Bromista imitó al jefe de la ONU y logró hablar con el presidente de Polonia

Andrzej Duda, recién reelecto como presidente de Polonia, habló durante 11 minutos con el bromista

Broma al presidente de Polonia - Foto: AP

Un bromista ruso que se hizo pasar por el secretario general de la ONU logró comunicarse por teléfono con el presidente de Polonia, Andrzej Duda, y lo dejó sin palabras después de hacerle preguntas sobre Ucrania, Rusia y el resultado de las elecciones del domingo donde resultó reelegido.

El bromista, Vladimir Kuznetsov, conocido como Vovan, publicó una grabación de la llamada de 11 minutos en YouTube y la oficina de Duda confirmó el miércoles que es auténtica.

En varios puntos de la conversación realizada en inglés, Duda parece sorprendido por el tenor de las preguntas, pero aún así se refiere al falso Antonio Guterres como “su excelencia”.

La conversación se llevó a cabo el lunes por la tarde mientras Duda esperaba la confirmación oficial de su reelección.

Las autoridades ya están investigando cómo el bromista pudo contactar al presidente y si los servicios secretos de Rusia estaban involucrados.

Me di cuenta de que algo no iba bien: Presidente de Polonia

"Durante la conversación me di cuenta de que algo probablemente estaba mal. El Secretario General no pronuncia la palabra "Żubrówka" tan bien, aunque la voz era muy similar", explicó en Twitter el presidente.

La Agencia de Seguridad Interna dijo en un comunicado que la llamada la autorizó un funcionario de la misión polaca en la ONU y que ya están investigando.

Las relaciones de Polonia con Rusia son tensas, especialmente por el apoyo de Varsovia a Ucrania.

El bromista felicitó a Duda por su reelección, pero lo cuestiona por los comentarios hostiles de su campaña sobre la comunidad LGBT, y el mandatario responde que tiene “un gran respeto por todo ser humano”.

Duda también rechazó que Polonia busca recuperar la ciudad ucraniana de Lviv, que era territorio polaco antes de la Segunda Guerra Mundial.

Kuznetsov y el bromista ruso Alexei Stolyarov, conocido como Lexus, ya han puesto en jaque a otros líderes europeos, incluidos el presidente francés Emmanuel Macron y el primer ministro británico Boris Johnson, así como al cantautor Elton John y al príncipe Enrique con llamadas similares.