Ciudadanos denuncian violaciones de ley en Caño Tiburones

Un grupo de ciudadanos y la Sociedad Ornitológica Puertorriqueña Inc. (SOPI), recurrieron al Tribunal para reclamarle a las agencias del gobierno que cumplan con la ley y corrijan los límites del Caño Tiburones, el humedal estuarino más grande de Puerto Rico.

“Los límites actuales son una burla y un absurdo. Es como si hubieran designado una reserva dentro del humedal, ignorando los límites reales del mismo. Aquí hicieron una delimitación de escritorio. Cualquiera que vea fotos aéreas del Caño se da cuenta del gran error que se cometió en esta designación”, expresó la portavoz del grupo Ela M. Cruz Nazario en un comunicado de prensa.

7c4b6ac4b3ec4fb8af9e18c79bcb1ca1-3bc93e01d021a59d1ebe7c5d2fb9c880.gif

Dijo que según documentos del propio Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), el Caño Tiburones se extiende desde los municipios de Barceloneta, Arecibo y Manatí en la franja costera del Karso norteño. A los efectos de establecer una política pública que ordena la protección de los humedales y la designación de los terrenos de la Autoridad de Tierras, el Caño Tiburones inclusive, como reserva natural, se firmó la ley 314 del 24 de diciembre del 1998, conocida como Ley de Política Pública sobre humedales en Puerto Rico.

101915canotiburones-14dbadcfc68a582bd59b35ed74c309b8.jpg

No obstante, la portavoz detalló que el planteamiento de los demandantes es que contrario a lo que establece la ley, solo se designó una porción del humedal como reserva natural. Es por esto que en febrero de este año radicaron un Mandamus ante el Tribunal para ordenar al DRNA y la Junta de Planificación que cumplan con lo estipulado en la ley 314 y designen la totalidad del humedal como reserva natural. Sin embargo, se han topado con la negativa de las agencias y poco interés en negociar.

Cruz Nazario indicó además que el propio DRNA ha expresado en múltiples ocasiones en documentos oficiales, que el Caño Tiburones consta de unas 7,000 cuerdas, sin embargo solo 3,885 cuerdas del mismo tienen designación como reserva natural. El resto de las cuerdas están amenazadas constantemente y su uso no está planificado. Incluso, indican que el humedal no cuenta con un Plan de Manejo aprobado.

Israel Guzmán, presidente de la SOPI denunció que “esta violación de ley ha permitido que durante años se esté contaminando el Caño y que se esté realizando prácticas que no son cónsonas con una reserva natural”.

0c5d79393c834478bd87498de3b7bb62-d49c44faa60b05ed7d5335618701ee81.gif

Por su parte, Pedro Saadé de la Clínica de Derecho ambiental de la UPR y representante de los demandantes expresó que “…la Junta de Planificación (JP) ha incumplido con su deber en ley, al designar solo parte del humedal como reserva natural, contrario a lo establecido en el Artículo 2 de la Ley 314”.

Precisaron que el Caño Tiburones es reconocido a nivel internacional por su gran valor ecológico y su biodiversidad. Incluso la organización BirdLife International le ha otorgado la designación como Área Importante para las Aves en riesgo, este ecosistema es visitado por turistas de distintas partes del mundo que recurren a él por su atractivo paisaje y la gran diversidad de aves residentes y migratorias que se pueden encontrar. En el 1983 solo se habían identificado en el área 81 especies de aves y actualmente gracias a la designación como reserva de una porción del humedal, al presente se han identificado unas 220 especies de ave, entre estas especies en peligro de extinción.

“De la única manera que se puede manejar un recurso adecuadamente, es si me maneja por completo, no por pedazos. Es por esto que reclamamos al DRNA y a la JP que cumplan con la ley y con su deber ministerial y que finalmente le hagan justicia al Caño Tiburones”, concluyó Cruz Nazario.