Boricuas en EEUU viven en condados cundidos por COVID-19

El patrón se observa de manera más fuerte en el estado de Nueva York. La pobreza urbana y factores de vulnerabilidad social hacen que la posibilidad de infectarse o morir a causa del virus aumente en los lugares donde viven más boricuas.

Miriam Moreno Santiago recogía las maletas de su mamá en el aeropuerto de Orlando, en Florida, cuando le avisaron que no podría verla. La llevarían directo del avión al hospital porque tenía problemas para respirar. María Isabel Santiago Colón, su madre de 68 años, vivía en Brooklyn, Nueva York, pero complicaciones de salud y su edad la llevaron a mudarse con su hija al sur de Estados Unidos. Sin embargo, la travesía cambió. A Miriam le permitieron ver a su mamá todos días de forma virtual. Pudo leerle pasajes bíblicos y ponerle su música favorita de la Iglesia. Pero, no hubo un abrazo de despedida. Santiago Colón murió el 21 de abril por complicaciones a causa del COVID-19. Miriam pudo realizar una ceremonia virtual en honor a su mamá.

miriam

En New Jersey, Madelyne Osorio también perdió a su madre, Carmen María Osorio, de 71 años. Aunque padecía de asma, algo más no andaba bien. Fue al St. Michael’s Medical Center, pero no le hicieron la prueba del COVID-19, “porque para ese tiempo no todos los hospitales tenían acceso a los exámenes”. Su hija cuenta que a las dos horas la enviaron a su casa. Lamentó que no pudieron descartar que su mamá tuviera influenza, porque tampoco le hicieron esa prueba. Los días pasaban y su cuadro clínico empeoraba. “Estaba deshidratada”, recordó Madelyne en tono pausado y como escogiendo las palabras que menos dolían para recordar el suceso. El 12 de abril no hubo vuelta atrás. A Carmen María la llevaron a otro hospital, el Saint Barnabas Medical Center, la dejaron en emergencias y su hija nunca pudo volver a verla de cerca. Al igual que Miriam, una videollamada sirvió de despedida.

William Sánchez Vargas, en Nueva York, corrió con otra suerte. Se contagió con el COVID-19, pero sobrevivió. Al recordarlo inevitablemente se le quiebra la voz y llora sin remedio.

“Sentía fiebre, no tenía apetito. No comí como en más de dos semanas. No podía dormir de noche y a veces, no sé si era por la fiebre, estaba alucinando”, recuerda entre lágrimas. En su caso, llamó al número de emergencia de la ciudad de Nueva York, pero nunca lo atendieron, a pesar de haber indicado que tenía síntomas del COVID-19. Acudió a un médico privado y pagó por la prueba que arrojó positivo. Dos semanas después, el Gobierno lo contactó para saber si tenía carro para acudir al lugar donde estaban haciendo las pruebas. Nunca hubo gestión para hacer rastreo de contactos y conocer si su familia estaba presentando síntomas.

Los casos de estos puertorriqueños, además de darse en los tres estados con más población boricua en Estados Unidos — Florida, Nueva York y Nueva Jersey —,  surgen en tres de las zonas donde hay más posibilidad de contagio y muerte por el COVID-19.

Una investigación del Centro de Periodismo Investigativo (CPI) encontró que las zonas geográficas con más contagios y muertes por COVID-19 coinciden con los condados donde hay mayor proporción de boricuas en Estados Unidos. Esta tendencia ocurre cuando se analizan las tasas de contagios y muertes en los 594 condados de Estados Unidos con más de 100,000 habitantes. A pesar de la tendencia, cuando se observan los condados de manera individual, existen algunos con una alta proporción de puertorriqueños pero con bajas tasas de infección y muerte por COVID-19. Hay otros con baja proporción de boricuas, pero con altas tasas de infección y muerte.

No fue posible determinar si hay una cantidad mayor de puertorriqueños contagiados al compararse con otras poblaciones de minoría, puesto que en el formulario de registro de personas enfermas por COVID-19 no se documenta la nacionalidad.

Los datos utilizados para la investigación fueron los disponibles hasta el 31 de mayo, que pueden variar al registrarse información con retraso.

Más vulnerables los boricuas en zonas urbanas en EE UU

Las poblaciones puertorriqueñas en Estados Unidos viven principalmente en áreas urbanas, según datos del Censo. En estos condados, los boricuas tienden a enfrentar retos específicos, como – por ejemplo – ser considerados una minoría racial, alto nivel de desempleo y limitaciones en el manejo del inglés, halló el CPI.

Los condados con más puertorriqueños en Florida, Nueva York y Nueva Jersey son también los de mayor vulnerabilidad social al compararse con el resto de los condados de estos estados, arrojó la investigación.

Para el análisis, el CPI utilizó información del Índice de Vulnerabilidad Social (SVI, en inglés) que producen los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) con datos del Censo. Este índice evalúa 15 factores sociales agrupados en cuatro categorías: nivel socioeconómico, composición familiar por viviendas, estatus de minoría e idioma, y el tipo de vivienda y transportación.

Al revisar la relación entre algunos factores de vulnerabilidad y las tasas de contagios y muertes por COVID-19 en los condados con más de 100,000 habitantes, se encontró que no estaba relacionada con el fenómeno de la pobreza, sino con un tipo de pobreza particular, la pobreza urbana, según el doctor en salud pública Luis A. Avilés.

Esto se evidencia en el condado de Fresno, en California, un condado con una alta proporción de personas viviendo bajo el nivel de pobreza (28%), que tiene una baja tasa de contagios y de muertes por COVID-19. “La propia naturaleza de las actividades económicas en Fresno, empresas agrícolas, sugiere que el contagio y las muertes por esta enfermedad se acrecientan con la pobreza urbana”, dijo Avilés.

“Los mecanismos de contagio se intensifican por la pobreza urbana, a diferencia de lo que ocurre entre los trabajadores pobres de las industrias agrícolas. Hay que recordar que cuando se comenzaron los debates para reabrir la economía [en Estados Unidos], se pensó que las industrias agrícolas y las de construcción deberían abrir primero pues representaban bajo riesgo de contagio”, explicó Avilés, quien también es bioestadístico.

La pobreza se mide a partir del ingreso de una familia y la cantidad de miembros, explicó Avilés. Por ejemplo, “una familia de cuatro personas que gane menos de $2,200 mensuales, se considera bajo el nivel de pobreza”.

Típicamente las áreas geográficas con altos niveles de pobreza urbana coinciden con un factor asociado al contagio por COVID-19: el hacinamiento, que se manifiesta cuando en una casa hay más personas que cuartos. A las personas que viven en hacinamiento se les hace muy difícil practicar el distanciamiento social, una de las principales recomendaciones de entidades como los CDC y la Organización Mundial de la Salud (OMS) para evitar el contagio.

John Lema, presidente de Latino Edification Multicultural Aid Center, al norte la ciudad de Newark, en Nueva Jersey, explicó que el hacinamiento es un reto que enfrentan las comunidades en esa zona. Newark pertenece al condado de Essex, donde ubica una gran población de hispanos, 7% puertorriqueños.

madeline

“En estas zonas el nivel de infección y de contagio ha sido bastante alto, no porque las personas no han seguido las reglas del Estado, sino porque tenemos muchos edificios que ocupan muchas familias”, explicó Lema al referirse en específico al área del código postal 07104, donde la tasa de contagios hasta junio fue de 2,972 casos por 100,000 habitantes, y la tasa de muertes de 247, según datos del Departamento de Salud de Nueva Jersey.

Boricuas entre las comunidades con mayor posibilidad de contagios y muerte en Nueva York

William Sánchez Vargas tiene 57 años y administra cuatro edificios de vivienda para personas mayores o con alguna discapacidad en El Bronx. Cuenta que allí han muerto cerca de 16 personas por COVID-19. También se enteró de la muerte de al menos 10 amigos cercanos.

Nueva York es el epicentro de contagios y muertes por este virus en Estados Unidos. El primer caso fue reportado el 1ro de marzo. Ya para el 31 de mayo, la cifra de contagios en el estado sumó 370,770, y la de muertes, 28,688. Para junio, el 17% de las personas fallecidas a causa del COVID-19 fueron afroamericanas y el 14% hispanas, según el Departamento de Salud del estado de Nueva York. Este dato no incluye a la ciudad de Nueva York, donde las muertes de hispanos y afroamericanos por el virus representan el 34% y 28%, respectivamente. Aunque la tasa de contagios y hospitalización por COVID-19 es más alta en la población negra, la tasa de muerte por esta condición es más alta en la comunidad latina en la ciudad, donde los puertorriqueños y los dominicanos son mayoría.

El doctor en sociología y demografía Héctor Cordero Guzmán, profesor en el Baruch College en la Universidad de la Ciudad de Nueva York (CUNY, en inglés), explicó que esa situación sucede no sólo por el número de puertorriqueños y dominicanos en la zona, sino también por la manera en la que se agrupan en comunidades y barrios específicos donde se convierten en las mayorías de estas áreas.

“Cuando eres mayoría en un grupo minoritario, tienes mayor riesgo de contagio por la concentración de estas poblaciones. Los condados en Nueva York son áreas con bajo nivel económico con mucho contacto social y con mucha gente que se dedica a la economía informal, a vender en la calle, a industrias de limpieza, taxistas entre otros”, explicó Cordero Guzmán.

Añadió que la manera en la que está organizado este estado en términos de vivienda, propicia que comunidades, como los puertorriqueños y los dominicanos, vivan en hacinamiento, lo que evita que puedan cumplir con el distanciamiento social. Señaló, además, que por el tipo de profesiones que desempeñan los residentes de estas comunidades, la opción de permanecer en casa “es un lujo que no se pueden dar”.

Sánchez Vargas temía ir a un hospital, pues conocía del colapso del sistema de salud de la ciudad ante tantos contagios.

“Como hay tantos casos en el hospital, te ponen en una camilla en una esquina y, como a lo mejor no tienes muchos síntomas, no te van a poner atención y van a ir a bregar con otros que en verdad lo necesitan; y te dejan ahí para morir”, contó Sánchez, quien nació en Nueva York, de familia adjunteña.

Nueva York, donde viven un millón de boricuas, es el estado con la relación más fuerte entre la proporción de población puertorriqueña y las tasas de contagio y muerte por el COVID-19 en todo Estados Unidos, encontró el CPI al aplicar la fórmula estadística llamada correlación de Pearson, que mide la correlación lineal entre dos variables y establece que una tendencia es fuerte si el resultado sobrepasa 0.50. El coeficiente en los contagios fue de 0.56 en Nueva York, mientras que, en la tasa de muerte, el resultado arrojó 0.71. Incluso, al excluir El Bronx, que es el condado de Nueva York con más puertorriqueños (19%), la tendencia en contagios y muertes se mantiene igual de fuerte.

Ser considerado minoría, no dominar el inglés, no tener plan de salud, vivir en hacinamiento y no poseer un diploma de escuela superior son factores de vulnerabilidad social que podrían incidir en mayor posibilidad de contagio o muerte, halló el CPI mediante entrevistas a puertorriqueños en los tres estados, la revisión de datos demográficos y la consulta a expertos.

“Los hispanos representan la mayoría de las muertes [en la ciudad de Nueva York]”, dijo el cirujano general de Estados Unidos, Jerome Adams, durante una conferencia de prensa en Casa Blanca el 10 de abril.

Las comunidades afroamericanas e hispanas están más vulnerables ante el COVID-19 debido también a condiciones de salud preexistentes, destacó Adams.

De acuerdo con los CDC, el COVID-19 es una condición que presenta mayor riesgo para los adultos mayores y las personas de cualquier edad que tienen enfermedades graves. El bioestadístico, Rafael Irizarry, profesor en la Escuela de Salud Pública en la Universidad de Harvard, añadió que, “en Estados Unidos están saliendo estudios que encuentran que, aparte de edad, la obesidad es el indicador más fuerte de muerte entre los pacientes de COVID-19. En Estados Unidos, la obesidad es más prevalente entre personas de bajos recursos económicos”.

 Según Adams, los afroamericanos y los nativos americanos “desarrollan alta presión a edades más tempranas y es menos probable que estas condiciones estén bajo control, causando un mayor daño a sus órganos”.

En el caso de los puertorriqueños en Estados Unidos, Adams señaló que estas comunidades tienen altas tasas de asma. Un 6.8% de los adultos mayores de 18 años en El Bronx tiene esta condición, según datos de 2017. Este condado tiene la mayor prevalencia de asma, comparado con Manhattan (4.6%), Queens (3.9) Brooklyn (3.7%) y Staten Island (1.7%).

A mediados de mayo se habían registrado 15,888 muertes por COVID-19 en la ciudad de Nueva York. De éstas, 12,571 personas padecían de alguna condición de salud crónica como diabetes, asma, cáncer, enfermedades respiratorias, inmunodeficiencia, enfermedades cardíacas, hipertensión, enfermedades renales o hepáticas y obesidad.

El Bronx, el condado más vulnerable e impactado de Nueva York

El Bronx era el condado de Nueva York con la mayor tasa de muerte por COVID-19 y el quinto en la tasa de contagios en todo Estados Unidos, hasta el 31 de mayo. El legendario barrio que ha recibido generaciones de boricuas desde los años 1930, que hoy son el 19% de su población, es también el condado con la mayor vulnerabilidad en Nueva York, según el SVI.

El director del Centro Cultural y Educativo El Maestro, al sur de El Bronx, Fernando Laspina Franco, lamentó la muerte de muchos de sus conocidos en la zona. Recordó a la figura del boxeador y entrenador puertorriqueño Nelson Cuevas, quien murió a finales de marzo. En 1976, Cuevas abrió el Apollo Boxing Club, donde entrenó a figuras como el célebre Mike Tyson. De hecho, Tyson le rindió tributo a Cuevas en su cuenta en Instagram.

Lee este artículo completo y mira más del CPI pulsando aquí

Esta investigación es posible en parte con el apoyo del Pulitzer Center y el Facebook Journalism Project.