Advierte a acreedores que si no se sientan a la mesa habrá “crisis humanitaria”

El gobernador Alejandro García Padilla ofreció un mensaje al país advirtió hoy a los acreedores que si no se sientan a la mesa para negociar y reestructurar la deuda habrá una “crisis humanitaria” en la isla y afirmó que aunque se tomaran todas las medidas de plan de ajuste fiscal, dado a conocer hoy, no se lograría equilibrio necesario con las finanzas públicas del país.

En un mensaje en el que repasó las medidas que se han tomado a lo largo de los últimos años, García Padilla amenazó a los acreedores que si no se “sientan a la mesa” tendrá que “proceder sin ellos”, lo que según el mandatario provocaría una “crisis humanitaria” en la isla, además del impago de la deuda y largos juicios.

“Es una una decisión que preferiría no tomar, pero que tomaré siempre velando por los mejores intereses de nuestro país. Afuera, nos quieren obligar a pagar sin que pensemos en las consecuencias. Nos atacarán, nos quieren ver de rodillas”, afirmó.

A su vez, opinó que el escenario por el que atraviesa el país, así como el plan de ajuste fiscal dado a conocer hoy y sus consecuencias “no deben convertirse en otro campo de batalla de cara a las próxcimas elecciones”.

garciapadilla-1dc5f1531eec70aa787f345a6232dd6a.jpg

Agregó que el objetivo es la reestructuración de la deuda publica en la que participen los acreedores, ante lo cual pidió “a todos los sectores espacio a ese proceso”.

Sobre las medidas inmediatas, adelantó que designará a un equipo de expertos en reestructuración de deuda “para traer a los acreedores a la mesa”.

“Además, me propongo enviar legislación para crear una junta de control fiscal para encarrilar a Puerto Rico y “Washinton tiene que oír el reclamo de que se nos trate de maner justa en cuanto al Medicare y Medicaid y que se nos provea de un marco jurídico para atender las obligaciones del país”, sostuvo.

Durante su discurso, el gobernador dijo comprender los “sacrificios” que las medidas tomadas en el pasado “han requerido de cada uno, no dudo que otros gobiernos tuvieron buenas intenciones” y pidió a
los acreedores que “compartan los sacrificios”

giphy9-77d967a592723a8a06dd7f7e571521b5.gif

“Toca sentarnos a la mesa con los acreedores, más impuestos auyentan a inversores. La meta es el crecimiento económico sostenido, eso es lo que necesita Puerto Rico para poder pagar la deuda y

eso depende del balance entre ingresos y gastos. Necesitamos una idea clara de cuáles son nuestros recursos y necesidades”, señaló.

Sobre el plan de ajuste fiscal, un trabajo de dos meses y 78 páginas, dijo que se consignan “medidas de competitividad, sin despedir empleados e incluye recortes al gasto publico”.

“Recomienda una junta de control fiscal para asegurar el curso futuro del plan”, agregó.

Asimismo, comentó que “los sindicalistas han manifestado píblicamente que a los trabajadores se les ha pedido suficiente y creo que tienen razón, no se añade carga ni impuestos adicionales”.

De las iniciativas, alertó que “si aún implantáramos todas las medidas, no serían suficiente para el equilibrio necesario. La deuda pública es un impedimento al crecimiento. Es hora de que los acreedores vengan a la mesa y comprtan el sacrificio”.