Senado mexicano aprueba reforma histórica a favor de las mujeres

Tiene que ver con justicia laboral.

En días recientes el Senado aprobó la reforma sobre igualdad salarial en México - Cuartoscuro

A una mujer soltera y sin familia, que recibía un salario en base a resultados, un día su jefe le cuestionó: ¿Cuánto ganó usted este mes?, ella respondió “X” cantidad que resultaba el mismo sueldo que su compañero de trabajo; en la conversación ella también pedía una oportunidad de ascenso.

Su jefe respondió: ¡usted no puede estar ganando lo mismo que Mario que mantiene  una familia con dos hijos!… ¡tendremos que ajustar su sueldo si desea permanecer en la empresa!- le advirtió. Es decir, su jefe “proponía” una remuneración menor por un trabajo igual, a pesar de que la Constitución en su artículo 123, indica que “para trabajo igual debe corresponder salario igual sin tener en cuenta sexo ni nacionalidad”.

Ella aceptó por no perder su trabajo, y de la oportunidad de ascenso ¡ni hablar!: Así la discriminación laboral y salarial, la violencia económica, así la marginación por razones de género, así la exclusión de la proporcionalidad cuando ésta ocurre.

Se estima que el rezago actual del ingreso femenino en nuestro país está entre 22 y 33%. México es uno de los países de Latinoamérica donde la brecha salarial por género es mayor. Reportes del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) -enero 2020- indican que el salario diario de los hombres es de 416.40 pesos frente a 363.50 pesos diarios de las mujeres.  Combatir esta desigualdad tiene una relevancia fundamental para alcanzar la justicia laboral y los derechos humanos de las mujeres.

En este sentido, la buena noticia es que la búsqueda de la igualdad salarial entre hombres y mujeres es un tema prioritario para el Gobierno de la Cuarta Transformación y la pandemia por Covid-19 no ha sido una limitante para avanzar y así cumplir con una deuda social.

Nunca antes se había legislado sobre este derecho a favor de las mujeres, por ello la trascendencia de que por unanimidad, con 116 votos a favor y cero en contra, el Pleno del Senado de la República aprobara en lo general y en lo particular, una serie de reformas a 13 ordenamientos legales con el objetivo de garantizar la igualdad salarial entre hombres y mujeres.

Se trata de una reforma histórica, de trascendencia nacional, que busca eliminar la marginación de las mujeres.

La propuesta que se remitió a la Cámara de Diputados establece que las instituciones públicas, privadas y sociales deberán tramitar un Certificado de Igualdad Laboral de Género y No Discriminación para acreditar que cuentan con prácticas de igualdad de género y no discriminación que favorezcan el desarrollo integral de sus trabajadores en general y sin exclusión.

Asimismo, los salarios se fijarán con base en criterios objetivos, en términos de lo establecido en la Constitución y los tratados o convenios internacionales en la materia, considerando los conocimientos profesionales, la destreza y las aptitudes para las relaciones interpersonales.

Es decir, la reforma obliga al patrón a brindar las mismas oportunidades para los ascensos y a pagar el daño que se provoque si hay discriminación de género en las remuneraciones.

La propia Organización Internacional de Trabajo (OIT) estipula que la discriminación en el trabajo constituye una violación de un derecho humano elemental toda vez que los trabajadores pueden ser discriminados incluso por su sexo, como en el caso de las mujeres donde la discriminación se manifiesta particularmente en la remuneración.

¡Enhorabuena a la reforma que permitirá alcanzar la justicia laboral, y el respeto íntegro y completo a los derechos humanos de las mujeres!