¿Cuán lejos vamos a llegar al transmitir en directo?

&#39&#39Tal usuario está transmitiendo en vivo’’, esta es la frase que aparece entre nuestras notificaciones cuando alguno de nuestros amigos de Facebook está realizando un live. La curiosidad, que se apodera de nosotros, logra que inconscientemente entremos al enlace. Pero, ¿qué sucede cuando nuestro conocido está llevando a cabo un crimen, suicidio o violación en directo?

Facebook Live, una herramienta de la red social bajo el mismo nombre que permite a las personas publicar vídeos en directo, dio inicio en el 2015 con exclusividad de transmisión entre celebridades y figuras prominentes con fan page.

En el 2016 se incorporó como opción a todos los usuarios de la plataforma. Desde entonces cada usuario le ha dado el uso que quiera; coberturas de noticias, entretenimiento y o simplemente hacer el ridículo como la primera dama de Puerto Rico, Beatriz Rosselló.

Sin embargo, algún otro imbécil lo comenzó a utilizar para lo contrario. Esta vez como un medio en donde las acciones morbosas (asesinatos, suicidios, acoso y agresiones físicas) adquieran notoriedad.

giphy52-4c1379202851dd4850afaad235796437.gif

El caso más reciente fue el del llamado &#39&#39Asesino de Facebook’’, Steve Stephens, quien en plena luz del día mató a un hombre de 74 años el domingo pasado en Cleveland (Estados Unidos) y lo transmitió en la plataforma. Stephens no tenía relación alguna con el individuo, pero decidió asesinar a una persona porque estaba &#39&#39despechado’’.

De la misma forma, hace menos de un mes, un joven de 18 años con discapacidad mental fue agredido brutalmente por cuatro personas. Los agresores grabaron en directo la situación mientras torturaban y se burlaban de la víctima.

Otros, como Katelyn Davis (12 años) y Frederick Jay Bowdy (33 años) utilizaron sus respectivos Live para suicidarse frente a las personas conectadas.

¿Esto por qué o para qué?  ¿Un par de caritas? ¿Ser viral? ¿Llamar la atención?

Preguntas como las anteriores, que evidentemente no se pueden contestar por sí mismas, son las que debemos hacernos como cibernautas. Al final, nosotros nos encargamos de rellenar el rol de protagonistas o antagonistas de los Facebook Live, en el cual a veces cumplimos como emisores frente a una pantalla o receptores atrás de la misma.