Chamán cuernú recibe trato preferencial en la cárcel y dice estar arrepentido

Le darán comida orgánica, lo que dice el abogado de la Corrección en D.C. que significará una "pesadilla logística".

El hombre se había negado a ingerir la comida habitual del sitio de reclusión, durante nueve días, alegando que sus “creencias religiosas” se lo impedían.

El llamado "QAnon Shaman" – Jacob Chansley, conocido como Jake Angeli, el QAnon Shaman o el Cuernú Trompista – que irrumpió en el Capitolio de los Estados Unidos el mes pasado con atuendo vikingo, afirma que no ha comido en nueve días porque su fe chamán le prohíbe comer los alimentos no orgánicos que se le proporcionan en la cárcel.

Y durante un ayuno involuntario que su abogado dice que le ha hecho perder 20 libras, el hombre de 33 años ha estado reflexionando sobre su papel en la insurrección del 6 de enero, y se arrepiente.

"Ha llegado a comprender el hecho de que el expresidente realmente no lo amaba y que toda la mierda sobre el ejército de Trump y todas las teorías de conspiración impulsadas por las redes sociales llevaron a mucha vulnerabilidad", dijo el abogado defensor de Jacob Chansley, Albert. Watkins, al diario The Daily Beast el miércoles.

“¿Mi cliente ha pasado por un repudio total de sus creencias anteriores? No. Es parte de un proceso continuo. Pero ha reconocido su papel y mi cliente se ha puesto de rodillas y se ha dado cuenta de que debe hacer lo correcto por su país. Como parte de este proceso, se ve obligado a abordar muchas cosas en las que ha creído en el pasado desde lo que yo llamaría una máquina de propaganda", agregó.