Condenan "salario obsceno" y beneficios extra de Presidente UPR

"Se está condenando al país a una brecha salarial entre los trabajadores con sueldos miserables y los de un grupete de burócratas extranjeros a quienes se importa para gozar de salarios privilegiados".
Así reaccionó el portavoz senatorial del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Juan Dalmau Ramírez, al salario de $240 mil anuales otorgado por la Junta de Gobierno de la UPR a Jorge Haddock como nuevo presidente de la institución en clara violación a la Certificación 90 (1996-1997) establece un tope salarial de $105,000 anuales.

"Al abuso e inmoralidad que representan los salarios de Keleher en Educación, Pesquera en Seguridad Pública, Higgins en AEE, el de Natalie Jaresko y sus asesores, todos pagos por el pueblo de Puerto Rico, ahora se suma el escandaloso salario obsceno, junto con otros beneficios de Cátedra, otorgado al recién nombrado Presidente de la UPR", agregó Dalmau.

Según subrayó el legislador, "resulta indignante que en un país en quiebra, sigan haciendo fiesta salarial para una camarilla de privilegiados por el gobierno".
"Resulta particularmente indignante que el salario de lujo se le otorgue al nuevo Presidente de la UPR, una institución cuyo Rector acaba de tirar a la calle a estudiantes de sus hospedajes, que se le arrebata derechos y beneficios a empleados docentes y no docentes, en la que se impone abusivamente un aumento en el costo de matrícula y crédito que hará imposible para muchos estudiantes poder continuar sus estudios universitarios, que reducen la oferta académica por falta de presupuesto y que vengan ahora con una atrocidad como ésta", sentenció el senador independentista.
Dalmau exhortó al más enérgico repudio y rechazo a la determinación de otorgarle 240k dólares en salarios al presidente de una institución en la que se amenaza con eliminar programas y servicios, cerrar recintos y sufre ya la reducción en la plantilla de empleados docentes y no docentes.

El portavoz del PIP en el Senado criticó además el que se le garantice entre los beneficios otorgados a Jorge Haddock una plaza de catedrático en la UPR si permanece dos años o más en el puesto, mientras hay Profesores que por décadas han hecho aportaciones valiosas a la institución y aún están en la espera de plazas de catedráticos.