Contundente y emocional testimonio contra Pedro Julio Serrano en caso de violación

Según el testimonio, tanto el 16 de mayo como el 2 de julio, el joven fue penetrado a la fuerza por Pedro Julio mientras dormía.

A la fuerza y sin tapujos, así dice el relato de su acusador que fue la forma en que Pedro Julio Serrano Burgos lo penetró por el ano.

La defensa de Serrano Burgos tendrá hasta el viernes 11 de septiembre para analizar el contundente testimonio de su exprometido, quien alega que tanto el 16 de mayo como el 2 de julio, el acusado lo violó, usando la fuerza para inhibir que se zafase.

El joven de 28 años de edad, que no será identificado por ser un caso de violencia sexual, testificó como se desarrolló su relación con Serrano Burgos, contratista del Municipio de San Juan. Narró que conoció a Serrano a través de un app móvil en enero y que así empezaron a salir.

Según la nota firmada por el periodista Juan R. Costa, el testigo y supuesta víctima narró que en la madrugada del 16 de mayo Serrano Burgos "se trepó sobre mí, y comenzó a penetrarme de manera abrupta" mientras dormían. El testimonio se tornó tan emotivo al joven recordar los sucesos que hubo que hacer un receso la vista, en el que la supuesta víctima se levantó y salió de la sala llorando.

Regresó y narró cómo el reconocido activista de la comunidad LGBTT le penetró el ano a la fuerza con su miembro. Dijo que no hubo uso de lubricante.

“Él me comenzó a penetrar de manera abrupta, comencé a llorar porque me dolía. Le comencé a decir que no, traté de arrastrarme (sobre la cama) para separarme de él pero quedé pillado entre las paredes y él… y simplemente lloré…", recoge el reporte periodístico mencionado.

Además, Pedro Julio supuestamente dijo luego de culminar el acto sexual: "Tengo que hacer ejercicios". El joven indicó que susurró "me dolió", y que Serrano Burgos le repetía que si le había gustado.

“¿Que si me gustó? Le dije ‘ujum’, cerré la cortina [del baño] y comencé a llorar… Sentía que no podía decir nada porque yo lo amaba y estaba ilusionado de que las cosas siguieran su cauce y porque él me había dicho que las personas que se metían con él, se jodían”, narra el artículo en Noticel de Costa, también laureado fotoperiodista.

Mientras, hace poco más de dos meses, en la madrugada del 2 de julio, Serrano Burgos supuestamente atacó también a su exnovio, esta vez agarrándole las muñecas.

“Él comenzó a penetrarme y yo le digo ‘¡no!’ y levanté el torso. Le dije que no porque no quería ser penetrado ni tener relaciones en ese momento… Esta mierda no me puede estar pasando otra vez… Me sentía mal. Sentía dolor, en el ano y en el corazón”, dijo en la sala de la jueza Yazdel Ramos Colón, mientras explicaba el ataque sexual que le realizara el consistente aliado de Carmen Yulín Cruz Soto.

Ni Serrano Burgos, ni su defensa quisieron dar declaraciones al salir del Tribunal. En Twitter, donde usualmente el activista de la comunidad LGBTT anda vivaracho, tampoco se ha visto mucho desde mediados de semana.

El testimonio fue bastante gráfico y duró tres horas, señala también un reporte del periodista Walter Soto León en Telenoticias.

La fiscal del caso, Linnette Velázquez, resaltó que el testimonió del joven durante la interrogación de fiscalía "duró casi tres horas" por lo que entiende que "el contrainterrogatorio debe ser más extenso". Según el reportaje de Soto León, el joven relató además que tenía planes de casarse con Pedro Julio en diciembre y que habían incluso ido a ver casas para comprar.