Crisis de chips frena la venta de vehículos en Estados Unidos

Las ventas de Honda en Estados Unidos casi cayeron 25%

EEUU-VENTAS DE AUTOS

En un mes normal antes de la pandemia, la concesionaria Chevy de Con Paulos en Jerome, Idaho, vendía unos 40 vehículos nuevos. En septiembre, fueron sólo seis. Ahora no tiene nada nuevo en existencia y todos los vehículos que ha ordenado están vendidos.

Lo que sucedió el mes pasado en este establecimiento situado a 185 kilómetros (115 millas) al sureste de Boise se repitió en todo el país, porque el cierre de fábricas causado por la escasez global de chips de computadora afectó los envíos de vehículos nuevos en Estados Unidos.

Según las proyecciones de los expertos, las ventas cayeron en septiembre alrededor de 25% respecto al año pasado, debido a que la escasez de chips y las interrupciones en el suministro de partes redujeron la variedad en los lotes de los concesionarios y volvieron a elevar los precios a niveles récord. Eso hizo que muchos consumidores frustrados optaran por mantenerse al margen y esperar a que se supere la escasez que ha asolado al sector desde finales del año pasado.

J.D. Power calcula que los fabricantes estadounidenses de autos comercializaron en septiembre poco más de un millón de vehículos, para una tasa anual de ventas de 12,2 millones. La cifra es 4 millones menor a la tasa anualizada de septiembre del año pasado.

Para el tercer trimestre, J.D. Power estima que las ventas cayeron poco más de 13% respecto del mismo periodo de hace un año.

Los fabricantes de autos difundieron el viernes cifras bastante desalentadoras. General Motors, que sólo informa de sus ventas trimestrales, dijo que sus entregas fueron casi 33% menores a las de julio-septiembre del año pasado. Stellantis, antes Fiat Chrysler, registró un desplome de 19% en las ventas trimestrales, mientras que Nissan reportó una caída de 10%.

Las ventas de Honda en Estados Unidos casi cayeron 25% el mes pasado y 11% en el trimestre. En Toyota, bajaron 22% en septiembre pero subieron poco más de 1% en el tercer trimestre. Hyundai reportó una contracción de sus ventas de 2% el mes pasado pero un aumento de 4% en el tercer trimestre. Las de Volkswagen bajaron 8% en el tercer trimestre.

“Los resultados de septiembre muestran que simplemente no hay suficientes vehículos disponibles para satisfacer la demanda de los consumidores”, dijo Thomas King, presidente de datos y análisis de J.D. Power.

El precio promedio de venta de un vehículo nuevo alcanzó un récord de 42.802 dólares el mes pasado, superando el antiguo récord de 41.528 dólares establecido en agosto, según J.D. Power. El precio promedio en Estados Unidos ha subido casi un 19% respecto a hace un año, cuando superó los 36.000 dólares por primera vez, según J.D. Power. El aumento de los precios de los automóviles ha contribuido a impulsar la inflación en Estados Unidos.