BSNF no comparte la determinación de Beltrán sobre Carla Cortijo

El director general del Baloncesto Superior Nacional Femenino (BSNF) Luis Gabriel ‘Gaby’ Miranda Ramos, rechazó en la noche del jueves la determinación de la Federación de Baloncesto de Puerto Rico (FBPUR) sobre la armadora de las campeonas Gigantes de Carolina, Carla Cortijo

“El BSNF no se opone a la participación de Carla Cortijo en la en la Asociación Nacional de Baloncesto Femenino (WNBA)”, notificó Miranda Ramos en declaraciones escritas.

La jugadora tuvo la oportunidad de participar, con el equipo de Atlanta Dream, pero la Federación de Baloncesto de Puerto Rico le ordenó que tenía que presentarse a participar en el Preolímpico, razón por la cual el pacto que tuvo con la organización se anuló. La carolinense explicó en su cuenta de Facebook que en la mañana firmó contrato con Atlanta y después del entrenamiento matutino fue separada del resto de sus compañeras debido a que la FBPUR decidió no otorgar el “release” que permitiría su debut mañana en Indiana.

“Nos alejamos completamente de la decisión del presidente de la Federación de Baloncesto, Carlos Beltrán, y del dirigente de la selección, Jerry Batista”, agregó Miranda. “Para nosotros es de mucho orgullo que una de nuestras jugadoras haya logrado alcanzar la máxima meta de cualquier baloncelista que es jugar en la NBA o en la WNBA”.

“Entendemos que en Puerto Rico tenemos suficiente jugadoras que pueden ser convocadas para llenar la vacante que se crearía con la salida Cortijo previo a la participación en el preolímpico. Por ejemplo, Pamela Rosado y Cyndi Valentín, que ganaron el premio de Jugadora Más Valiosa en el 2013 y 2014, respectivamente”, mencionó Miranda.

Cortijo se dirigía a convertirse en la primera jugadora puertorriqueña, nacida en la Isla y desarrollada en las categorías menores de la FBPUR y en el BSNF en ser parte del torneo estadounidense. Maria ‘Cusa’ Rivera fue la primera boricua en jugar en una liga profesional en los Estados Unidos y este mismo año Jennifer O’neill hizo historia al ser la primera descendiente en jugar en la WNBA.