All the President's Girls... Trump y su ristra de bochinches

Hoy vamos a hablar un poco de algunos (no todos) bochinches que rodean al Presidente más controversial que ha tenido Estados Unidos.
 

giphy132-59fbb0645fc4fa8516e47b00e2c1df4a.gif

Eventos recientes en el entorno de Donald Trump han vuelto a traer a los medios el pasado íntimo del Presidente. Por un lado, tenemos las alegadas relaciones extramaritales que hace más de una década Trump sostuviera con la actriz porno Stephanie Clifford, mejor conocida como Stormy Daniels, y con la Playmate Karen McDougal.

Por otro lado, tenemos el allanamiento que realizaron los federales a las oficinas y residencia de Michael Cohen, abogado de Trump. Por último, tenemos el media tour del ex director del FBI, James Comey, quien publicó su tan esperado libro y de quien se filtraron una serie de memos que escribiera sobre sus reuniones a solas con el Presidente Trump.
 

capturadepantalla20180427alas53340pm-866dcec424ca0bd2e4986b9fbef324b2.jpg

Stormy Daniels

A comienzos de este año, el Wall Street Journal (https://www.wsj.com/articles/trump-lawyer-arranged-130-000-payment-for-adult-film-stars-silence-1515787678) , publicó una historia donde se alegaba que en octubre 2016, a apenas unas semanas de la elección, Michael Cohen, abogado personal de Donald Trump, pagó $130,000 a la actriz porno Stephanie Clifford, cuyo nombre artístico es Stormy Daniels, como parte de un acuerdo para que esta guardara silencio sobre una presunta relación extramarital que sostuviera Trump con ella. El alegado affair tuvo lugar en el verano del 2006, pocos meses después de que la primera dama, Melania Trump, diera a luz al único hijo de la pareja.

La cosa no quedó ahí y posteriormente, a preguntas del New York Times, Cohen dijo (https://www.nytimes.com/2018/02/13/us/politics/stormy-daniels-michael-cohen-trump.html) que él, en carácter personal, había pagado los $130,000 a Stormy Daniels y que ni Trump Organization, ni la campaña de Trump participaron en la transacción, ni tampoco le reembolsaron el pago, ni directa ni indirectamente.

Es así como en marzo, Stormy Daniels demandó a Cohen y a Trump, con el fin de que se declare nulo el acuerdo de confidencialidad y poder generar dinero contando su versión de la historia. La noche del domingo de 25 marzo, Anderson Cooper entrevistó en el programa “60 Minutes” de CBS, a Stormy Daniels. En la entrevista, esta detalló su presunta aventura con el presidente Trump en 2006 y el pago de $130,000 que recibió de Cohen, para guardar silencio. En una parte del programa, el ex presidente de la FEC Trevor Potter, expresa que el pago de $130,000 que Michael Cohen hiciera a Stormy Daniels constituye un donativo ilegal a la campaña.

Tras las gestiones legales de Stormy Daniels para invalidar el Non Disclosure Agreement (NDA), a comienzos de abril, los abogados del presidente Trump y de su abogado Michael Cohen, solicitaron a un tribunal federal de Los Ángeles que se ordene que la demanda de Stormy Daniels se resuelva mediante arbitraje, en lugar de ante jurado. A esto siguió el allanamiento a las oficinas de Cohen, del cual hablaremos más adelante. 

Karen McDougall

Continuando con las aventuras intimas del Presidente, ya conocemos a Stormy Daniels, quien ha sido la más mediática, sin embargo, no es la única mujer que alega haber compartido alcoba en un pasado con Donald Trump. Karen McDougal, exmodelo y Playmate, asegura que durante el 2006 mantuvo una relación de varios meses con el ahora presidente de Estados Unidos. En febrero pasado Tthe New Yorker publicó una historia (https://www.newyorker.com/news/news-desk/donald-trump-a-playboy-model-and-a-system-for-concealing-infidelity-national-enquirer-karen-mcdougal)  sobre las alegaciones de McDougal y cómo a días de la elección, el National Enquirer le pagó $150,000 por los derechos de su historia, la cual nunca publicaron.
 

capturadepantalla20180427alas53350pm-8be7f4e4621f70a599116b4b4a52f95c.jpg

Al igual que Stormy Daniels, McDougal tuvo la oportunidad de contar su historia ante las cámaras. El 22 de marzo McDougal concedió una entrevista a Anderson Cooper,

donde la exmodelo contó que Trump y ella se conocieron en una fiesta en la Mansión Playboy en junio de 2006 (más o menos para el mismo tiempo en que alegadamente Trump retozaba entre las sabanas con Stormy Daniels)y  tras mantener comunicación telefónica durante un tiempo, se citaron en un hotel de Los Ángeles. La exmodelo aseguró que luego de que sostuvieran relaciones sexuales en esa primera cita en una villa del Hotel Beverly Hills, Trump intentó darle dinero, algo que ella rechazó.

La ex Playmate dijo que luego del encuentro, lloró camino a su casa y creía que no volvería a ver al hoy Presidente de la nación más poderosa del mundo, pero accedió a salir de nuevo después de que él la volvió a llamar. Ya conocíamos bastante del carisma del #45, pero no es hasta hace poco que conocemos su lado seductor, algo que recalcó la ex modelo.

En repetidas ocasiones durante la entrevista McDougal describió a Trump como “muy carismático” y “dulce”. McDougal dijo que la relación con Trump continuó por cerca 10 meses, y que tuvo que ponerle fin a la misma, allá para abril del 2007 debido a que se sentía culpable. Recordó haber viajado a encontrarse con Trump por todo el país y que tuvieron relaciones sexuales “varias docenas de veces”.

Finalmente, pidió disculpas públicas a la Primera Dama, no sin antes mencionar que  sentía algo por Trump, pero el romance la “estaba destrozando”. Al parecer, Trump tiene algo que las seduce y vuelve locas.

Michael Cohen

 Como ya sabrán, el lunes 9 de abril agentes del FBI allanaron la oficina de Michael Cohen, abogado personal del Presidente Trump, quien como hemos discutido, estuvo involucrado en el pago de $130,000 a la actriz porno Stephanie Clifford, mejor conocida como Stormy Daniels. En esa ocasión los agentes incautaron varios documentos, entre estos, los registros y pagos relacionados con el caso de Stormy Daniels, así como las comunicaciones entre Trump y Cohen, según reportara el New York Times. (https://www.nytimes.com/2018/04/09/us/politics/fbi-raids-office-of-trumps-longtime-lawyer-michael-cohen.html)
 

capturadepantalla20180427alas53426pm-1f1dd7af2268c9eb9da652200af763ef.jpg

Ahora bien, mucho se ha especulado sobre las presuntas ilegalidades cometidas por Cohen y las consecuencias que pudieran traer para el Presidente Trump.  Comentaristas en los medios han señalado que probablemente sea Michael Cohen quien finalmente termine hundiendo a Trump y en efecto, no se puede descartar. No obstante, de lo que estoy 90%** seguro es que si esto sucede, no será específicamente por el pago a Stormy Daniels, y me explico.

En primer lugar, aunque suele comentarse sobre el pago de $130,000 que hiciere Cohen a cambio de firmar un acuerdo de confidencialidad, ni el acuerdo, ni el pago en si mismos son ilegales. Es algo que en EEUU sucede a diario, aunque no necesariamente bajo las mismas circunstancias. Ejemplo de esto, es que recientemente salió a la luz pública que Cohen había negociado para Elliot Broidy (un millonario recaudador republicano) un pago de $1.6 millones a cambio de un acuerdo de confidencialidad, luego de que una Playmate con la que Broidy sostenía un affair, saliera embarazada. Sin embargo, aunque ya vimos que este tipo de acuerdos no es ilegal en si mismo,  el pago de $130,000 pudiera constituir una violación a las leyes federales de donativos de campaña. Suena grave, ¿verdad? Pues no necesariamente tiene que ser así. Veamos otro ejemplo.
 

capturadepantalla20180427alas53418pm-8caabedd1aa081471f98cb790b9b5bc7.jpg

Una auditoría a la campaña presidencial del 2008 de Barack Obama reveló que se ocultaron las fuentes de origen de 1,300 grandes donaciones de campaña, las cuales suman casi $2 millones. Además de esto, se descubrió que la campaña también aceptó más de $1.3 millones en donaciones ilegales de contribuyentes que ya habían dado el máximo permitido por la ley.

La cosa es que la campaña de Obama no tenía defensa en si, su argumento, con el objetivo de mitigar la penalidad, fue que las donaciones ilegales constituían una fracción insignificante de la cantidad monumental que había recaudado de millones de donantes “de base”. ¿Creíble? Bueno, todo depende a quien quieras convencer. Al menos fue lo suficiente como para convencer al Departamento de Justicia de no enjuiciar a la campaña de Obama. Corrección, quise decir, al menos fue lo suficiente como para convencer al Departamento de Justicia de la Administración de Obama de no enjuiciar a la campaña de Obama.

Durante la temporada de vacaciones navideñas justo después de las elecciones 2012, con Obama reelegido de manera segura y sin prestar mucha atención, el asunto fue resuelto silenciosamente con el pago de una multa de $ 375,000. (https://www.washingtonpost.com/politics/obama-campaign-to-pay-375000-fine-for-omitting-some-donors-names-in-2008/2013/01/04/78973402-56bb-11e2-8b9e-dd8773594efc_story.html?utm_term=.02aae8d2f499) De esas cositas que la prensa rara vez le presta atención. Total, el hombre era cool, jugaba baloncesto, hacia drop mic, comia bocadillos, Michelle es un mujer muy inteligente y formaban una familia tan bella.

Ups, no se encuentra el tuit. ¿Tal vez lo eliminaron?

¿Son los $130,000 que Michael Cohen, abogado personal de Donald Trump, le pagó a la actriz porno Stormy Daniels en la víspera de las elecciones de 2016 un donativo ilegal de campaña? Bueno, probablemente lo sea, aunque es un punto que pudiera debatirse en un tribunal. Para efectos de argumentación, estipularemos que sí lo es. Volviendo al allanamiento, como era de esperarse, el Presidente estalló en cólera.

Realmente, no lo está. El privilegio abogado-cliente solo cubre las comunicaciones entre un abogado y los clientes que realmente tienen el carácter de asesoramiento jurídico (junto con cualquier producto de trabajo directamente relacionado con dicha representación legal). Si un abogado comete crímenes y mantiene evidencia física o documental de esos crímenes en su oficina, esos materiales no son privilegiados. De igual forma, si un abogado está involucrado en un plan criminal con un cliente, sus comunicaciones a ese respecto no tienen privilegios: son expresiones conspirativas, y se pueden investigar como cualquier otra declaración conspiratoria. Tener el título de “abogado” no aísla a una persona de la investigación, ni de ser procesado criminalmente.

Y la realidad es que Michael Cohen, tiene el titulo de abogado, pero Trump no lo contrató porque fuera un gran constitucionalista, excelente litigante o por sus conocimientos jurídicos. Cohen fue contratado para hacer otro tipo de trabajo, básicamente, es lo que se le conoce como un “fixer”. Alguien que resuelve problemas, de una manera u otra.

Cohen ha sido el abogado personal de Trump por más de una década y ha sido uno de los tipos con los que Trump se ha basado rutinariamente para luchar contra asuntos espinosos o potencialmente vergonzosos. “Haré lo que sea para proteger al Sr. Trump”, dijo Cohen una vez a Fox News.

Michael Cohen ha pasado su carrera haciendo desaparecer los problemas de Donald Trump. Ahora él es el problema que Trump no puede hacer desaparecer.

El lunes 16, una semana después del allanamiento, se celebró una vista en el tribunal federal de Manhattan, en la cual una juez denegó una solicitud del presidente Trump y su abogado, Michael Cohen, para evitar que los investigadores revisen los materiales incautados en la oficina y residencia de Cohen (https://www.nytimes.com/2018/04/16/nyregion/michael-cohen-court-hearing.html?mtrref=www.axios.com) . La vista abordó la cuestión de si el allanamiento violentó el privilegio abogado-cliente del presidente Trump y otros clientes de Cohen, aunque resultan ser muy pocos.
 

170716healytrumpcrazyteaseez8afj-cfa3279dc05d41d51b15c98b16f1adc5.jpg

De esa vista, lo que más ha sonado en los medios es la revelación de que uno de los clientes de Cohen era el presentador de Fox News Sean Hannity, un entusiasta seguidor de Trump. Hannity expresó que nunca había contratado a Cohen, sino que meramente le había consultado sobre temas legales para su programa. No obstante, debió divulgar esa información al cubrir el allanamiento de Cohen en su programa Fox News, donde por cierto, atacó fuertemente al FBI y al SDNY.

Pero la gran noticia, a la cual no le han prestado mucha atención en los medios, es que los fiscales indicaron que Cohen ha estado bajo investigación durante meses (https://www.bloomberg.com/news/articles/2018-04-13/cohen-search-was-separate-from-mueller-s-probe-u-s-says. ) La investigación involucra una variedad de crímenes, “muchos de los cuales no tienen nada que ver con su trabajo como abogado, sino que se relacionan con los negocios de Cohen”, explicaron los fiscales.

A consecuencia de esto, mucho antes del allanamiento, un tribunal autorizó al FBI y a los fiscales a monitorear varias cuentas de correo electrónico mantenidas por Cohen. Si bien Fiscalía informa que “se intercambiaron cero correos electrónicos [por Cohen] con el presidente Trump”, la existencia de este monitoreo significa que los fiscales hace mucho tiempo tuvieron que implementar procedimientos para salvaguardar el privilegio abogado-cliente. Aparentemente, la investigación está muy avanzada, un gran jurado está considerando evidencia, y la revelación de que la investigación no está relacionada en gran medida con la práctica legal de Cohen tiene sentido, ya que como vimos, no parece tener mucha práctica legal.

Esto explica el porqué del allanamiento. Antes de la vista, algunos ex fiscales federales habían planteado que era bien poco probable que la Ffiscalia Federal del Southern District de NY atravesara por todas las complicaciones legales relacionadas con solicitar una orden para allanar las oficinas de un abogado a menos que se tratara de crímenes más serios que una posible violación de las finanzas de campaña. Y en efecto, tenian razón. ¿Cuáles crímenes? Aun no tenemos suficiente información.

Es probable que la investigación del SDNY no tenga relación con la supuesta colusión de la campaña Trump con Rusia. De ser así, el Special Counsel Robert Mueller habría tratado de incluirlo en su investigación en lugar de referirlo al SDNY. Pero más allá de eso, todo lo que podemos decir en este momento es que la investigación involucra más que la representación legal de clientes de Cohen, que al parecer, resulta ser más una actividad secundaria que su principal ocupación.
 

52bac2dbcbc648099c26568a15d1fcc3-6ef3d88979abb4e1754c12ecd3d23610.jpg

El interés de los federares en Cohen es más amplio en alcance que los tratos de Cohen con Trump. Por lo tanto, el hecho de que Cohen sea sospechoso no necesariamente significa que Trump sea sospechoso, excepto con respecto a las actividades de Cohen que tienen alguna conexión objetiva con Trump. Lo cual pudiera ser lo relacionado a Stormy Daniels, como pudiera ser más.

Y como si la vida de Michael Cohen no tuviera suficiente drama, el miércoles se anunció que este invocaría la Quinta enmienda en el caso civil que radicase Stormy Daniels para declarar nulo el NDA.

La reacción del abogado de Stormy Daniels -quien activamente ha litigado su caso en las redes sociales- no se hizo esperar.

Ups, no se encuentra el tuit. ¿Tal vez lo eliminaron?

Sin embargo, contrario a lo que señala Avennati, la movida de Cohen no debía sorprender a nadie que este siguiendo las incidencias del caso. Días atrás, Cohen había solicitado en el Tribunal Federal de Los Angeles que paralizara el caso civil, en lo que se resolvía la investigación criminal del SDNY.  https://www.bloomberg.com/news/articles/2018-04-20/stormy-daniels-judge-prods-trump-lawyer-to-cite-fifth-amendment . El juez le había solicitado a Cohen que radicara una declaración afirmando su derecho a no autoincriminarse, para respaldar su solicitud de suspensión. Mas allá de esto, estando Cohen bajo investigación criminal, sería estúpido declarar en un caso civil relacionado a una posible violación de ley. No obstante, el drama continua.

El Media Tour de James Comey

Para cerrar con broche de oro con este recuento de bochinches trumpianos, no podíamos dejar fuera a Mr. James Comey. El ex director del  FBI lleva varias semanas de media tour, promocionando su libro “Higher Loyalty”, el cual ha sido todo un best seller, liderando las tablas de ventas con 600,000 copias en su primera semana. https://www.nytimes.com/2018/04/24/books/review/sales-figures-for-comeys-a-higher-loyalty-dwarf-recent-political-best-sellers.html?smid=pl-share
 

capturadepantalla20180427alas53434pm-8d9f8ab2f4f8a9c13529ae6b4bec05b8.jpg

Comey, quien para muchos es en parte responsable de que Hillary Clinton hoy en día no sea Presidente, por su decisión de reabrir la investigación respecto al server de Clinton a pocas semanas de las elecciones, ha logrado sacar provecho de los seguidores de Hillary, quienes en su mayoría han comprado el libro. Quien diría que aquel a quien antes odiaban, hoy sea su héroe. Tal y como dice el maestro Rubén Blades, la vida de da sorpresas, sorpresas te da la vida.

Volviendo a Higher Loyalty, previo a que saliera a la venta, ya el libro causaba sensación, debido a varios extractos filtrados a la prensa, que revelan varios detalles de la efímera relación entre el Trump y Comey.

Entre las revelaciones del libro, Comey acusa a Trump de haber estado más preocupado por su proyección política cuando era presidente electo (antes de la toma de posesión) que por la cercanía de Rusia a su equipo.

Por otro lado, Comey describe sentirse como si Trump lo tratara como si estuviera sentado "en un trono" en la Oficina Oval, "separado de todos los que le hablaban por un gran bloque de madera".

Respecto a lo físico, Comey indica que de cerca, Trump parece ser color "naranja" con "medias lunas blancas" debajo de sus ojos y que realmente tiene manos pequeñas.

Sin embargo, más allá de esos y otros detalles, los cuales suenan tan y tan Trump, lo que más suele llamar la atención es que el Presidente le pidió a Comey que investigara las acusaciones contenidas en el Dossier Ruso. El ex director del FBI escribe en su libro que en una de sus conversaciones con el presidente, este le pidió que investigara las acusaciones no corroboradas del dossier, sobre todo, las que acusan a Trump de contratar prostitutas para orinar frente a él en una habitación de hotel de Moscú. Según el ex director del FBI, Trump expresó mucho interés en investigar las acusaciones por temor a que la primera dama, Melania Trump, creyera que fueran ciertas.
 

102116alsmithtrumpmelania640x360d095ae9f754fd8391cc18036e9d50af41200x800-4f675fa26dd18842ac619a2a9aa9ca2e.jpg

Según Comey, Trump le habló de “Golden showers” y agregó que le molestaba que existiera siquiera un por ciento de posibilidades de que Melania, pensara que eso era verdad". Comey indica en el libro que le era imposible pensar que a su esposa siquiera la pasara por la mente que él se involucrara en una situación así, por lo que le sorprendía mucho que la Primera Dama pudiera pensar eso de Trump. Pero pues, Melania debía saber que ser la esposa de un seductor, no es fácil.

Siguiendo con la Comey, recientemente el Departamento de Justicia entregó al Congreso los memorandos que este preparara sobre cada una de las reuniones que sostuviere con el Presidente Trump mientras ocupó la dirección del FBI. A pocas horas de haber sido entregados al Congreso, los memos ya habían sido “leakeados” a la prensa. Qué raro, ¿verdad?

En uno de los memos Comey expresa aunque la conversación (con Trump) fue agradable en todo momento, de momento se tornaba fue caótica, temas randoms, un  especie de rompecabezas. Tal pareciera que Trump sufre de ADD.

De igual forma, mientras discutían el tema de las filtraciones a la prensa, Comey le dijo a Trump, algo sobre el valor de “poner una cabeza en una pica” como mensaje. A esto Trump respondió con un comentario -medio en broma, medio en serio – de enviar periodistas en la cárcel, para que luego de par de días encerrados y haciendo amigos, estén listos para hablar sobre las fuentes que les filtran. Como habría de esperarse, este tipo de comentario llamoo mucho la atención a los periodistas.

Sin embargo, entre las revelaciones más interesantes de los memos se encuentra que en una de sus conversaciones Trump le dijo a Comey que las alegaciones del dossier respecto a las prostitutas rusas eran mentira, una tontería, pero que Putin personalmente le había dicho ' en Rusia tenemos algunas de las prostitutas más hermosas del mundo'. Trump no dijo cuándo Putin le dijo esto, aunque más bien parece que Trump estaba citando las expresiones de Putin en una conferencia de prensa en enero 2017.
 

giphy142-3b185c5673da58ffdcedb238c56490b8.gif

En fin, estas son solo algunas de las controversias que rodean al Presidente Trump. Hacer un recuento de todas y cada una, pudiera resultar casi imposible, pues día a día surgen nuevas noticias relacionadas al #45 o a su entorno. En cierta manera, el que en la actualidad el llamado news cycle sea tan inestable constituye una ventaja para Trump. Cualquier noticia, buena o mala, dura muy poco en los medios, pues prontamente surge una nueva noticia que la desplaza. Y no olvidemos que la memoria corta es una característica de la mayoría de los votantes. Si a esto le sumamos que no importa lo mala que puedan ser las noticias en un momento dado, con uno o dos tuits, Trump tiene la capacidad de poder alterar radicalmente el tema del que se habla en los medios. En conclusión, aunque a muchos no le guste, en estos momentos (no aseguro que en el futuro) no se puede descartar al #45. Esto no se debe necesariamente a su obra o a sus ejecutorias, sino más bien por su manejo de los medios, algo que definitivamente, sabe hacer muy bien.

El autor es abogado de profesión, analista aficionado de temas de política de Estados Unidos y relaciones internacionales. Pueden seguirlo en Twitter como @MrTonitas