje en la industria deportiva mundial y si no es así le recomiendo que por lo menos vaya a su “search engine” preferido y busque a Lance Armstrong al menos.

olancearmstrongandoprahfacebook-60cc84ec643c055a92883f996371dda0.jpg

Pero alguna vez se ha preguntado, ¿qué consecuencias trae un resultado positivo para el atleta? Sepa usted que son muchísimas, desde sanciones disciplinarias hasta perdidas de títulos y premios que han logrado en su carrera deportiva. Pero bien, muchas veces pasa desapercibido el daño que le causa un resultado positivo al valor económico de la imagen de un atleta.

giphy75-1473641ed46716f9bd131e4b65c92711.gif

Cuando un atleta se desarrolla y adquiere fama, su imagen adquiere un valor económico que por el ordenamiento jurídico de Puerto Rico y de muchas otras jurisdicciones, la persona tiene derecho a explotarla y recibir un valor monetario a cambio. Es aquí, cuando el atleta esta en su “peak” o demuestra que será una gran promesa del deporte que práctica que comienzan a llegar los auspiciadores y los jugosos contratos millonarios para hacer anuncios de tv, radio y prensa escrita.

Sin embargo, la mayoría si no todos estos contratos incluyen una clausula de recisión en caso de que un atleta incurra en prácticas ilegales de dopaje por la sencilla razón de que esta práctica casi siempre va en contravención de los valores y objetivos de la compañía que les patrocina. Tan pronto se conoce de un positivo en algún atleta los medios de comunicación lo publican y esto de inmediato comienza a afectarle. Volvamos al ejemplo de Lance Armstrong. Según la revista Forbes, Armstrong perdió alrededor de 169.8 millones de dólares gracias a su caso de dopaje en el Tour de France.

giphy82-8149650f0459b8a5c62b093b2b14438c.gif

Las claúsulas de recisión en este tipo de contratos son muy comunes. Los patrocinadores van a buscar proteger su marca e imagen a toda costa en caso de que se vea afiliada a alguien de dudable reputación. Los abogados de cada una de las compañías patrocinadoras se encargan de hacer contratos blindados con estas protecciones en caso de tener que enfrentarse a estas nefastas situaciones.

En resumen, un resultado positivo en una prueba de dopaje realizada a un atleta profesional conlleva un resultado fatal para su imagen: pierde patrocinadores y el valor económico de su imagen deprecia y aunque la rehabilitación de la imagen con la ayuda de sus abogados y equipo de trabajo es posible, es muy cuesta arriba.

Así que ya saben señores, el precio del dopaje se tasa en unos cuantos milloncitos.

¡Hasta la próxima!