Ángel Rosa le dice “desesperado” a Pierluisi

angelrosa620x350-1343a9c9254a3685e6306a0b7c4e82ea.jpg

El senador Ángel Rosa aseguró hoy que la posición adoptada por el comisionado residente en Washington, Pedro Pierluisi, a favor del establecimiento por el Congreso federal de una Junta de Control Fiscal evidencia “su desesperación política”.

Rosa, quien es precandidato a comisionado residente en Washington por el oficialista Partido Popular Democrático (PPD), opinó que “la imposición de una Junta de Control Fiscal, aunque puede parecer un asunto simpático en las encuestas, es algo muy serio que a la larga no es bueno para la gente en Puerto Rico”.

A su juicio, en diciembre de 2015, Pierluisi estaba tan molesto con la imposición de una Junta de Control Fiscal y el Proyecto Hatch que casi pide la independencia de Puerto Rico desde el hemiciclo del Congreso.

“En aquel momento Pierluisi decía que tal junta era antidemocrática”, mientras su oponente primarista en el Partido Nuevo Progresista (PNP), Ricardo Rosselló Nevares, asumía la posición a favor de la junta.

pierluisipedro-86d486f722e033affeca0cdec87be0c0.jpg

Para el senador Rosa, retirarle a los puertorriqueños la capacidad de decidir cómo utilizan sus recursos para atender necesidades como salud, educación e infraestructura terminará teniendo un efecto dañino para el desarrollo de Puerto Rico.

“La campaña de Pedro Pierluisi ha publicado supuestas encuestas que lo colocan en la delantera primarista. Y hoy, pareciera ser que la nueva posición de Pierluisi a favor de la Junta de Control Fiscal es un cambio de veleta por esas mismas encuestas”, dijo.

El senador del PPD consideró que “Puerto Rico está cansado de los políticos veleta, que asumen posiciones de acuerdo a la conveniencia electoral y no pensando en el bienestar de Puerto Rico a largo plazo”.

“Esa es parte de la razón por la cual Puerto Rico enfrenta los problemas actuales”, subrayó el precandidato a comisionado residente en Washington al preguntar “cuándo Pierluisi estaba diciendo la verdad”.

Aclaró que para reestructurar la deuda pública, ascendente a 70 mil millones de dólares, y salir del problema fiscal, no es necesario que Puerto Rico entregue conquistas de gobierno propio que han tomado siglos.

“Un mecanismo de monitoreo fiscal podría establecerse en conjunto con el Congreso y el Tesoro federal para lograr mayor disciplina en los gastos del gobierno de Puerto Rico y así satisfacer las preocupaciones surgidas en el debate congresional”, dijo Rosa.