A treintipico días de María: cosas que todos han vivido

Ya ha pasado un mes y pico desde que el huracán María devastó la isla del encanto de Puerto Rico, y hemos vivido unas semanas bien ca****** intensas.

Después del ciclón, los boricuas salieron agarrados de las manos a cantar el “kumbayá isleño”… cosa que duró solo unos días, pues rápidamente esto se descontroló y se volvió un arroz con jueyes que no se sabe ni la hora que es. ¿Pero qué es lo que has pasado en estas últimas semanas? Vengan, hablemos de unas situaciones muy comunes en que se viven durante estos días en este fundillo tropical:

Te hartan las palabras “colapsó”, “resilencia” y “Ricardo Ramos”

Al principio era normal escuchar estas palabras en todas las emisoras y en las redes sociales, ahora al oír una de ellas, solo cierras los ojos para evitar un infarto, especialmente cuando oyes “Ricardo Ramos”, pues antes de María no sabías ni quién era, y ahora lo odias con todas tus fuerzas.

225549607407665827816808878487145556754016n-ddb82ad20f90241bbf3205963e497bf2.jpg

No hay agua potable en las tiendas ni baterías D… ni mantecado, maldita sea

Hace un mes y medio uno iba a un supermercado y el agua sobraba. De hecho, la gente consumía más refresco que agua. En el nuevo Puerto Rico, ahora no encuentras ni una cosa ni la otra, solo jugos Caprisun de cherry (¡de fucking cherry!). Las filas para conseguir el preciado líquido son interminables, y es bien posible que hagas la fila y cuando te toque tu turno, el empleado con más miedo que ganas de trabajar, te diga: “se acabaron. Me llegan mañana a las 4:00 am”, obligándote a hacer una fila desde las 8:00 de esa misma noche.


El #PuertoRicoSeLevanta no te saca ni la más mínima sonrisa

Es bueno ser optimista, pero es mejor ser realista: un hashtag no arregla nada si no hay un plan, y a un mes después de María, parece que ese plan todavía no acaba de llegar. El gobierno le ha pedido paciencia a la gente (desde el COE, ¡qué mameyote!), pero quién va a tener paciencia si todos los días cambian los porcientos de cuántos abonados tienen luz, la calle es un caos y hasta las cervezas se las tienen que beber calientes. Ah, &#39pérate, otra goma explotá por los miles y miles de clavos que hay en la carretera. Puerto Rico se levanta… sí, se levanta encoj****.

2255504115289310571539526482985003110370731n-68b06097103111a92ef2107f56f17fbd.jpg

Luego de coger señal, entras al Internet y ahí está Manuel Natal buscando con quién pelear

En estas semanas, todos hemos tenido problemas para entrar al Internet… todos menos el representante Natal. El siempre chismín legislador ha tenido broncas con analistas políticos, con adversarios del PNP, con comediantes, con un señor que no le dio paso en la carretera llamado don Geño, con todo el que difiera de él, y hasta con su reflejo en el espejo. En un tiempo en el que el pueblo pide más acción y menos bla, bla, bla, Natal siempre consigue la manera en darnos un ratito de “diversión” con alguna perreta, demostrando que algunos no la han pasado tan mal y hasta tienen energías para pelear por cualquier cosa.

Solo destilas odio y frustración

Como dice PJ Sin Suela: “aquí la Navidad, empieza en Halloween”… excepto este año. Se supone que para estas fechas, ya estabas preparando el “putidisfraz” para el 31 de octubre, y haciendo los planes de cuánto tenías que rebajar para estar “set” en la fiesta de año nuevo. Este octubre de 2017 solo te acuestas cada día pidiéndole a Papito Dios que traiga la bendita luz porque ya no soportas dormir tan mal. Incluso, tus mejores sueños ya no son que te ganaste la lotería, sino que estás acostado en tu cama con aire acondicionado, mientras veías Netflix. Tus días se pasean entre el mal humor y el “voy a beber hoy aunque sea martes”.

227289757552897180049977201229805919447492n-4a1d5f4f668217f92a9cd2f8df4d8944.jpg

Ya sacaste el arbolito de Navidad porque tienes fe que la luz llegue antes del 31 de diciembre

¿Recuerdas cuándo a dos o tres días del paso de María pensabas que la luz solo tardaría una o dos semanas en llegar? Sí, eras muy inocente. Ahora escuchas la radio y cada mañana te dicen que “en los próximos días van a tirar un cable mágico que va a energizar la zona metro” (que a estas alturas es lo único que te importa porque dentro de ti eres egoista y quieres tu luz antes que otros pueblos), pero en la tarde te dicen que “hubo una falla en una torre y la luz no llegará hasta el otro día”. Ya sabes que es un cuento chino, pero tu espíritu navideño sigue vivo, así que sacaste el palo de Navidad y le tiraste escarcha para que brille, porque con luz o no, tú vas a celebrar, coño.

Entraste a Instagram después de semanas y Tempo sigue haciendo el ridículo

2278062610155844475098799241520034253494946n-655a2f9e4fc8f8d39ac9cf59199c9deb.jpg

Tempo, chico… ¿por qué?

Pasó lo que nunca imaginaste: extrañas las noticias de Alaia

Hubo un tiempo en que todo era bello, cuando tenías Internet, luz, te podías bañar a cualquier hora y odiar a Pedro Juan Figueroa era tu hobbie favorito. Todos los días te levantabas pensando qué diantre había hecho la hija de Adamari López o si la ropa de cama de Maripily seguía cambiando de blanca a crema. Sí, todo era bello y fenomenal.  Ahora lo recuerdas con mucho cariño, porque después de un mes y pico, ya hasta olvidaste lo que era vivir en un país "normal". Quizás todo vuelva a ser como antes… quizás en meses nos vamos a reír de todo este evento… o quizás todos se monten en un avión, se larguen para Florida y en Puerto Rico se quede Manuel Natal peleando solo.