Alarmante aumento en ataques en contra de chinos en Puerto Rico

Portavoces de la comunidad china en Puerto Rico denunciaron el viernes, que se sienten amenazados por supuestos incidentes criminales de los que han sido víctima varios de sus miembros en los últimos meses.

Representantes de la Asociación Asiática de Comunidades y Jóvenes explicaron que, a raíz de dichos sucesos comerciantes, inversionistas y empresarios están reconsiderando la posibilidad de emprender negocios en Puerto Rico ya que temen por su seguridad.

“Formamos una comunidad que tiene presencia importante en Puerto Rico y aporta a la actividad económica y comercial desde diversos frentes. No obstante, los incidentes recientes nos han hecho sentir particularmente vulnerables y por eso solicitamos a las autoridades que presten atención a este asunto”, indicó Huan Xiong Chang, presidente de la Asociación Asiática de Jóvenes y Comunidades en comunicación escrita.

Según datos de la Asociación, actualmente en Puerto Rico residen más de 10,000 personas de origen o ascendencia china. Muchos de ellos son comerciantes y dueños de los más de 500 restaurantes de comida china localizados alrededor de todo Puerto Rico. Otros chinos residentes en la Isla son pequeños y medianos comerciantes o se dedican a la manufactura con compañías de reciclaje de gomas y procesamiento de medicamentos genéricos, entre otros.

Los portavoces solicitaron al Gobernador, la Policía de Puerto Rico y autoridades pertinentes que se investiguen los múltiples crímenes cometidos recientemente contra miembros de la comunidad china. Explicaron que además de los asesinatos registrados este año, han visto un aumento preocupante en robos, escalamientos y asaltos a sus negocios que no son investigados.

Con respecto a los crímenes violentos, hicieron referencia al incidente reportado el pasado 16 de octubre, en el cual Shukang Wu -propietario de un restaurante chino- y su esposa Siu Wang fueron heridos de bala en medio de un robo domiciliario en Mayagüez. El comerciante falleció poco después en el Centro Médico de Río Piedras. También recordaron que en marzo de 2017 otro comerciante de nombre Xiang Liang Ting de 60 años, fue asesinado en el estacionamiento de su restaurante Casa China en Morovis.


“Lamentablemente sentimos que se está discriminando contra los chinos en Puerto Rico porque no se atienden con premura las querellas que se presentan a las autoridades ni se les da continuidad a las investigaciones. La situación se complica cuando se trata de miembros de la comunidad que no dominan el español, porque se les hace casi imposible comunicarse efectivamente con los oficiales asignados para manejar sus querellas”, añadió Stephen Leung, miembro de la Asociación.

Indicaron también que ha habido casos de chinos que han sido víctimas de crimen, pero han optado por no denunciarlo porque temen represalias en su contra por no tener documentación legal para vivir en Puerto Rico.  El grupo explicó que toda la comunidad china en la Isla está tan alarmada con la situación que hay algunos que han optado por marcharse de Puerto Rico. La preocupación ya la comparten chinos fuera de la Isla que evaluaban la posibilidad de traer negocios a Puerto Rico y ahora están considerando otros destinos para hacer su inversión.

“Son personas trabajadoras que llevan más de medio siglo aportando al desarrollo de Puerto Rico. Merecen que se les trate con dignidad y se tome en cuenta sus preocupaciones y las amenazas a su seguridad. Incluso pueden colaborar con traductores para asistir en los procesos investigativos y sentarse con las autoridades para buscar soluciones” dijo por su parte Félix Ortiz, Representante y Portavoz Adjunto en el Distrito 51 del Estado de Nueva York y único puertorriqueño en ocupar dicha posición. El representante aprovechó una corta visita que hizo a la Isla para solidarizarse con las expresiones y peticiones de la organización que representa a los chinos en Puerto Rico.

El grupo espera poder iniciar cuanto antes un diálogo con directivos de las agencias de seguridad para manifestar sus preocupaciones y desarrollar un plan de trabajo para lidiar con su situación.