Chicas, escojan sus luchas

Hace unas semanas estaba hablando con un amigo con relación al revolú del mural que alteraron. Le dije que pensaba que toda la situación se estaba saliendo de proporción. Me preguntó: ¿Por qué no escribes sobre eso? Le respondí que no tenía ganas de que la gente peleara conmigo pero, como ya mismo me voy de vacaciones, tengo una felicidad que no se me va ni con el desplante de un jevo. Así que, les adelanto que estoy casi segura de que hoy van a pelear conmigo.

Entonces, en honor a la verdad, a mí me parece genial que las mujeres se den su lugar y luchen por la igualdad. No me molestó el reguero de tetas en mis redes sociales y apoyo hasta el final que se batalle por tener una sociedad en la que reine la equidad. Incluso, yo compartí una de las imágenes en mi página de Facebook, pero la misma fue removida por la red social (cosa que, aunque nos moleste, no podemos pelear porque cuando usted accede a ser parte de estas páginas también está aceptando sus términos de uso).

Sin embargo, esto del mural me estresó y siento que se salió de proporción. (Dama, respire profundo y termine de leer antes de empezar a destilar odio en mi contra).

¿Quién me asegura que ese mural lo "dañaron" los machistas o los moralistas?

Mire lo que pasa, el arte callejero no es eterno. Un artista realiza una pieza y el próximo hace una encima. Esto es un lenguaje. Se provocan entre sí y se comunican con colores y figuras. Nada asegura que usted termine de pintar una pared a las seis de la tarde y alguien le pase por encima a las dos de la mañana. Sí, hay muchas veces que hay que sacar permisos para pintar en una pared en específico, pero si quiere ser artista de calle, tiene que aceptar lo que viene con eso.

Dicho esto, según la cuenta de Instagram del Colectivo Moriviví, hace unos meses el mismo mural fue alterado por un "grafitero" que los "taggeó" (cosa que, aunque es una cabronada, vuelvo y repito, es normal entre los artistas callejeros). En ese momento nadie dijo que se trataba de un acto machista, patriarcal o de ataque a la mujer. Arreglaron el mural y siguieron viviendo.
 

1222640710153786483208856263543229n-e61bdab74c07ae70793e364b46f50920.jpg

¿No existe ni la mínima posibilidad de que la segunda alteración que le hicieron al mural fuera por parte de la misma persona? ¿No es esto parte del "street art"? ¿De verdad la única opción es pensar que fue un religioso o un hombre que siente que las tetas no pueden estar al aire?

A lo mejor sí fue un moralista de esos que me activan la colitis, pero a lo mejor fue un artista provocando que trabajaran una pieza al rededor de lo que él hizo (o a lo mejor fue un "grafitero" harto de odio porque no lo invitaron a "Santurce Es Ley"). Además, si hubiese sido alguien a quien le molestaran tanto las tetas, también hubiese tapado el otro par que seguía al aire.

Queridas mías, estas luchas hay que escogerlas bien para que después no digan que peleamos por todo. Que no digan que nos estamos esnuándo porque sí.

Que sepan que las tetas se enseñan con razón. Escojan luchas que no mueran en una semana y que, no sé cómo, terminaron enlazando hasta con el colonialismo. Cuando de verdad usted sienta que no pueda enseñar las tetas, quéjese hasta que se quede sin aliento. Pero si usted no tiene prueba de lo que está diciendo y no puede comprobar que, en efecto, nos están censurando por ser mujeres, lo que hace es quitarle autoridad a las que llevan luchas bien argumentadas.