A ley de na' para conocer si Edgar será inmortal en Cooperstown

Mañana es el día para conocer si Puerto Rico sumará su quinto inmortal al Salón de la Fama del Béisbol en Cooperstown. Edgar Martínez, en su novena aparición en las boletas, pudiera ser anunciado como parte de la Clase 2018, la cual –según las proyecciones– pudiera ser unas de las más numerosas de los últimos años.

dpqvg7umae1mvv-258e483238e683a10f77ca677ea03ab2.jpg
Edgar Martínez está en su noveno año en las boletas del Salón de la Fama.

En esa línea, El Calce conversó con tres estudiosos de la materia, quienes entienden que mañana, cuando el presidente del recinto de los inmortales, Jeff Idelson, anuncie a los nuevos grandes del diamante, cualquier cosa puede pasar con el eterno número once de los Marineros de Seattle.

Para el historiador Jorge Colón Delgado la entrada de Edgar a Cooperstown debe quedar enmarcada en el impacto de su carrera. De acuerdo con el estudioso, ese es el elemento fundamental al momento de entender a quien pudiera convertirse en el primer jugador en la historia de las Grandes Ligas en ser exaltado como bateador designado (DH).

edgarmartinez1997-343ba8017c4442db992478e7dfcb74a3.jpg
Edgar Martínez firmó con los Marineros de Seattle en 1982.

“La contribución de Edgar es de tal impacto que las Grandes Ligas decidió nombrar el premio que honra al Bateador Designado del Año con su nombre. Es decir, Edgar impactó y también fue el mejor en su posición (DH). Eso lo hace meritorio de estar en el Salón de la Fama. El caso de Edgar no es una cuestión de números. Por el contrario, estamos hablando de otro ejemplo de impacto, como es el caso de Jackie Robinson, Sandy Koufax, Roy Campanella y otros jugadores que no fueron impresionantes, pero cuyo desempeño marcó profundamente la historia de las Grandes Ligas”, explicó.

Asimismo, Colón Delgado aprovechó para detallar que un jugador de impacto es aquel que se destaca por lo menos siete años en Las Mayores y que durante ese periodo logró sobresalir significativamente con sus ejecutorias.

edgar
Entre 1992 y el 2003 Edgar Martínez ganó cinco Bates de Plata.

“El jugador de impacto no tiene números de por vida bien altos. Por ejemplo, Edgar tiene aproximadamente 300 jonrones, 1,200 carreras empujadas y 2,000 hits. Son muchos los que han hecho eso. Pero el punto clave con Edgar es que nadie había hecho lo que él logró como DH. Por eso es importante buscar más allá de los números en el análisis, porque hay jugadores que uno tiene que identificar por su impacto”, subrayó.

Entretanto, el historiador descartó que el hecho de que Edgar haya tenido que esperar tanto para entrar al Salón de la Fama tenga algo que ver con el rechazo que cierto sector del deporte manifiesta contra la posición de DH. Y es que a pesar de que el reglamento de la principal liga de béisbol del mundo reconoce al DH desde 1973, todavía hay quienes entienden lo contrario.

Edgar
Edgar Martinez finalizó su carrera en Las Mayores con .312 de promedio de bateo. Jeff Gross: Getty Images

“La espera de Edgar no es porque sea DH ni porque se tenga algo en contra de los DH. Eso es algo que se han inventado por no analizar lo suficiente”, afirmó.

No obstante, el estadístico Jossie Alvarado no está del todo seguro de que los nueve años que ha tenido que esperar Edgar tengan que ver única y exclusivamente con sus números. Alvarado piensa que si bien el de Dorado no es un first ballot player, tampoco es un jugador cuyas aportaciones al deporte merezcan esperar diez años para entrar al Salón de la Fama.

“Edgar es el único bateador derecho en la historia con al menos .418 de OBP, 514 dobles, .312 de promedio y 1,283 bases por bolas. Edgar es un tipo que llegó a los 100 juegos en una temporada a la edad de 27 años. Por lo tanto eso me hace pensar a mí que uno no puede culparlo ni penalizarlo con el argumento de que no tiene los números. El caso de Edgar me hace pensar que hay algo más”, dijo.

620407-eb9d1f14871b8e2d0b77c69b6b556ae3.jpg
Lou Piniella junto a Edgar Martínez. Getty Images

Según Alvarado, la contribución del nuestro tiene un impacto generacional mayúsculo, por lo que no lo piensa dos veces para recordarle al mundo que por tal razón el boricua es considerado por muchos como el mejor bateador de su época y uno de los mejores bateadores derechos de la historia.

Finalmente, el veterano periodista Edwin Fernández apuntó que para pensar el caso de Edgar hay que estar completamente convencido de que el bateador designado es una posición como cualquier otra en el béisbol.

“La gente hablaba de que el bateador designado era un escollo para poder entrar al Salón de la Fama, sin embargo para mí eso ha resultado ser la ventaja para que Edgar siga ahí en la carrera. ¿Por qué? Porque si Edgar estuviera siendo considerado como tercera base no hubiera sido opción, porque sus números no son comparables con otros que están adentro. Sin embargo, ser DH lo pone en una posición importante, porque permite entender su contribución desde otro ángulo”, sentenció, no sin antes dejar claro que de no darse la exaltación de Edgar mañana, de todas formas el hijo de Borinquen entrará como parte de la Clase 2019.

giphy671-e60294b6fcc0c23cf52281be6aa43094.gif

Cabe destacar que el año pasado Iván Rodríguez se sumó a los anales de la historia como parte de la Clase 2017 de Cooperstown, por lo que Edgar está a ley de na&#39 para convertirse en un inmortal del béisbol.

Al cierre de esta edición se habían revelado unas 200 boletas de un total de 424 y Edgar Martínez contaba con un 80% (cinco puntos porcentuales por encima del 75% requerido) del favor de los miembros de la Asociación Americana de Escritores de Béisbol (BBWAA, por sus siglas en inglés).


Lo que debes saber sobre Edgar

  • Debutó en las Grandes Ligas con los Marineros de Seattle en 1987, franquicia con la que jugó toda su carrera, hasta 2004.
  • Ganó el Premio Roberto Clemente en su última temporada (2004).
  • Fue exaltado al Salón de la Fama de los Marineros en el 2007.
  • Fue convocado a siete Juegos de Estrellas (1992, 1995, 1996, 1997, 2000, 2001, 2003).
  • Ganó dos títulos de bateo (promedio de .343 en 1992 y promedio de .356 en 1995).
  • Mereció el reconocimiento de Mejor Bateador Designado en cinco temporadas (1995, 1997, 1998, 2000, 2001), premio que hoy es conocido como el Edgar Martinez Award.
  • Es el líder histórico en los Marineros en los siguientes departamentos: Promedio (.312), Hits (2,247), Dobles (514), Bases por Bolas (1,283) y Juegos Jugados (2,055).
  • Es uno de diez leyendas en la historia de las Grades Ligas con más de 300 jonrones, 500 dobletes, 1,000 boletos gratis, sobre .300 de promedio de bateo y con promedio de llegar a base por encima de .400.

Puertorriqueños en Cooperstown

Roberto Clemente Walker

  • Cuatro títulos de bateo
  • 15 Juegos de Estrellas
  • 12 Guantes de Oro
  • Jugador Más Valioso en 1966
  • Dos Series Mundiales con los Piratas de Pittsburgh (1960 y 1971)
  • Exaltado en 1973

Orlando &#39Peruchín’ Cepeda

  • Novato del Año en 1958
  • Siete Juegos de Estrellas
  • Jugador Más Valioso en 1967
  • Una Serie Mundial (1967)
  • Exaltado en 1999

Roberto Alomar

  • Cuatro Bates de Plata
  • Diez Guantes de Oro
  • 12 Juegos de Estrellas
  • Dos Series Mundiales (1992 y 1993)
  • Jugador Más Valioso de la Serie de Campeonato de la Liga Americana (1992)
  • Exaltado en 2011

Iván &#39Pudge’ Rodríguez

  • Siete Bates de Plata
  • 13 Guantes de Oro
  • 14 Juegos de Estrellas
  • Una Serie Mundial (2003)
  • Jugador Más Valioso de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional (2003)
  • Jugador Más Valioso en 1999
  • Exaltado en 2017