Cora: “No se puede decir que somos la cultura del ‘Ay, bendito’”

BOSTON — La primera impresión que da Alex Cora es la de un tipo reflexivo, que continuamente está maquinando en su mente alguna estrategia para aplicarla en su vida o dentro de las líneas de cal. No sabemos en qué piensa específicamente el dirigente de los Medias Rojas de Boston en su viaje analítico, pero —sin lugar a dudas— su rostro demuestra que se la pasa pensando. Y claro, con eso basta para hacerle swing a cualquier iniciativa que motive a saber más de él.

El primer piloto boricua que logra conducir a un equipo de las Grandes Ligas a la postemporada sabe bien que sus palabras pesan. Y más cuando se trata de hablar de su gente y sobre los retos que, día a día, mueven la sociedad que lo vio desarrollarse en el escenario deportivo.

whatsappimage20180927at54306pm-4c68d2f3fbc187703a64fbfb2204c1e7.jpg

(Crédito: William Weiss)

“Yo sé que esto [el rol como dirigente de los Medias Rojas de Boston en las Grandes Ligas] es una plataforma única y sé lo que represento para Puerto Rico. Para bien o para mal hay que ser portavoz de lo que sentimos como puertorriqueños. Y me siento orgulloso de lo que estoy haciendo. Sé que llevo alegría a mucha gente en Puerto Rico y que la gente vive orgullosa de mí”,  dice Cora, quien como pelotero ligamayorista se defendió en seis organizaciones distintas durante su estadía de 14 temporadas.

A poco más de un año del paso del huracán María, Cora sabe que cada uno de los frutos cosechados a lo largo de su primera campaña a la cabeza de los Medias Rojas trascienden la noción del espectáculo y el entretenimiento entre los puertorriqueños. En su cabeza, de incisivo pensador del juego de pelota, es evidente que cada paso que da en la Gran Carpa se traduce en fortaleza mental y espiritual en el imaginario de la gente que lo sigue y admira.

“Como he dicho en muchas ocasiones, de la misma manera que ellos están orgullosos de mí, yo estoy más orgulloso de ellos, porque como puertorriqueños yo creo que [luego del huracán María] pasamos la página del &#39Ay, bendito’. No se puede decir que somos la cultura del &#39Ay, bendito’, porque hemos salido a flote. No sé cómo lo hemos hecho, pero hemos salido a flote y —poco a poco— nos estamos acercando a ser la Isla del Encanto que era antes de María”, asegura en esta entrevista con Metro.

No obstante, Cora reconoce que en medio de tanto logro deportivo no todos los lanzamientos de la vida están en la zona de strikes y, ante eso, hay que jugársela sea cual sea el conteo.

whatsappimage20180927at54336pm-72f4f643ba2a06eb16f8545e11c1d6c1.jpg

(Crédito: William Weiss)

“Hay veces que uno se siente que tiene las manos atadas. Uno ve las cosas que suceden y dice: &#39wao, esto está pasando’. Es difícil porque uno está haciendo lo que tiene que hacer aquí. Uno busca la manera de ayudar, pero no todo el tiempo se tiene la oportunidad de hacerlo”, explica.

“Yo creo que vamos por buen camino. Hemos hecho muchas cosas en el último año que, cuando sucedió lo de María, nunca pensamos que íbamos a estar en esta situación otra vez. Como te dije, estoy orgulloso de nosotros, porque hemos hecho un trabajo excelente. Lo más importante es no dejar de trabajar. Si no se trabaja vamos a caer otra vez y no queremos eso”, añade, recalcando lo que ha sido su modus operandi a lo largo de su carrera: el esfuerzo y la dedicación para alcanzar lo que se quiere.