Algarete y descontrol administrativo en la Policía

6224188844375d48ea54b2-cad8f3c366ddbc48f725aa3df0b4e196.jpg

Una auditoría de la Oficina de la Contralora detectó un caos administrativo en la Policía, que además afronta 554 demandas civiles por 1,518 millones de dólares.

Dentro de las irregularidades encontradas, destaca que en el inventario a las dependencias de armas no se incluyeron las de reglamento asignadas a los policías y el registro de hurtos o desaparición de propiedad no había registrado las pérdidas desde mayo de 2006 a abril de 2013.

Además, un examen de la cuenta regular de nómina y costos relacionados reveló que el oficial pagador especial no había remitido al secretario de Hacienda el importe de 4.3 millones de 2,187 cheques emitidos desde 2007 que habían caducado y se estaban incluyendo en la conciliación como cheques en circulación.

La auditoría señala además que el recaudador oficial y la recaudadora oficial sustituta realizaban las funciones de facturación y cobro, que son conflictivas con las de recaudaciones y que al 31 de diciembre la Policía mantenía 1,162 cuentas por cobrar ascendentes a 3.6 millones.

El informe, que cubrió el periodo del 1 de enero de 2011 al 30 de abril de 2014, halló deficiencias con la custodia de cheques en blanco, falta de inventarios de cheques, ausencia de un registro de cheques devueltos y deficiencias con las conciliaciones bancarias, entre otros.

El documento indica que de 2011 al 2013 no se realizaron inventarios físicos anuales de las dependencias de inventario de propiedad adquirida y donada.

La contralora comentó que no hay una oficina de auditoría interna en la Policía, así como 554 demandas civiles por 1,518 millones están pendientes de resolución.