Ciberacoso: consejos para evitar que niños y niñas sean víctimas

El caso de ciberacoso niña de 13 años que fue embaucada por un adulto que se hizo pasar por un adolescente nos pone en alerta

Más de 2.300 denuncias por abuso sexual infantil en línea, asociado a ciberacoso, grooming, ciberbullying y sexting, recibió la Policía de Investigaciones durante 2020. Si bien lo más común es que este tipo de abuso suceda en redes sociales o aplicaciones de mensajería instantánea, en algunos casos la interacción puede surgir en un juego virtual.

Según señala Ximena Schencke, directora ejecutiva de la consultora experta en prevención de abusos sexuales Praesidium Chile, las estadísticas muestran que uno de cada tres niños o adolescentes ha sufrido ciberacoso. “Estos incidentes no son aislados y los vemos con mucha frecuencia, sobre todo ahora durante el confinamiento con las clases a través de internet, por lo que tanto padres como colegios deben estar muy alertas. Los establecimientos deberían contar con protocolos de prevención que permitan proteger a los niños de este tipo de acosos, y evitarlos a tiempo”, sostiene.

Para que los padres pueden prevenir el ciberacoso, Schencke explica que en el caso de los más pequeños “se deben establecer reglas y horarios de conexión. Es importante que la interacción en la web sea realizada en los lugares comunes del hogar y que se evite el aislamiento en espacios privados, como los dormitorios o piezas con la puerta cerrada”.  Además, sugiere educar sobre la importancia de no aceptar en redes sociales a personas desconocidas y utilizar contraseñas seguras. “Un método eficiente es decirles a los hijos que antes de subir una foto a sitios públicos, se pregunten: ¿me gustaría que esta foto la vieran mis papás, abuelos o hermanos? Si la respuesta es no, o no están seguros, entonces es mejor que no la publiquen”, afirma.

En el caso de los adolescentes, asegura que la clave no es prohibir el uso de los dispositivos, sino acompañar la navegación sin invadir el espacio personal.

Estas son las recomendaciones para prevenir el ciberacoso:

  1. Genere confianza: Es fundamental que los menores confíen en sus padres o apoderados para que, si les llega a pasar algo, les informen de inmediato; el poder del abusador se acaba si el acoso se revela. Si cree que su hijo está siendo acosado, o que él es un acosador, converse de inmediato con él, y en conjunto busquen formas para resolver el problema, involucrando también al colegio o escuela y, eventualmente, consultando con un sicólogo especializado.
  2. Establezca límites: Fije horarios y tiempo máximo para estar en línea y tipo de fotos a publicar, y establezca como obligación, no publicar por ningún motivo, información personal. Enséñeles a crear contraseñas seguras, que las cambien con regularidad, y que siempre configuren sus perfiles como "privados". Algo muy importante, que nunca acepte los mensajes o solicitudes de amistad de personas que no conocen personalmente, además que no distribuya rumores en línea, ni reenvíe mensajes negativos o dé “me gusta” a publicaciones agresivas.
  3. Reconozca las señales: Un niño víctima de ciberacoso es como cualquier otro: muchas veces, no quiere contar acerca de su día ni hablar demasiado con sus padres. Pero otras señales, como pérdida de interés en sus actividades favoritas, baja repentina en sus notas, dar excusas para no conectarse a clases y cambios en los hábitos de sueño o alimentación, pueden ser signos de que algo no está bien. Esté especialmente alerta si también nota una repentina falta de interés en usar la computadora o una tendencia a enojarse después de estar en línea o usar su celular.
  4. Enséñeles a denunciar, pero nunca a responder al acosador: Una encuesta acerca del comportamiento de menores en línea reveló que casi el 60% de los niños que usan las redes sociales han sido testigos de alguna forma de acoso, y que la mayoría no hizo nada al respecto. Aconseje a sus hijos que, si observan estos ataques, lo informen, ya sea a sus padres o a sus profesores. En el caso de ser acosados, deben ignorar los ataques y nunca responder.
  5. Comprenda el alcance: Los sitios de redes sociales pueden ser etapas previas del abuso sexual; dado que el 95% de los menores usan celulares, existe un potencial de daño mucho mayor. Aunque el acoso se inicie en Facebook, Twitter o en cualquier otra RRSS, puede terminar en un abuso sexual e incluso una violación en el mundo real.
  6. Conserve las evidencias: En algunos casos, el acoso puede constituir un delito y las pruebas son necesarias para denunciar ante las autoridades. Actúe de inmediato si cree que su hijo es víctima de ciberacoso. Hable con él y guarden copias de todas las publicaciones, mensajes y comunicaciones del acosador con capturas de pantalla o fotos en el celular, además de registrar hora y fecha y cualquier otra información relevante.