Andro Simounet le gana un juego diario al cáncer

Observar la vida a través de un lente fotográfico puede transformar el enfoque de las situaciones diarias. Es una acción de ajustar la mira en aquello que realmente importa en medio de lo que muchos perciben como un caos.

 

El fotoperiodista e integrante de la selección nacional de bolos de Puerto Rico, Andraunick “Andro” Simounet, se regala ese don de quienes captan las noticias a diario. La diferencia está en que su exposición de fotografía, en estos momentos, es íntima y lo hace para sentirse vivo, lleno de esperanza. Lo hace en ruta a tener una vida libre de cáncer.

“Cuando tú estás detrás de ese lente, tú estás viendo la realidad que tú quieres vivir. La realidad de lo que tú quieres hacer. Pueden estar pasando muchas cosas a tu alrededor. Pero… si me enfoco en algo específico, el resto de las cosas no importa. La vida es así. En la vida se puede estar cayendo el mundo, pero para mí no pasa nada”, compartió el múltiple medallista de oro en Juegos Centroamericanos y del Caribe 2010 y 2018.

Actualmente, Andro está enfrentando un rival competitivo en su salud. Está dándole los mejores tiros para tumbar los palos de la carcinomatosis, un cáncer tipo cuatro alojado en diferentes partes de su cuerpo. Es un juego que ya había ganado por primera vez cuando fue diagnosticado con cáncer de colon en el 2017.

andro

“Con mi condición y ahora tener cáncer tipo cuatro alojado en diferentes partes del cuerpo, yo no lo veo como un obstáculo. No lo veo como una enfermedad. Yo lo hago como con el lente, me enfoco en algo específico y trato de perseguir eso y hacer eso. Eso es algo que aprendí del deporte de bolos. Un juego muy mental. Me considero un jugador mentalmente fuerte y ha sido clave con mi enfermedad”, compartió el hijo del otrora fotoperiodista Andy Simounet y Luz “Lucy” Alvin, quien se destacó en el Taller de Fotoperiodismo en Puerto Rico.

El boleador ha tenido una carrera deportiva de ensueño. Posee medallas de todo tipo en torneos internacionales de su deporte. Como integrante de una Delegación de Puerto Rico en Mayagüez 2010 llegó a la cúspide ganando uno de los eventos más difíciles, maestro; oro en ternas con Israel Hernández y Gabriel Sánchez; y, bronce por equipo con Francisco Colón, Bruno Díaz, Israel Hernández, Luis Rodríguez, Gabriel Sánchez. En el 2013 se posicionó en cuarto lugar por equipo en el Campeonato Mundial de Bowling en Nevada. Resultados que lo encaminaron a entrar a una de las universidades más prestigiosas de bolos, Webber International University en Florida, Estados Unidos.

andro

En el ciclo olímpico de 2014 al 2018 le llegaron las pruebas a superar con su salud. Fue el 13 de octubre de 2017 donde visitó una sala de emergencias por unas molestias que fueron razón suficiente para una operación inminente. El diagnóstico fue cáncer de colón, a menos de un año de su participación en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla 2018.

“¡Qué vengan unos Juegos y tú quieras repetirlo (el campeonato de maestro de Mayagüez 2010), ya que no se te dio la oportunidad de Veracruz 2014! Y, te digan que tú tienes cáncer, tienes que bregar con esto ahora. Para mí eso no fue un obstáculo. Todo está en la mente”, narró el boleador radicado en Estados Unidos, que ha tenido que cuidar su salud de manera rigurosa por la pandemia del COVID19.

“Aquí fue que dije ‘yo tengo un mundial en tres semanas, yo necesito ir’. El médico me miró, sonrió y me dijo: ‘¡Esta difícil, pero vamos a ver!’ Ese difícil yo lo vi como un reto. A mí se me olvidó que me habían diagnosticado con cáncer. Mi mente estaba que yo tengo que entrenar, porque tengo que ir a un mundial con un equipo. Fuimos al Mundial y fuimos a los Juegos de Barranquilla”, contó con firmeza.

andro

El también exjugador de baloncesto en categorías menores recalcó que la clave para ganarle a su padecimiento está en la fortaleza mental y espiritual. Por lo que, se tuvo que reunir con sus médicos, el equipo de trabajo de la Federación de Bolos de Puerto Rico y el Comité Olímpico de Puerto Rico (COPUR) para hacer los ajustes necesarios para su participación en Barranquilla 2018, donde los boricuas sacaron su cría resiliente luego del paso del huracán María en septiembre del 2017.

“Mi entrenadora (Jeri Edwards) tuvo una conversación con mi médico y conmigo para darme el visto bueno para la competencia. Mi médico pasó mi expediente a los médicos del COPUR para estar en ley con la WADA (Organización Mundial Antidopaje, en español) por los tratamientos que estaba recibiendo. Fueron muchos los que me apoyaron para lograr el sueño que todos vivimos. Yo en especial, porque estuve (jugando) con mi mejor amigo, Francisco Valiente y con los muchachos haciendo historia para Puerto Rico”, dijo emocionado Andro.

Sin duda fue histórico. El boleador estuvo con Valentín, Hernández, Jean F. Pérez, Cristian Azcona y Javier Díaz celebrando la segunda medalla de oro en equipos para Puerto Rico en la historia de los Juegos. Ellos firmaron las memorias de la competencia en ser el primer país en ganar el evento en dos ocasiones consecutivamente estableciendo récord de 6,666 puntos, dejando en el olvido la marca del 2014, también establecida por Puerto Rico, de 6,605.

“Obtuvimos medalla de oro en el evento de equipo. Llegué a Puerto Rico. Volví a mi tratamiento y tuve un año y medio en remisión. Después de eso, me volví a sentir un poquito raro. En unos estudios de rutina salió que el cáncer se había vuelto un poquito más agresivo esta vez. Eso a mí no me detuvo, y no me detiene, porque yo quiero volver en el 2022 para hacer historia. Estar con mi equipo de bolos y ganar el ‘three-peat’, ya sean los Juegos en Puerto Rico o donde sea”, acotó el deportista que se ha reinventado en ser el fotógrafo de la boutique online de su novia Desiree, tras perder el empleo a consecuencias del COVID19.

andro

El próximo paso para Andro es “debulking surgery” para extirpar todos los tumores de su cuerpo. Es un procedimiento que podrá ayudar a que los tratamientos de quimioterapia sean más efectivos. Este paso provida lo está costeando la familia, ya que el plan médico no lo tiene bajo su cubierta.

Mientras tanto, el boleador se concentra a vivir un día a la vez con fe y esperanza. Disfrutar del golf, un nuevo aliado que lo lleva a enfocarse con la naturaleza, y en los bolos, donde están sus expectativas deportivas para y por Puerto Rico.

“Si eres un paciente de cáncer no pienses que es el fin del mundo. La palabra cáncer es sólo el término que se usa para unas células que son anormales dentro de nuestro sistema. Mil maneras de controlarlo. Es confiar en el proceso El cáncer debe ser una herramienta para echar hacia adelante. Ser mejor persona. Pensar negativo, no. Lo bloqueo con la técnica del pare y buscamos lo positivo”, concluyó el atleta medallista internacional.

Aquí puedes saber más del proceso de Andro y ayudar en su costosa travesía hacia una vida libre de cáncer

(La autora es periodista, oficial de prensa de la LAI y el COPUR y exatleta internacional en el deporte de esgrima. Puedes ver más de su blog, La Estocada, pulsando aquí.)