Alex Cora: el 47mo dirigente en la historia de los Medias Rojas

En estos días, del año 2007, Alex Cora todavía digería la emoción de ganar una Serie Mundial en las Grandes Ligas. Han pasado diez años desde aquella primera sortija en el historial de Cora, que fue producto de la barrida propinada por los Medias Rojas de Boston a los Colorado Rockies y que se consumó un 28 de octubre en el terreno del estadio Coors Field en Denver.

No obstante, estamos en el 2017, en plena segunda semana de noviembre, y el hijo de Borinquen se encuentra celebrando hoy el hecho de haberse convertido oficialmente en el 47mo dirigente en la historia de la legendaria franquicia bostoniana. Y no solo eso, sino que también tiene a Puerto Rico gozando en grande, pues es el segundo boricua en ser nombrado dirigente en las Grandes Ligas.

Para Cora la meta principal es lograr ganar series mundiales. Y según señaló en conferencia de prensa, nada será un impedimento para encaminarse hacia ello. Ni siquiera el asunto racial.

“Represento, no solo a los puertorriqueños, sino a toda Latinoamérica y la gente de color. Hay muchas minorías que son capaces para ser dirigentes de Grandes Ligas. Lo estamos viendo este año, con Dave Martínez y mi persona. Tengo que representar a mi gente de la manera correcta”, comentó el nuestro. 

Cora, quien jugó tres años con Boston (2006, 2007 y 2008), llega para tomar las riendas de los de Massachusetts tras cumplir su misión en su primera experiencia como coach de banco con los campeones Astros de Houston, equipo que –tan reciente como el primero del corriente– consiguió su primer campeonato en el Clásico de Otoño.

“Esta noticia [la confirmación del nombramiento de Alex] es alegría pa’l pueblo. Y es justicia pa’ Cora”, dijo la leyenda de los diamante nacionales, Mako Oliveras, cuando El Calce interrumpió los entrenamientos con su nieto para preguntarle por el significado del nombramiento de quien, en su momento, defendió los colores de seis equipos en la mejor liga de pelota del mundo [Dodgers de Los Angeles, Indios de Cleveland, Medias Rojas de Boston, Mets de Nueva York, Vigilantes de Texas y Nacionales de Washington]. 

“Estoy sumamente contento con lo que está viviendo Alex en este momento. Esta oportunidad que se le acaba de presentar es vida para el béisbol puertorriqueño. Y a Alex se le hizo justicia. Han sido muchas las entrevistas [con equipos de Las Mayores] para llegar a esto. Por fin el mejor hombre fue el nuestro”, añadió Oliveras.

De acuerdo con Mako, la próxima temporada de las Grandes Ligas representa una etapa importante para el deporte puertorriqueño, en especial para la pelota, disciplina que –a su modo de ver– está subiendo como Alka-Seltzer.

“El béisbol está subiendo y se encuentra en un momento clave. Mucho muchacho joven con talento haciéndose sentir y ahora con Alex y Dave Martínez –que también es boricua y habla español– la presencia de los puertorriqueños se pone bien interesante. Tenemos dos dirigentes de Puerto Rico en las Grandes Ligas, eso es algo que nunca lo habíamos experimentado y que abre muchas puertas para los que vienen subiendo”, bajó con recta Oliveras, mientras el nieto de 17 años escuchaba lo que tenía que decir el abuelo.

Según el veterano del béisbol, el asunto de Cora no es cuestión de un nombramiento y de júbilo pasajero. De lo que se trata es que los nombres de los boricuas están sonando fuerte.

“Estas noticias nos ponen en un gran sitial.  Alex siempre ha sido un líder dentro y fuera del terreno. Cuando jugaba, era como ver dos dirigentes. Siempre ha sido así y ahora está viendo los frutos”, sentenció la leyenda.

Cora jugó 14 temporadas en Las Mayores, desde que debutó en la campaña de 1998 con los Dodgers de Los Angeles. Fue seleccionado en la ronda 12 del Sorteo de Novato del 1993 por los Mellizos de Minnesota y su primera aparición en el circuito mayor se dio a sus 22 años.

Hasta la fecha, Cora fungía como gerente general de los Criollos de Caguas en la Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente (LBPRC) y fue el encargado de configurar la plantilla patria en la pasada edición del Clásico Mundial de Béisbol.