Apostémoslo todo a la agricultura local

Hoy le toca el turno a la candidata al Senado en el distrito de San Juan, Aguas Buenas y Guaynabo por el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Adriana Gutiérrez Colón.

 

Al igual que lo que sucedió tras el huracán María y los terremotos, esta nueva crisis causada por la pandemia del COVID-19 ha tenido como efecto que se rompan muchos mitos, haciendo que el Pueblo de Puerto Rico cambie su perspectiva sobre distintos asuntos.

La sociedad y el Gobierno han tenido que replantearse viejas nociones sobre asuntos importantes, como la forma de administrar la salud pública, los derechos de las y los trabajadores, entre otros. Un fenómeno muy particular que ha surgido como producto de los efectos de la pandemia en Puerto Rico es la aportación de la agricultura local a aliviar la crisis.

A raíz del cierre temporero de restaurantes y distintos tipos de establecimientos que se dedican al expendio de comidas, muchos agricultores se vieron ante la situación de una merma en la demanda de sus productos. Una vez se permitió la entrega a domicilio, se generó un ambiente para que los agricultores empresarios pudieran compensar esa merma en la demanda, ofreciendo sus productos directamente a nuestros hogares.

agricultura

 

Esta nueva oportunidad para el consumidor permitió que las y los agricultores pudieran mercadear sus productos y no perder sus cosechas, mientras que para las familias puertorriqueñas significó una oportunidad de acceso a comida fresca, distinta a los productos importados que pasan por una larga cadena de distribución antes de llegar a la mesa.

Debemos profundizar sobre la necesidad de desarrollar y fortalecer nuestro sector agrícola, sobre todo en tiempos de emergencia y estancamiento económico. Si esto pudo surgir en medio de una crisis mundial, imaginemos el potencial que puede tener esta industria en tiempo ordinario. De hecho, es imaginación con iniciativa lo que le ha faltado a los gobiernos de turno, desde aquella Operación Manos a la Obra (MALO por sus siglas). Siempre le han dado la espalda a este sector, mientras nuestras agricultoras y nuestros agricultores han tenido que luchar para mantenerse a flote y siempre son de los primeros en decir presente a la hora de ayudar al pueblo.

Peor aún: mientras que los beneficios a los agricultores locales cada vez son menos, las grandes semilleras como Monsanto, Bayer, y otras que ocupan cientos de cuerdas en terrenos con alto valor agrícola, son las que más beneficios obtienen del Gobierno. ¿Cuál ha sido el aporte de estas compañías a nuestras comunidades? No lo hemos visto.

Sí, vemos agricultores y agricultoras que contra viento y marea han podido emprender sus negocios y suplir alimento a nuestras mesas. Esta es una valiosa lección para poner en justa perspectiva las prioridades a la hora de otorgar beneficios, sobre todo en un país que el 85% de lo que consume es importado. ¿Qué tal si pudiera ser distinto? Sé que pudiera ser distinto, solo hace falta voluntad y poner los recursos del Pueblo a producir para el Pueblo.

adriana

 

El PIP, institución a la cual represento como candidata al Senado por San Juan, Aguas Buenas y Guaynabo, ha señalado desde hace varios años la necesidad de adoptar una política de soberanía alimentaria, anclada en la sostenibilidad agrícola de Puerto Rico. Nuestra propuesta para buscar alcanzar esa meta no solo incluye que la producción de comida esté en manos del Pueblo, sino que igualmente contempla la buena calidad de los alimentos y una producción dentro de un contexto de justicia social y responsabilidad ambiental. Como punto de partida, proponemos comenzar estableciendo y desarrollando escuelas especializadas en agricultura y ambiente, donde se promueva y fomente la aplicación de los conceptos y principios de la ecología al diseño, desarrollo y gestión de sistemas agrícolas sostenibles (agroecología) y la agricultura orgánica.

Mi exhortación es a apoyar la agricultura puertorriqueña, a consumir los productos que con gran sacrificio estas agricultoras y agricultores traen a nuestra mesa y a generar políticas públicas que fortalezcan este sector del que dependemos todas y todos.

La autora es candidata a Senadora por el distrito que incluye a San Juan, Aguas Buenas y Guaynabo por el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP). Es parte del grupo original de columnistas de ¡¿Politiqué?!, la sección de de debate político en El Calce.  

Mira quiénes son nuestros columnistas rumbo a las elecciones

"¡¿Politiqué?!"… Las voces nuevas de la política llegan a El Calce