Carta a Thomas Rivera Schatz

Señor Thomas Rivera Schatz:

Como pudo notar al comienzo de esta carta me dirijo a usted como individuo y no como presidente del Senado. A través de este escrito quiero hacer un contraste a las expresiones que hiciera ayer en un rotativo del país, las cuales aseguran que es un &#39&#39insulto&#39&#39 para el pueblo puertorriqueño decir que &#39&#39somos una sociedad machista&#39&#39. Según usted Puerto Rico no es machista porque tenemos &#39&#39alcaldesas, legisladoras y votantes mujeres&#39&#39, todo esto sumándose a una esfera política (¡qué no tenga que ver con el alcalde de Guaynabo Hector O’Neill!).

giphy96-ac42b78a2b596e0e1aa1afcc5a5c5ba8.gif

Señor Rivera Shatz, sepa que sus alardeos de inteligencia no estuvieron presentes cuando tomó la decisión de emitir estos comentarios. No obstante, le haré recordar algunos detalles de por qué el país ES y SERÁ machista:

  1. La violencia por cuestión de género sigue siendo reconocida como &#39&#39violencia doméstica&#39&#39 en Puerto Rico (cuyo concepto se limita esfera familiar), dando paso a la invisibilización de muerte de mujeres a manos de hombres = femicidios.
  2. En Puerto Rico no se habla sobre el acoso sexual callejero al cual están expuestas las mujeres diariamente, pues culturalmente se reconoce como una forma de galantería y conquista hacia una mujer. Aún cuando con miradas quieren desnudar hasta la más pequeña y los comentarios fuera de tono son la orden del día, no existen estadísticas e información sobre esta forma de acosar en espacio público.
  3. Las agresiones contra una mujer son justificadas por la prensa e idea común de los ciudadanos que manifiestan que si yo andaba sola, era muy tarde o estaba borracha, mi violación es solo culpa mía y yo provoqué al agresor.
  4. Al mando de una alcaldía está un hombre con alegados casos de violencia sexual. Pese a la controversia hoy 9 de mayo de 2017 sigue su vida profesional con normalidad. ¿Y la mujer? ¡NO! A ella se le reconoce como la que dio comienzo a todo el problema.
  5. No se quiere fomentar una enseñanza con perspectiva de género en las escuelas del país.
  6. Ideas neomachistas, como las de usted, que sostienen que ya se ha conseguido la igualdad de género en Puerto Rico porque tenemos alcaldesas, legisladoras y votantes mujeres.

Los puntos anteriores y otros tantos representan cuán machista es la colonia en la que tenemos que vivir. Sin embargo, usted se atrevió a decir públicamente que en esta isla NO hay machismo.

Atentamente,

Perla Alessandra