Barea, el gigante: “Me gusta mucho el rol que tengo”

Aquellos tiempos en los que J.J. Barea se quedaba calladito durante los partidos de la NBA son cosa del pasado.

Es que, en el aspecto baloncelístico, J.J. ya no es un nene. Es más, el tipo ahora mismo es uno de los líderes de los Mavericks de Dallas, y siente su rol, tanto dentro de la cancha como en el camerino.

giphy46-395ca673cfc97f13c8c49eac08150559.gif

“Ahora siento ese rol mas que nunca, siento que ayudo un montón”, dijo el veterano armador de Dallas, quien este año promedia 12.1 puntos por partido, junto a 6.0 asistencias y 3.1 rebotes, los mejores números que ha puesto en su carrera de 12 años en la NBA.

“Antes pensaba las cosas y me quedaba callao’, pero ahora hablo mucho, mucho con los coaches, con los otros jugadores. He aprendido mucho. Me va bien, me gusta mucho el rol que tengo y me lo estoy disfrutando al máximo”, articuló durante una exclusiva plática con El Calce.

barea-cf7052da271a2fab92da71a87da6f54d.jpg
(Photo by Ronald Martinez/Getty Images)

Esa comodidad lo tiene poniendo grandes estadísticas, más allá de los números básicos que ya mencionamos. Hasta el 30 de diciembre, Barea era el jugador con mejor porcentaje de tiro en intentos tras recibir la bola y tirarla sin driblear (catch and shoot), con un espectacular 81.8 % por cada 50 minutos en cancha.

“Me siento súper bien físicamente. Me preparé muy bien en verano, cogí el verano libre para eso. Me ayuda mucho que al llegar a esta edad tengo aún mucha velocidad, pero mi tiro de afuera ha mejorado un montón”, señaló.

clippersmavericksbapuer-265a1e2ed5e02ec59a9cb4cb45cc9db3.jpg
 (AP Photo/Tony Gutierrez)

“Mi conocimiento del juego lo siento muy alto, es cuando más cómodo me he sentido jugando en la cancha. Sé lo que tengo que hacer, el tiro de afuera me ayuda y también la confianza que el coach tiene en mí”, subrayó Barea, quien promedia 23 minutos por partido.

Barea resaltó que “el plan de este año era que estuviese entre los 20 y 25 minutos de juego, así lo hablamos. Si me mantengo saludable puedo ayudar mucho. Algunos días juego más, otros menos, pero eso uno lo coge juego a juego. Si juego súper bien y me necesitan al final, pues ahí estoy. Y si no tengo que volver a entrar me dejan sentado, el coach sabe todo lo que puedo hacer, y yo tranquilo”.