¡Ayúdalos, divina pastora! María le dio puño al corazón al DRD

Un completo desastre. El Secretario del Recreación y Deportes, Waldemar Volmar Méndez, ya ha visitado varios de las instalaciones bajo su jurisprudencia y sólo puede describirlo de esa forma.

“Te puedo decir que la mayoría nuestras instalaciones o son pérdida total o están cerca de eso. Somos parte del daño masivo que ocasionó el embate de María en todo Puerto Rico”, dijo, indicando que ya manejan informes preliminares de varias instalaciones del área metropolitana.

En lo que respecta al programa de Parques Nacionales, Volmar Méndez detalló, una a una, lo sucedido con los centros vacacionales, parques pasivos y balnearios de Humacao, San Juan, Fajardo, Luquillo, Dorado, Toa Baja y Vega Alta, según lo conocido luego de una inspección preliminar.

6cfe66a5f2e54dc7ac6d36f7d7341231-4a037ba43893a69675f118b008f53912.jpg

“En Humacao, en el centro vacacional Punta Santiago, el mar se metió a cuatro pies de profundidad. Todos los vehículos oficiales son perdida total. En Seven Seas en fajardo, sucedió igual. En la gran mayoría de las instalaciones todo fue perdida total. En las instalaciones del balneario de Luquillo, hubo inundaciones, el mar se metió. En Dorado, que luego de Irma habíamos hecho arreglos al balneario Nolo Morales, en Costa de Oro, eso ahora da pena. Isla de Cabras y Punta Salinas, en Toa Baja, ni se diga… pérdida total. En San Juan, María barrió tanto con el parque Luis Muñoz Rivera, como con la plaza Nereida y La Playita en Condado. Y el balneario de Cerro Gordo, en Vega Alta, eso da ganas de llorar”, expuso.

Volmar Méndez subrayó que confronta un problema con los árboles cercanos a las áreas playeras que fueron arrancados a mitad de raíz, “pero que no podemos arrancar completo, porque nos crearía un gran problema de erosión”.

capturadepantalla20170920alas1009121200x600-0c156ed6f064a08f9d10ecd680538354.jpg

Otras instalaciones deportivas también se fueron a juste. En la cancha Nilmarie Santini, donde ubican las instalaciones del DRD, “las puertas de metal explotaron, el techo quedó desprendido de parte del edificio y todos los arboles fueron completamente afectados, quemados o arrancados incluyendo. Hay ventanas rotas y filtración de agua a granel, pero, afortunadamente, realizamos un buen plan de contingencia y todo lo que es equipo electrónico quedó a salvo”, dijo el funcionario”, resaltando que “la planta eléctrica se afecto también, pero abrimos las ventanas y operamos”.

En Carolina, indicó, “tenemos una instalación donde opera la Federación de Gimnasia de Puerto Rico. Eso está destruido en su totalidad”.