Clemente está más vivo que nunca en las Grandes Ligas

Como cada septiembre, desde 2002, y como parte del Mes de la Herencia Hispana, las 30 organizaciones que componen las Mayores celebraron ayer el legado de uno de los grandes del béisbol latinoamericano: Roberto Clemente.

La decimoséptima edición del evento formó parte de la campaña “Ponle Acento”, iniciativa que se da en el marco del reconocimiento latinoamericano, así como de los de los peloteros que protagonizan el mejor béisbol del mundo y que, siguiendo el ejemplo de Clemente, impactan las comunidades con sus respectivas iniciativas sociales.

081515cleminrosariohomermedw65mdnwm-b423454d69034a4b4e1570938930d605.gif

Todos los juegos de la tanda de ayer en las Grandes Ligas sirvieron para resaltar el legado de la leyenda del barrio San Antón de Carolina, quien hizo su carrera ligamayorista con los Piratas de Pittsburgh desde su debut, en 1955, hasta su trágica muerte, en 1972.

Clemente, Jugador Más Valioso en la temporada de 1966, 15 veces seleccionado para el Juego de Estrellas y cuatro veces merecedor del título de bateo, es un ícono mundial por su contribución dentro y fuera del diamante.

En ese sentido, ayer la novena de los Piratas volvió a reunir a su familia para homenajear al eterno número 21 y, de paso, reconocer la labor de uno de los 30 finalistas para cargar con el galardón que lleva su nombre.

capturadepantalla20171230alas113501pm-d28bcfadbc7f61d527b3f14cf9d3eb39.jpg
Getty Images

Y es que más allá de los números, la mayor aportación de Clemente al deporte de la pelota caliente fue haber trascendido las líneas de cal para impactar las comunidades y, como es de conocimiento general, terminar dando la vida por una noble causa. En ese sentido, su memoria catapultó su imagen para transformarla en un ejemplo histórico.

El concepto de honrar a los jugadores de Grandes Ligas por su trabajo filantrópico surgió en 1971, con el "Premio del Comisionado”. Sin embargo, el reconocimiento se convirtió en el "Premio Roberto Clemente" en 1973, en honor al primer latino exaltado al recinto de los inmortales en Cooperstown, luego de su accidente aéreo mientras intentaba entregar suministros a las víctimas del terremoto de Managua, en Nicaragua.