Carta abierta: 'A mis amigos del pueblo'

Por: Ileana Ayala Fontánez 


Luego de más de 40 años de la publicación del libro "A mis amigos de la locura", por Ernesto Ruiz Ortíz, parece que la historia vuelve a repetirse. En aquellas páginas un Carlos Umpierre nos narraba la desesperación de padecer una condición de salud mental y señalaba brutalmente al sistema; el mismo que aunque reconoce que estamos en una sociedad "enferma y jodía", no hace más que pasarnos factura antes de darnos una cura funcional.

tumblrn9i46bfnrj1qgdc0oo1500-08cf35af0a77158031805e2bdae6ce39.gif

En este 2018 no hay que esperar a que un Teófilo Torres nos haga un monólogo de este libro para entender lo que es la vida de alguien sumergido en la opresión, basta con darle un vistazo a las noticias y ver al pueblo; esos rostros, esas pupilas llenas de coraje, esas manos sosteniendo pancartas en múltiples piquetes y sobre todo, escuchar la voz de un niño que sin entender muy bien lo que sucede, reclama a una secretaría de educación, Julia Keleher, que por favor no cierren su escuela.

giphy81-7a352ed3be7f8aa7bc84fdb7b03fdcaa.gif

Este gobierno colonial nos sigue enfermando. Nos están llevando al límite de la locura y al ver que uno de los nuestros se suicidó, vienen con gabanes y corbatas a dar sus condolencias. Al final son todos unos hipócritas. A mis amigos los del pueblo, les pido que no sean tan ilusos. No es coincidencia que las estadísticas de violencia intrafamiliar, depresión, asesinatos y suicidios estén en ascenso. Nos están matando entre la burocracia, la política barata, la eliminación de derechos y la guerra incesante por la clase social a la que perteneceremos.

41b68e65592746aa8649399e66e31a62-4579ab2765d7f636214fede5477f906d.gif

Los obsesivos compulsivos de la corrupción no están asistiendo a su psicoterapia, ellos están tomando decisiones diarias que al final del día se transforman en leyes y reformas. Ya a los del medio nos desaparecieron, ahora solo somos los de abajo y los de arriba. Pueblo, si un día te miras al espejo y tienes  las cejas fruncidas, los ojos hinchados y las manos sudorosas, busca ayuda. Nunca es tarde. No tienes que tener miedo, porque somos muchos los que estamos ya en la sala de espera intentando buscar respuestas y apostando a quienes llamarán locos primero. Y disculpen si dejan de saber de mí. Escuche al doctor decir mi nombre. Adiós.

tumblro38n05nhyc1sfq9mqo1500-f6767e99d9f199c9674388bc473b20a8.gif