Caso de Pablito Casellas sirve de inspiración para abogado del asesino de la Masacre de Guaynabo

A punto de abrirse las puertas del infierno, gracias a Pablito Casellas.

Luego de que la jueza Vivian Durieux Rodríguez, del Tribunal de Bayamón, sentenciara a Christopher Sánchez Asencio a 254 años de cárcel por su responsabilidad en la masacre de Guayanbo, en la que murieron cuatro miembros de una familia.

El abogado del acusado radicó un recurso para apelar el veredicto, utilizando el argumento del Panel de Bayamón que resolvió en el caso de Pablo Casellas que los veredictos en Puerto Rico deben ser unánimes, en delitos criminales graves como es el caso de la jurisdicción federal.

Según el documento, colgado en la página de Jay Fonseca, el abogado de la defensa de Sánchez Asencio está buscando que que convicto no fue encontrado culpable por unanimidad y por tanto no puede ser sentenciado por el delito de tener un arma Intratek. En ese delito en específico, la votación del jurado fue culpable 11-1.

1123533812401287693379181004111608404357794n-e773a61c6d41b74da3d59d4037a1d367.jpg

Si el Tribunal de Apelaciones acoge el recurso y decide que en efecto, es necesario la unanimidad en todos los delitos criminales, este podría requerir un nuevo juicio para el

Este caso, que conmovió al País, ocurrió el pasado 18 de noviembre de 2014 y casi un año después un jurado halló culpable a Sánchez Asencio en los 19 cargos que se presentaron en su contra.

Sánchez Asencio fue hallado culpable del asesinato de Miguel Ortiz Díaz, 67 años; Carmita Uceda Ciriaco, 45 años; Clementina Ciriaco López y Miguel Ortiz Uceda, de 15 años, además de la tentativa de asesinato de un menor de 13 años.

El sujeto, junto José Bosch Mulero, ambos de 27 años, llegaron a la urbanización Frailes Lomas, en Guaynabo, y mataron a parte de la familia.

Luego, en la carretera PR-174, lanzaron por un puente a un niño de 13 años, después de causarle diversas heridas con un arma blanca, aunque sobrevivió.

Los cargos que se le imputaron fueron de asesinato en primer grado, tentativa de asesinato, violación a la Ley de Armas, secuestro agravado a menor, conspiración, agresión grave, robo con arma y destrucción de prueba