Aquí está el mensaje del Gobe sácandole pecho a la Junta de Control Fiscal

Lee las palabras exactas del Gobe. Prácticamente dijo: ¡Ta' bueno ya!

En un mensaje dirigido al Pueblo, el gobernador Ricardo Rosselló Nevares catalogó como un golpe el recorte propuesto por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) a los pensionados del Gobierno de Puerto Rico.

El primer mandatario indicó que el efecto que tendría el recorte propuesto ocasionaría una crisis social con serias repercusiones en el comercio y la economía.

“Atacar a los más vulnerables, mientras el costo de la vida aumenta, tendría el efecto de provocar que el Gobierno tenga que auxiliar a esa población. No tiene sentido el recorte que propone la Junta. Constituye un ataque a todos en Puerto Rico”, sentenció Rosselló Nevares. 

El gobernador manifestó que las acciones de la JSF, al cambiar y objetar planes fiscales relacionados con acciones que están levantando a Puerto Rico, provocarían la parálisis del Gobierno y, con ello, daño a la Isla.Indicó que acudirá a todos los foros necesarios para demostrar que el golpe es injustificado; y que, además, no descarta ninguna acción en defensa de los pensionados.

tres palitos

Según expresó, en el Gobierno ya se han logrado economías de $1,400 millones para pagar las pensiones, lo que ha permitido destinar en todos los presupuestos cerca de $2,500 millones para el pago total de cada pensión. Actualmente, más de 70,000 retirados reciben $1,000 o menos de pensión; más de 120,000 reciben $2,000 mensuales o menos.

Aquí está el mensaje inédito:

Hermanas y hermanos puertorriqueños:

Una vez más nuestro pueblo recibe una injusta e innecesaria amenaza de la Junta de Supervisión Fiscal. En esta ocasión, nuevamente, contra los pensionados del sistema público, afectando a sobre 170 mil de nuestros jubilados.

Quiero iniciar mis palabras reiterándoles que me opongo a ese injustificado ataque contra un importante sector de nuestro pueblo.

Más de 70,000 retirados reciben mil dólares mensuales o menos de pensión. Más de 120,000 reciben dos mil mensuales o menos. ¿Quién puede pretender que estos pensionados vivan con menos? Mucho ya sufren haciendo arreglos para pagar sus medicinas, comida, casa, luz y agua.

Debemos recordar que ya a los pensionados los sacrificaron durante la pasada administración, eliminándoles a muchos de ellos la aportación al plan médico, el bono de verano y el de Navidad, y reduciéndole drásticamente a los futuros pensionados su derecho a una pensión digna.

Para el 2017 los sistemas de retiro no tenían fondos para pagarle a los retirados que por décadas se entregaron en cuerpo y alma al servicio público. Por eso aprobamos la Ley Núm. 106, para que el fondo general se hiciera cargo de cumplir con quienes cumplieron con Puerto Rico.

El recorte propuesto por la Junta a las pensiones es injustificado, porque en la operación del Gobierno hemos realizado economías de mil cuatrocientos millones de dólares, precisamente para pagar las pensiones.

Esos ajustes nos han permitido destinar en todos nuestros presupuestos cerca de $2,500 millones para el pago total de cada pensión.

Las economías que hemos logrado en el Gobierno constituyen el recorte más grande que se haya realizado a un presupuesto operacional en la historia moderna de los Estados Unidos.

Hemos tomado medidas dramáticas y sin precedentes para estabilizar el estado catastrófico en que encontramos las finanzas públicas, evitando el colapso total de la economía en Puerto Rico. Por el contrario, de esa crítica situación, hoy nos encontramos en franca recuperación, según evidencian los principales indicadores que miden el comportamiento de la economía.

Ahora que es constatable los signos de recuperación económica; que comenzamos a recibir importantes inversiones del sector privado en nuestra Isla y disminuye la tasa de desempleo en Puerto Rico, la Junta se presenta como un obstáculo en el camino de nuestro pueblo.

Sus acciones erráticas, cambiando y objetando planes fiscales que están relacionados con las acciones que están levantando a Puerto Rico, lo único que provocarían sería la parálisis del Gobierno y con ello, hacerle daño al pueblo.

Con la Junta podemos trabajar en un objetivo común: rehabilitar las finanzas del Gobierno y lograr estimular la economía en Puerto Rico. Eso es posible sin tener que imponerle a nuestro pueblo medidas abusivas que afecten los servicios esenciales y la calidad de vida en nuestra Isla.

Luego de las economías y el control de gastos que hemos implementado en el Gobierno, el recorte a las pensiones que pretende imponer la Junta es una obsesión ideológica, totalmente innecesaria.

Repito: Ya hemos tomado las medidas necesarias para salvar las pensiones, actuando con responsabilidad fiscal. No es necesario. La Junta debe acabar de comprender que la política pública es responsabilidad del gobierno electo por los puertorriqueños.

El efecto que tendría el propuesto recorte a las pensiones ocasionaría una crisis social, con serias repercusiones en el comercio y la economía.

Golpear a los pensionados, es, además de injusto, una mala política fiscal. Atacar a los más vulnerables mientras el costo de la vida aumenta, tendría el efecto de provocar que el gobierno tenga que auxiliar a esa población. No tiene sentido el recorte que propone la Junta. Constituye un ataque a todos en Puerto Rico.

Ante el abuso de la Junta a nuestro pueblo, deseo convocar a todos los sectores de nuestra sociedad, incluyendo a los partidos políticos, a unirse a las acciones que estaré tomando en defensa de los pensionados en Puerto Rico.

Acudiré a todos los foros que sean necesarios para demostrar que ese golpe no se justifica. No descarto ninguna acción en defensa de nuestros pensionados.

En prácticamente todas las familias puertorriqueñas hay jubilados, que dieron sus mejores días a Puerto Rico. Debemos defenderlos porque nos asiste la razón y la sensibilidad; porque es lo correcto.

Ustedes me han otorgado el privilegio de servirles como su gobernador. El destino nos confronta con situaciones difíciles y complejas para Puerto Rico. Hoy les pido unidad de propósitos para juntos defender a nuestros pensionados y continuar la agenda de cambios que transformará a Puerto Rico.

La injusticia y el abuso no podrán imponerse a un noble y valiente pueblo, si este ejerce con determinación su derecho a un trato justo.

Yo no seré partícipe del sufrimiento que tendrían miles de familias puertorriqueñas con el recorte a las pensiones. ¡Vamos juntos a dar esa batalla!

Que Dios bendiga a Puerto Rico.

Buenas tardes.