Acusan de terrorismo al jugador Enes Kanter, de los NY Knicks

Como si los Knicks no tuvieran suficiente mala suerte ya...

Enes Kanter

Fiscales turcos gestionan una orden internacional para el arresto del jugador de los Knicks de Nueva York Elias Kanter, acusándole de ser integrante de una organización terrorista.

El diario Sabah informó que la fiscalía de Estambul también preparó un pedido de extradición del jugador de la NBA. The Associated Press no pudo contactar a funcionarios de la fiscalía para obtener comentarios.

Kanter, quien no acompañó a los Knicks esta semana para su partido en Londres al denunciar que teme ser asesinado por su oposición al presidente turco Recep Tayyip Erdogan, respondió en Twitter que el gobierno turco no ha podido presentar “una sola prueba de un delito que haya cometido”.

"Ni siquiera tengo una multa por estacionarme mal en Estados Unidos”, escribió Kanter el miércoles.

Kanter es un mordaz crítico de Erdogan, y su pasaporte turco fue revocado en 2017.

Esta vez, Sabah informó que los fiscales pidieron una “Alerta Roja” de la Interpol al advertir de los vínculos con el exiliado clérigo musulmán Fethullah Gulen, a quien se le atribuye el fallido golpe de estado en 2016 y se le acusa de brindar ayuda financiera a su organización.

Kanter dijo que temía ser asesinado si sale fuera de Estados Unidos o Canadá cuando la semana pasado anunció que no viajaría con los Knicks, que enfrentarán a los Wizards de Washington en la O2 Arena el jueves. El equipo dijo en ese momento que Kanter no podía viajar debido a un problema de visa.

Kanter negó que ese fuera el problema y colgó una foto de un documento de viaje en las redes sociales, resaltando que el obstáculo era su seguridad personal por culpa de Erdogan, a quien ha descrito como “el Hitler de nuestro siglo”.

"Tienen muchos espías ahí”, dijo. “Creo que me matarían fácilmente. Podría ser una muy fea situación”.

Con los Knicks en Londres, Kanter ha publicado varias fotos suyas en las que posa con legisladores estadounidenses. También escribió un artículo en el Washington Post para explicar su decisión y justificar su rechazo a Erdogan.