AES causó plegoste en la costa de Florida con cenizas de Guayama

Se les viró una barcaza en alta mar. Al garete.

Las cenizas contaminantes que acarrea la empresa AES Energy no tan solo han sido una tortura para los residentes de Puerto Rico, en especial los del barrio Tallaboa Encarnación en Peñuelas, si no que ahora serán las responsables de que los ecosistemas en las costas de Atlantic Beach, en Jacksonville tengan que lidiar con un posible desastre ambiental en ese pedazo de costa de Florida.

Y es que resulta que la barcaza 'Bridgeport', que encalló en la costa de Jacksonville hace unos días cargando 12 mil toneladas de cenizas tóxicas de la carbonera AES-Guayama, se volcó a menos de una milla del litoral de Atlantic Beach, luego de que inclemencias del tiempo arrastraran aún más la embarcación al interior de la costa. Según había revelado el diario La Perla del Sur, el Bridgeport encalló el pasado 22 de marzo en una zona rocosa ubicada a una milla del canal de acceso al Puerto de Jacksonville, al ser arrastrada por ventarrones y oleaje. El accidente causó que el casco de la nave se averiara e inundara, complicando el rescate de la embarcación y su carga.

AES

Todas las fotos:  Bargebridge Response)

 

Ante la inhabilidad y la impotencia de AES Energy de lidiar con una emergencia que debió haber sido prevista desde hace tiempo – pues vamos, son décadas transportando las contaminantes cenizas de esta forma – esta afrenta ecológica lucía inminente desde que se encalló la barcaza.

Así las cosas y con AES aturdido ante la situación, las condiciones meteorológicas registradas en esa zona entre el 14 y 16 de este mes también provocaron que altas olas arrancaran las escotillas en la cubierta de la embarcación de 415 pies de largo y que toda la carga se perdiera en el mar, un hecho confirmado por equipos de rescate que inspeccionaron la nave el miércoles, 19 de mayo.

A pesar de la magnitud del vertido, la corporación AES, su filial en Puerto Rico ni alguno de sus oficiales de comunicaciones ha divulgado el suceso que refleja la mediocre atención que se le dio a una situación que debió ser prevista. Tampoco la prensa local en Jacksonville, a pesar de las potenciales repercusiones ambientales del vertido y sus implicaciones para Atlantic Beach, uno de los más populares activos turísticos de la ciudad.

Tal y como revela el reportaje del periodista Omar Alfonso, esta barcaza había partido del muelle Las Mareas en Guayama el pasado 14 de marzo, al ser remolcada por la embarcación Margery, una de varias contratadas por AES Puerto Rico para trasladar su desecho gris hasta el muelle de Keystone Properties en la ciudad de Jacksonville. De allí, señala el artículo, las cenizas se transportarían en vagones de tren hasta el vertedero Chesser Island en el estado de Georgia para su disposición final.

AES

Ayer, una tripulación de rescate logró traer a salvo a los trabajadores del Bridgeport, según indicó el portal Bargebridge Response. También se indicó que, a casi una semana de que se volcara el barco, técnicos de RPI y el DEP de Florida inspeccionaron las costas del Atlántico y Neptuno en busca de cualquier indicio de acumulación de carga y encontraron las arenas libres de contaminación. Aún no se realiza muestreo de las aguas para determinar cuán contaminadas acabaron tras el accidente.

Solo durante el año fiscal 2019, la exportación de cenizas le costó a AES Puerto Rico $45 millones, según detalla un informe oficial de Fitch Ratings. Y miren ahora, qué papelaje acuático ha echo esta gente. Sin duda, esto es un asunto tóxico.

Mira también:

En Qué Quedó: La prohibición de las cenizas

La Gobe firma enmienda a Ley que prohibe el depósito de cenizas

Viven y juegan entre el arsénico de las cenizas de AES