#BlackLivesMatter provoca el reconocimiento de crímenes históricos

Tras el movimiento #BlackLivesMatter, naciones europeas han seguido admitiendo sus acciones históricas que provocaron la muerte de miles de personas inocentes.

Tras el auge del movimiento #BlackLivesMatter, Alemania reconoció recientemente haber cometido un genocidio durante su ocupación colonial de Namibia. A la esperada disculpa del ministro de Asuntos Exteriores, Heiko Maas, le siguió el anuncio de una ayuda financiera de más de 1.340 millones de dólares que se pagará en 30 años mediante gastos en infraestructuras, sanidad y programas de formación que beneficiarán a las comunidades afectadas.

Según los expertos, hay varios factores que explican la tendencia a admitir los crímenes históricos.

"Es posible que las opiniones públicas internas de estos países estén experimentando cierto grado de iluminación social, frente al resurgimiento de los populistas de derechas, lo que a su vez obliga a los ciudadanos a hacer un examen de conciencia. Además, los mecanismos judiciales internacionales han sacado a relucir hechos incómodos y vergonzosos, por ejemplo, sobre el papel del Estado francés en el genocidio de Ruanda", explicó a Metro Maung Zarni, miembro del consejo asesor de Genocide Watch con sede en Myanmar y miembro no residente del Centro de Documentación sobre el Genocidio del Instituto Sleuk Rith de Camboya.

La disculpa de Alemania no pasó desapercibida, ya que los críticos dijeron que es demasiado poco y demasiado tarde, mientras que los activistas señalaron que la ayuda no es suficiente para hacer frente al sufrimiento ocasionado. Además, el anuncio de los medios de comunicación se elaboró cuidadosamente para evitar cualquier tipo de culpabilidad legal. No lo llamó "reparación", un término que ha sido un "enorme obstáculo para el reconocimiento", dijo Alex Hinton, director del Centro para el Estudio del Genocidio y los Derechos Humanos, y profesor de los Departamentos de Antropología y Asuntos Globales de la Universidad de Rutgers, en Estados Unidos, así como autor de "It Can Happen Here: White Power and the Rising Threat of Genocide' ("Puede ocurrir aquí: el poder blanco y la creciente amenaza de genocidio").

"Algunos países temen verse obligados legalmente a pagar enormes sumas de dinero si reconocen sus crímenes históricos. Esta ha sido una de las razones por las que el gobierno turco sigue negando el genocidio armenio. Pero parece que el impulso para la reparación de los crímenes históricos está aumentando, no sólo en Europa sino también en Estados Unidos. El tiempo dirá si surge una 'cascada de reparaciones"".

De hecho, la idea de las reparaciones y la campaña de los afroamericanos existen desde hace décadas en Estados Unidos. Pero volvió a cobrar impulso tras el asesinato de George Floyd con el movimiento #BlackLivesMatter. Las protestas estallaron no sólo en Estados Unidos, sino en muchas otras partes del mundo, exigiendo responsabilidades y también un ajuste de cuentas por los crímenes históricos.

"Este acontecimiento sigue teniendo repercusiones. Y dado que las diferentes corrientes que han ido cobrando impulso para el reconocimiento, la disculpa y la reparación tienen una historia y no van a desaparecer, espero que estos debates continúen, especialmente teniendo en cuenta la política de identidad, la amenaza de la extrema derecha y las guerras culturales que los rodean. Si tuviera que hacerlo, apostaría a que estamos en medio de, al menos, un modesto aumento del interés por la reparación que bien podría convertirse en una cascada de reparaciones", dijo Hinton.

Sin embargo, Zarni cree que debemos esperar la negación y la negativa a asumir la responsabilidad colectiva por parte de varios Estados europeos, así como de la mayoría de los Estados de la ONU, por los genocidios contemporáneos y pasados y otros crímenes contra la humanidad.

"No hay principios éticos o morales que realmente guíen y dicten el comportamiento de las dos organizaciones más poderosas creadas por el ser humano en este planeta: las corporaciones y los estados nacionales… Si se mata a una persona el acto se llama homicidio y hay que rendir cuentas en cualquier sistema legal. Pero si las empresas y los Estados nacionales perpetran crímenes a gran escala, como invasiones, saqueos planetarios que provocan el éxodo de millones de refugiados, o colaboran con regímenes genocidas en todo el mundo para obtener beneficios, se sale impune del asesinato", concluyó.

ENTREVISTA

Adam Hochschild
galardonado autor, periodista y profesor de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Berkeley

P: ¿Por qué se habla tan poco de las reparaciones?

  • Porque la "reparación" implica un crimen, y abre la puerta a más demandas y pleitos por parte de personas cuyos antepasados fueron víctimas de esos crímenes. Sin embargo, hubo crímenes, como el genocidio llevado a cabo por los alemanes en lo que hoy es Namibia. También porque ningún país, en ningún lugar, está dispuesto a enfrentarse a períodos dolorosos, difíciles y vergonzosos de su propio pasado. Sólo lo harán si se les presiona mucho, en la mayoría de los casos por los descendientes de las víctimas. Esto se aplica tanto a la cuestión de la esclavitud en Estados Unidos como a las muertes y robos masivos en el Congo Belga, o en cualquier otro lugar.

P: ¿Las reparaciones son una respuesta o hay otra forma de avanzar?

  • Las reparaciones son sólo una respuesta parcial. Creo que es más importante realizar cambios en el sistema económico mundial para beneficiar a los países más pobres en lugar de a las empresas multinacionales.

P: ¿Qué relación tiene el debate sobre las reparaciones con el movimiento Black Lives Matter?

  • Me fascina -y me anima- la forma en que estas preocupaciones cruzan las fronteras nacionales. El video de George Floyd tuvo un efecto enorme. Y fíjese en las estatuas: en Estados Unidos la gente exigía la retirada de las estatuas de los generales confederados, en Gran Bretaña las de los traficantes de esclavos, en Bélgica las del rey Leopoldo II, en Sudáfrica las de Cecil Rhodes. Todos estos movimientos se conocen y se inspiran mutuamente.

P: ¿Qué se puede esperar en el futuro?

  • Creo que la tendencia a un mayor reconocimiento de estas injusticias del pasado continuará y se extenderá. Ya hemos visto grandes cambios en el último medio siglo en la forma en que las escuelas estadounidenses hablan de la esclavitud, por ejemplo. Algunas zonas conservadoras se resisten a ello, pero sigue ocurriendo.

¿Qué genocidios siguen sin ser reconocidos?

Maung Zarni, miembro de la junta de asesores de Genocide Watch con sede en Myanmar y miembro no residente del Centro de Documentación de Genocidios en el Instituto Sleuk Rith de Camboya, explicó a Metro:

"Hay dos categorías de genocidios:

1) Los que tuvieron lugar después de que el fenómeno del genocidio (actos y procesos de destrucción sistemática y organizada -no sólo de asesinato- de poblaciones basadas en la identidad de un grupo) fuera declarado crimen internacional en diciembre de 1948

2) Los genocidios que tuvieron lugar antes de que se prohibiera el genocidio como crimen de lesa humanidad (incluidos los crímenes cometidos en Asia por el Japón fascista y en Europa por la Italia fascista y la Alemania fascista antes del final de la Segunda Guerra Mundial en 1945)

Desde el punto de vista jurídico, hay muy pocos genocidios reconocidos por la ONU y las instituciones de gobierno mundial como la CIJ (Corte Internacional de Justicia) y la CPI (Corte Penal Internacional) o cualquier otro tribunal internacional ad hoc. El genocidio de Pakistán Occidental contra Pakistán Oriental en 1971, basado en la identidad lingüística nacionalista de este último, aún no ha sido reconocido. Los genocidios de Indonesia en 1965 contra los etiquetados como comunistas, así como la Indonesia racialmente china, no son reconocidos por el público y el Estado de Indonesia, ni por el sistema de la ONU. El genocidio de Camboya sólo fue reconocido 40 años después de los hechos. Turquía sigue negándose a reconocer su pasado genocida contra los armenios en 1915. Los estados colonizadores blancos como Estados Unidos, Canadá y Australia no han admitido abierta y oficialmente sus orígenes genocidas. Hay muchos casos latinoamericanos y centroamericanos en los que no se reconocen los genocidios. Los tamiles de Eelam de Sri Lanka sufrieron un genocidio en tiempos de paz y de guerra a manos del estado etnocrático "budista" de Sri Lanka, que no ha sido reconocido por el nombre del crimen. La persecución de los uigures en China y la persecución de los rohingya en Myanmar están en curso, y la ONU no ha llamado a las cosas por su nombre".