Coscu, ¿el blanco puerca?

El Príncipe se hace llamar el "blanco perla", pero...

José Fernando Cosculluela es uno de los mejores liricistas del reggaetón, de eso no hay duda. Este cantante con cutis de niña y malicia de bailarina desnudista llegó al género urbano durante el 2005 cuando artistas como Yomo y Arcángel también despuntaban en las tarimas.

Coscu comenzó imitando la voz de Mexicano para luego cambiar el tono que actualmente usa, y durante el 2009 y 2010 estaba bien prendío en la calle. Luego de eso, “el príncipe” solo hacía ruido cuando su expareja lo metía en papelones o tenía alguna tiraera, pues su música era menos escuchada en las discotecas que la del Conjunto Quisqueya. El tiempo de Coscu pasó… y ahora damos paso a la última ocurrencia de este querubín criado con Enfamil.

coscu

Coscu siempre ha estado ligado a la política. Hijo de un cubano exiliado, José Fernando siempre abrazó el discurso del comunismo y la “Guerra Fría”, y en varios rants tuiteros siempre ha dicho lo que piensa. Con decir la opinión no hay nada malo, lo que sí está mal es hacer silencio cuando el gobierno se clava al pueblo y luego salir a despotricar contra la gente cuando estos se defienden de los abusos.

Durante la administración del exgobernador Luis Fortuño, Coscu guisó bastante en actividades, y en la Internet circulan muchas fotos donde “el blanco perla” se abrazaba con políticos con la misma emoción que un fanático de las películas pornográficas abrazaría a Carmen Luvana. Coscu, el titerito de Palmas del Mar, nunca alzó su voz para cuestionar el desastre que hizo Fortuño durante los cuatro años que estuvo en el poder; nunca se indignó con las decisiones de un mal gobernante que al sol de hoy siguen teniendo repercusiones en el país.

coscu luce

Luego de las protestas en el verano del 2019, Fernandito una vez más le dio de’o al teclado de su celular para pedirle al pueblo calma y que le dieran break a Pedro Pierluisi, quien había juramentado como gobernador, mismo mandato que duró menos de 48 horas. Coscu no dijo nada durante las protestas que terminaron con la renuncia de Ricardo Rosselló, pero sí se envalentonó para pedir que le dieran una oportunidad a Pierluisi. Una vez más, a Coscu poco le importó lo que sentía y padecía el pueblo, él estaba junto al “establishment” aunque la gente se jodiera.

El pasado viernes, Coscu decidió una vez más hablar de la situación en el país, claro, solo para mencionar las paredes de los comercios en el Viejo San Juan vandalizadas con spray. José, quien no tuiteaba desde diciembre, no habló de lo que motivó a las personas a congregarse para protestar, sino que el blanquito de tití estaba molesto por las paredes.

En uno de sus mensajes escribió lo siguiente: “ya ahí vienen las elecciones, ahora mismo es esperar y confiar en Dios que todo va estar bien”… sí, así como lo lee. Hay que “esperar y confiar en Dios que todo va a estar bien”. Ese es Cosculluela, un tipo que cree que antes las injusticias del gobierno hay que poner la otra mejilla y esperar que el cambio se logre por inercia. Parece que “el miedo al comunismo” y el viejo discurso sigue vivo en la mentecita de Coscu, y tan pronto ve personas exigiendo lo justo, le da culillo y piensa que la revolución va a afectar la calma en Palmas del Mar.

Repito: no se penaliza la opinión ni es malo ser un ricachón, pero hay que ser objetivo y comprender lo que la gente está pidiendo, ¿o acaso las personas solo sirven para llenar conciertos? Pedirle calma a la gente es estar enajenado de la realidad, los que no tienen pa’ pagar Moet y bajan la seca con Medalla no han vivido en calma por muchísimos años con gobiernos que llegaron para saquear y servirse, mientras la clase trabajadora sigue pillá viviendo de quincena a quincena o recogiendo motetes para buscar afuera el progreso.

coscu

No va a haber calma, ni ahora ni después de las santas elecciones democráticas de esta colonia gringa. Lo dije antes: el horno no está para galletitas. Después de María las cosas cambiaron, y en el pueblo se desató una ira que es imposible que vuelva a apagarse. Caballito, esto no es simplemente “la generación del yo no me dejo”, aquí habemos personas de todas las generaciones que crecimos con la promesa de que en el futuro las cosas estarían mejor y que solo encontramos escollo tras escollo cuando lo único que queremos es que nuestro país mejore, mientras se hacen milagros pa’ sobrevivir, los riquitillos siguen viviendo como si nada y aportando a campañas pa’ dejar trepa’os a los mismos de siempre.

Pero tú no sabes de eso, Coscu; siempre has vivido en otra realidad, tú no sabes convivir con la gente y aún juras que los demás nos creemos tus películas imaginarias. Con cuarenta años todavía estás hablando de tiroteos y balas, cuando esas manitos no se han engrasado ni cambiando una batería. Tú eres un bacalao, Coscu; usas tu voz para meterle pilas a la calle, pero cuando la calle exige lo justo te cagas en el clutch. Ya la gente sabe que pones al partido primero que a tus hermanos boricuas, y que en Palmas los cacerolazos no se sienten. Antes de irme quiero decirte una cosa: ya sabemos porque siempre le tuviste miedo a Residente.

Mira también:

Coscu dice estar "harto de los Che Guevara y Tito Kayak" y quiere a Pierluisi

El curioso caso de Cosculluela

Aquí el VERDADERO resumen del tórrido ROMANCE entre Coscu y Anuel

Coscu: "¿¿Qué significa esa palabra tan [email protected] 'manifestarse'??"