Buscan que se tenga que pedir permiso para las corridas de motora o les clavarán la multa

Multas de hasta 5 mil a los organizadores

¿La Ley Rey Charlie? El representante que asegura que lo suyo es "naturola", Ángel Matos García, se fue con el combo de las corridas para discutir un proyecto que propone imponer requisitos para llevar a cabo las corridas en la isla.

Se trata del Proyecto de la Cámara 896, para enmendar la “Ley 22 de Vehículos y Tránsito de Puerto Rico”, a los fines de disponer sobre las llamadas corridas y sus requisitos.

La legislación propuesta impulsa que las corridas deban contar con permisos y coordinación con las autoridades de ley y orden.

“En los pasados días nos reunimos con el grupo Latin American Motorcycle Association y otros grupos que llevan a cabo diversas actividades, para explicarles que la actual Ley carece de la obligación de solicitud de un permiso para llevar a cabo la celebración de cualquier actividad deportiva, recreativa, cultural y social en la vía pública, o cuándo este es necesario. Esta medida busca encontrar el balance entre el recreo y disfrute de los ciudadanos congregados en clubes alrededor de la Isla y el derecho del resto de la ciudadanía a transitar libremente con la menor cantidad de inconvenientes. La Policía tendrá ahora una mejor herramienta para coordinar actividades en los fines de semana y tener los recursos en posiciones que permitan el libre tránsito para todos”, explicó el legislador en declaraciones escritas.

La actual Ley carece de la obligación de solicitud de un permiso para llevar a cabo la celebración de cualquier actividad deportiva,recreativa, cultural y social en la vía pública, o cuándo este es necesario. De ahí que, mediante convocatoria pública, varias personas hacen llamado a diferentes concentraciones en las vías públicas de Puerto Rico sin ningún tipo de notificación a la Policía de Puerto Rico, ocasionando crasos problemas en el tránsito vehicular, entre otros inconvenientes.

“Estas llamadas “corridas” en la mayoría de las ocasiones no cuentan con ninguna coordinación entre los organizadores y la Policía. Ante la proliferación de estas caravanas, se hace necesario la presente legislación para disponer sobre los requisitos de estas actividades”, señaló Matos García.

“Esta Asamblea Legislativa procura esta legislación en ánimos de promover un entretenimiento prudente y ordenado, por lo que los organizadores de estos eventos en su mayoría, han acogido esta medida que busca garantizarles su pleno disfrute en un ambiente seguro”, añadió el Representante.

Los conductores de vehículos de motor que no participen en dichas actividades vendrán obligados a cederle el paso a los vehículos que integren comitivas, manifestaciones y procesiones en las actividades de referencia. De lo contrario, estos conductores que violen esta disposición incurrirán en falta administrativa y serán sancionados con multa de cincuenta (50) dólares. Por otro lado, el proyecto contemplará multas de entre 3000 a 5000 dólares al o los organizadores y se considerará delito menos grave el convocar a una congregación masiva de vehículos sin coordinación con las autoridades.