Ciclón en África podría haber causado más de mil muertos

La ciudad de Beira fue destruida en un 90%. Triste.

A medida que las inundaciones empezaban a retroceder en algunas partes de Mozambique el viernes, aumentaba el temor de que se disparara el número de muertos al hallarse nuevos cadáveres. El número de fallecidos podría superar los 1,000 previstos días atrás por el presidente del país africano, dijo el secretario general de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, Elhadj As Sy.

Además de la inquietud por el número de muertos, As Sy dijo a The Associated Press que las necesidades humanitarias son enormes. “Y me temo que veremos más en las próximas semanas y meses, por lo que deberíamos prepararnos”, añadió.

 Miles de personas viajaban hacia la ciudad de Beira, que se ha vuelto el centro de los frenéticos esfuerzos de rescate en toda la región a pesar de que fue destruida en un 90%.

Algunos caminaban por caminos cortados por las aguas turbulentas de hace una semana. Cientos más fueron transportados en un extraordinario esfuerzo improvisado por los pescadores locales que recogieron a personas varadas en islotes.

Los helicópteros partieron bajo la lluvia para otro día de trabajos en busca de gente aferrada a los tejados y a los árboles.

Mira esta galería por The Associated Press:

Para los que llegan a Beira con las pocas posesiones que les quedan, la vida es lúgubre. Las enfermedades transmitidas por el agua son una preocupación creciente, ya que los servicios de agua potable y alcantarillado fueron destruidos en su mayor parte.

“La situación es simplemente horrible, no hay otra manera de describirla”, dijo As Sy después de recorrer los campos por los que transitan los desplazados. “Tres mil personas viven en una escuela que tiene 15 aulas y seis, sólo seis retretes. Puede imaginarse cómo estamos sentados sobre una bomba de tiempo en cuanto a agua y servicios sanitarios”.

Lo que más lo conmovió fue el número de niños sin sus padres, separados en el caos o recién huérfanos.

“Ayer hicimos un reconocimiento y encontramos otro lago (interior). Así que todavía estamos muy temprano en la fase de identificar cuál es el alcance de esto, quiénes están afectados y cuántos se han perdido”, dijo a la AP Emma Batey, coordinadora del grupo de trabajo de las organizaciones Oxfam, CARE y Save the Children.