Buscan prohibir que vehículos se estacionen en lagos y ríos

El senador del Partido Nuevo Progresista (PNP), Ángel “Chayanne” Martínez Santiago sometió una medida para tipificar como conducta delictiva estacionar vehículos, motoras y todo terreno en los cuerpos de agua de Puerto Rico.

La medida, el proyecto del Senado 1452, enmienda el artículo 5 de la Ley 142 de 1 de mayo de 1950, para tipificar como conducta delictiva esta práctica, fue sometida el pasado 17 de agosto.

La pieza establece que la persona que viole esta nueva ley será castigada con una multa no menor de 100 dólares ni mayor de 3,000 dólares, o cárcel por un término no menor de 90 días ni mayor de 2 años.

Según explicó el senador, la Constitución reconoce la importancia de la conservación los recursos naturales y declara su conservación como política pública de carácter permanente.

Sobre, el tema, comentó que "una de las prácticas que más se ha visto en tiempos recientes es el estacionar vehículos de motor, motoras, arrastres, y vehículos todo terreno en los cauces de los ríos, mientras las personas disfrutan de un baño, un pasadía o de otras actividades dentro y fuera del agua”.

fotoentwitterrioenciales9473479781-7fc6c651043ca66f37ec749233b03c77.jpg

Agregó que “esta práctica, que ha sido denunciada por medios de comunicación, se encuentra en gran auge en la región montañosa, debido a la disminución del cauce de muchos de los cuerpos de agua”.

Para el político, “el peligro estriba en que combustible, aceite u otros contaminantes pueden ser vertidos directamente en el agua, afectando la vida de organismos de agua dulce, las plantas y el propio suministro de agua para el consumo humano".

El legislador criticó que se usen las orillas de los ríos y hasta de los embalses de agua como estacionamiento sin ningún control.

“Actualmente, nos encontramos en medio de una crisis de sequía extrema y el recurso natural denominado agua, se encuentra en gran escasez, así que cualquier contaminante sobre el agua sólo aumenta el nivel de emergencia. También hay que pensar que esta práctica es un peligro para la seguridad de las personas, pues un inesperado golpe de agua podría causar una desgracia”, declaró.