Así es la "Bóveda del Juicio Final" que salvará a la humanidad

La Bóveda Global de Semillas de Svalbard (Svalbard Global Seed Vault) también es conocida como la Bóveda del Fin del Mundo. Con o sin Coronavirus presente.

Querido lector: no abandone la nota. Sabemos que ante la situación actual con la pandemia con el Coronavirus Covid-19 tal vez lo último que quiera leer es algo con la frase "Juicio Final" en el título.

Pero en realidad el contexto global es oportuno para compartirle un amable recordatorio de que la humanidad esta prevenida para catástrofes aún mayores. 

Desde hace años estamos preparado para algo de grandes magnitudes, mucho más amenazantes y grandes que el Coronavirus. De modo que la humanidad tomó sus precauciones para asegurar la supervivencia de nuestra fauna y biodiversidad.

De eso se trata la Bóveda Global de Semillas de Svalbard (Svalbard Global Seed Vault). Que también es conocida como la Bóveda del Fin del Mundo.

Coronavirus: cómo es la Bóveda del Juicio Final que salvará a la humanidad

Es una instalación ubicada en el archipiélago noruego de Svalbard, que alberga casi un millón de paquetes de semillas de plantas de todo el mundo.

Con la intención de salvaguardar la biodiversidad de especies vegetales que sirvan de alimento para la raza humana y otras especies.

La bóveda está diseñada para soportar desastres naturales o creados por el hombre. De modo que puede resistir terremotos, el impacto de un meteorito, las embestidas del mar por el cambio climático y hasta el impacto de bombas nucleares.

Este banco fue construido en el año 2008 ahí en medio del Ártico, a 130 metros sobre el nivel del mar, y se compone básicamente de un túnel de amplia longitud que se adentra en la montaña donde se resguardan las bodegas que almacenan sus semillas.

En su momento construirla costó USD $9 millones. Pero en 2018 recibió una inyección adicional de fondos por USD $13 millones extra para remodelarla y fortalecerla.

El video de arriba nos muestra un poco de sus interiores, y verlo, de algún modo, es esperanzador y casi relajante.