Cientos de estudiantes afectados con cambios en residencias de la UPR

uprrp-06168f9379a024900091fe952f586eeb.jpg

Cientos de estudiantes nacionales y extranjeros de la Universidad de Puerto Rico (UPR) de último año de bachillerato, maestría y doctorado se han visto afectados por los cambios introducidos en las normas de hospedaje, a dos semanas de que comiencen las clases, lo que generó hoy una protesta en el campus de Río Piedras.

La estudiante de maestría Fabiola S. Mattei Ramos, de la facultad de Humanidades, aseguró a la agencia Inter News Service (INS) que la situación ha tomado por sorpresa a los alumnos excluidos, a la vez que se proyecta una imagen de discriminación de la UPR.

Mattei Ramos, quien residente de Adjuntas y quien se ha hospedado en la Torre Norte por los últimos dos años, acusó a los decanos de Estudiantes, Gloria Díaz Urbina, y de Vivienda, Darwin Marrero Carrer, de no tener en cuenta la necesidad básica de alojamiento para los universitarios durante sus estudios.

“Me dijeron que la prioridad no es para los de maestría ni de doctorado, y que tampoco había espacio para mujeres”, estableció al asegurar que los perjudicados superan los 400 estudiantes de la UPR, cuando las clases están fijadas para comenzar el próximo 10 de agosto.

Se quejó que mientras se enarbola un discurso de compromiso, el Decanato de Estudiantes del Recinto de Río Piedras de la UPR procede a negarles residencia a estudiantes que ya se hospedaban en las residencias universitarias y que “quieren servir al país continuando estudios graduados y convirtiéndose en profesionales” calificados.

“Esto acarrea un problema de discriminación contra estudiantes pobres que desean progresar ante un marco social de crisis económica y fiscal”, aseguró a la agencia INS Mattei Ramos al acusar a la administración del Decanato de Estudiantes de cambiar “a puertas cerradas el proceso de readmisión y admisión a las residencias universitarias”.

La joven universitaria dijo que el decanato, a pesar de los intentos frecuentes de comunicación, “margina a cientos de estudiantes puertorriqueños que quieren superarse y mejorar a Puerto Rico”, por lo qye se realizó una protesta frente a la Torre de la UPR.

Mattei Ramos aseguró que, en una postura contradictoria a la política de internacionalización de la UPR, también se excluye de la residencia a estudiantes procedentes de Nepal, Haití, Perú y Colombia, entre otros, en lo que refleja discriminación y racismo.

“Esta lamentable situación ocurre aún cuando la UPR desea convertirse en una universidad internacional y multidisciplinaria. ¿Cómo desean apuntar a la internacionalización si el estudiantado puertorriqueño e internacional es maltratado diariamente en este recinto de Río Piedras?”, planteó.

El proceso nuevo forzado sobre los residentes socava la motivación y el deseo de los estudiantes de mejorar y representar dignamente a Puerto Rico en diferentes ámbitos académicos, adujo la estudiante de maestría en la facultad de Humanidades.

Aseguró, además, que una gran parte de los residentes, denegados injustamente, nutren a la UPR de importantes investigaciones que generan fondos externos al recinto de Río Piedras.