¡Ay, Gobe! Le tocará el fuego congresional que no cogió Ramos

Ahora le tocará al Gobernador de Puerto Rico esquivar los golpes.

La ausencia del director ejecutivo de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), Ricardo Ramos, en las vistas de ayer del Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes de Estados Unidos deja a Ricardo Rosselló Nevares ante tremenda encrucijada. Y es que ante la ausencia del más alto ejecutivo de la AEE en las vistas de la comisión que dirige el republicano Rob Bishop , Rosselló Nevares se quedó sin parapetos.
 

image8-c22505a7c7d23c34bf9e38d1a17435c8.jpg

(suministrada)

“La ausencia de Ramos tuvo unas consecuencias abarcadoras. En primer lugar, el congresista Bishop estaba evidentemente molesto porque la razón esbozada para ausentarse, de que supuestamente estaba muy ocupado, no es creíble. Rosselló se quedó sin pararrayos, sin escudo, y ahora le tocará a él responder lo que no pudo contestar Ramos, quién infiero que se ausentó para evitarse complicaciones legales pues es un delito federal mentir en una vista congresional”, señaló el abogado federal y analista radial Leonardo Aldridge, al analizar los sucesos de ayer junto a Metro Puerto Rico.

“Además, se excusó el día antes y, para colmo, ante su ausencia, vino el representante del gobernador en la Junta de Control Fiscal (JCF), Christian Sobrino, a quejarse de que no lo dejaban participar, con una narrativa incorrecta, pues la Junta es la que decide quién sería el que los representaría”, acotó Aldridge.
 

leonardoaldridgefotoparapgina-41a564b3fd1e9eb5a9d899fdf9d13122.jpg

Aldridge, abogado federal y analista radial, entiende que ahora le tocará al Gobernador recibir todo el cantazo congresional que no cogió Ramos.

Por si fuera poco, la JCF envió a deponer a su coordinador de revitalización, Noel Zamot, militar de carrera a quién designaron como oficial de transformación de la AEE en un ataque frontal al mandato de Ramos.

“La política aborrece los vacíos y ese vacío por la razón que sea la llenó Noel Zamot”, opinó el licenciado Aldridge, quien dijo que la autoridad de Ramos “se esfumó completamente. El único que piensa que es jefe en la AEE es Ricardo Ramos, en su propia mente”.

Para colmo, durante el día de ayer, la comisionada residente en Washington DC, Jennifer González, se distanció durante el día de ayer de las acciones del gabinete de Rosselló, acusando en sus redes sociales a un supuesto cabildero del gobernador, llamado Manny Ortiz, de entorpecer su trabajo.

Ups, no se encuentra el tuit. ¿Tal vez lo eliminaron?

“Es evidente que ella es una política hábil y está viendo por donde rompe esto. Ella no quiere tener ninguna asociación con todos los traspiés que ha tenido el gobernador. Cuando Rosselló fue a Washington la semana pasada ella dijo que tenía conflictos de calendario y no se reunió con él”, subrayó Aldridge, resaltando además que “Bishop recientemente encomió lo buena que ha sido su labor”, contrario a lo que ha expresado sobre el director ejecutivo de la AEE.

Rosselló Nevares está invitado a deponer ante la comisión cameral el 14 de noviembre, recordó Aldridge, “y tendrá que contestar todas las preguntas que su subalterno Ramos no pudo contestar”.