COVID-19: Odisea de familia boricua resalta pobre respuesta de centros de cuido

En condiciones de pandemia, la incertidumbre se torna peligrosa y hasta mezquina.

Cuando Beatriz Pérez Rodríguez intentó hablar con sus familiares el 14 de abril, no le fue posible.

"Tosía demasiado", comienza a relatarle Glenda Rodríguez Pérez, hija de doña Beatriz, a El Calce y Metro.

Así que su compañera de cuarto en el Fairview Nursing and Rehabilitation Center, en Filadelfia, Pennsylvania, le envió una foto en la que su hija notó un cuadro extraño.

"En la foto entonces veo que tiene una llaga en la boca, en el area de los labios, y ahí fue que me preocupé, porque pensé que tenía fiebre, además de tos. Le dije a mi hermano Brian que llamara al hospital y averiguara qué tenía mami", señaló.

fairviewcare2351-78928962af1a815e2773aeec0a26db91.jpg

Arriba, el Fairview Nursing and Rehabilitation Center, en Filadelfia, Pennsylvania…

"Y ahí le contestan a Brian que ella estaba bien, que ese es el mismo catarro de siempre y que su llaga de la boca era que  se había mordido ella misma, cuando bien claro se ve que es fiebre… Y pues… Lo próximo fue la llamada para decirnos que mami estaba entubada", prosigue.

A doña Beatriz se la llevaron del centro de cuido donde estaba al Chestnut Hill Hospital sin avisarle a ningún familiar, para internarla, aislarla y atenderla por contagio del coronavirus. Glenda recuerda que "fue al otro día, el 18, que me llamaron de Chestnut Hill para decirme que no le estaba llegando el oxígeno al cerebro, que no podía respirar, que necesitaban que nosotros aprobáramos que la entubaran".

"Uno piensa que le esconden lo que está pasando", indicó Brian Rodríguez Pérez

"Pero… ¿Si hace poco estaba bien?", cuestionó Glenda.

Glenda agrega otro colmo a esta narrativa: la compañera de cuarto de su mamá, la que los llamaba por Facetime para hablar con ella, también arrojó positivo al Covid-19.

 

conversacion

Su familia pudo verla esta semana mediante una video conversación en grupo. (suministrada)

 

"¿Allí hubo un brote y nos escondieron esa información?", inquirió Glenda, otra pregunta que flota en el aire, pues cuando buscan respuestas de Fairview "nunca pasa la llamada del cuadro… Y cuando llegan al counter del piso dónde estaba mami, ya viste lo que le dijeron a Brian".

"Uno piensa que le esconden  lo que está pasando, hasta que están usando a mi mamá para improvisar, que están asesinando la mamá de uno. ¿Qué uno hace ahí?", le dijo Brian a El Calce.

Glenda recordó que su madre llegó a ese hogar "exactamente hace un año atrás, luego de que le dieran tres derrames cerebrales, y luego del tercero se le quedó el lado izquierdo inmovilizado".

"Cuando eso sucede, lo primero que le ofrecieron fue un lugar para rehab, para ayudarla con sus movimientos motores nuevamente", explicó.

covid brian

Pero la familia asegura que la estadía de doña Beatriz en el centro no fue bajo el mejor trato y que la administración ha sido negligente. Explicó situaciones en las que llegaba y su madre no estaba atendida o "simplemente, que necesitaba algo y llamaba a una enfermera y nunca llegaba".

"Hubo veces que yo iba y no la habían aseado. Igual con muchos otros viejitos de allí", indicó.

Ambos retoños de doña Beatriz – dos de cinco hermanos – han acudido a la prensa y las redes sociales ante la carencia de contestaciones que reciben sus interrogantes. La cadena Telemundo ha presentado reportajes sobre el caso en sus noticiarios de Filadelfia y San Juan. En las redes sociales, la familia ha sido vocal exigiendo explicaciones.

Comparto estas fotos y videos de cómo estaba mi mamá y y cómo está ahora hace sólo unos días atrás, recurrimos a las…

Posted by Brian Rodriguez on Tuesday, April 21, 2020

Glenda explicó que el próximo contacto que tuvieron con su mamá fue el miércoles 22 de abril.  Hablaron, según indicó, con la doctora Veronica Williams, quien le pintó un cuadro bastante crítico de la salud de su mamá.

La familia entiende que el contagio fue a causa de algún empleado o enfermero en el Fairview el pico de un paulatino patrón de irresponsabilidades en este centro de cuidado donde estaba internada su mamá.

chestnut

La señora Pérez Rodríguez fue internada en el Chestnut Hill Hospital, arriba.

Así las cosas, el caso de doña Beatriz y Fairview se asemeja a  otros en Estados Unidos, según reportes de días recientes, lo que agrava. El lunes, 20 de abril, los Centros para Servicios de Medicaid y Medicare anunciaron medidas más rígidas para los hogares de cuido de envejecientes en cuanto a comunicación y manejo de información se refiere. Estos ahora deberán notificarle a sus residentes,  familiares y representantes cuando algún residente o empleado es contagiado con la enfermedad. Las instituciones ahora están obligadas a informar el contagio dentro de un periodo de 12 horas y los familiares, residentes y familias también deben ser informados cuando tres o más individuos del centro desarrollen síntomas respiratorios dentro de un período de 72 horas.

Las nuevas reglas también obligan a los hogares de envejecientes a reportar los casos de COVID-19 directamente a los Centros de Control y Prevención de Enfermedades, mientras el gobierno federal levanta una base de datos sobre la enfermedad. Ahora mismo, los hogares de cuido son obligados a reportar esta información a las autoridades locales y estatales.

Estas medidas fueron tomadas luego de desgarradoras instancias recientes en las que hogares de cuido no han revelado la existencia de casos de COVID-19 en sus facilidades. El ejemplo más doloroso se vivió en Nueva Jersey, donde una pista de una fuente anónima llevó las autoridades a descubrir 17 cadáveres en el Andover Subacute and Rehabilitation Center.  Más de 100 residentes de las dos facilidades de este centro han sido contagiados.

En Filadelfia, mientras tanto, la señora Pérez Rodríguez sigue con un ventilador conectado mientras sus familiares aún esperan respuestas de la administración de Fairview.

"Para ellos puede que sea una paciente menos. Para nosotros es una madre que sufre a cuenta de negligencia médica", puntualizó Glenda.

Mira el reportaje de Telemundo Filadelfia: