A cuentagotas la ayuda de los federales a la AAA

Si usted necesita un ejemplo de cuan lento se mueve la ayuda que los Estados Unidos le da a Puerto Rico para ayudar a la recuperación del archipiélago borincano tras el azote del huracán María, basta observar el dilema del agua.

A pesar de que el presidente de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) ha hecho énfasis en la necesidad de reponer más de 150 generadores afectados tras el embate del ciclón hace casi dos semanas, parece que la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) atiende la situación con articulada apatía.

5348510500d14335a5f56ad240e044dd-68d3d5e52e6bfff2a322f145b44048b0.jpg
“Recibimos tres generadores, que pusimos en el área de Manatí para trabajar con unos hospitales que los necesitamos, y se suponía que el Gobierno federal nos enviara tres ó cuatro más”, destacó Díaz Atienza.

Según dijo a la prensa el mandamás de la AAA, Elí Díaz Atienza, durante los pasados 12 días su dependencia le ha solicitado a FEMA y al Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos más de 150 generadores para atender las zonas afectadas por María.

Ayer, finalmente, “se comenzaron a recibir”.

“Recibimos tres generadores, que pusimos en el área de Manatí para trabajar con unos hospitales que los necesitamos, y se suponía que el Gobierno federal nos enviara tres ó cuatro más”, destacó.

El ingeniero Díaz Atienza indicó que “nosotros tenemos una lista aproximadamente de 150 a 170 generadores” dañados, lista que le hicieron llegar a FEMA y el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos, para que los repusieran.

“Tenemos sobre cuatro mil facilidades” que atender, dijo. “Es un sistema sumamente complejo. Las conversaciones con FEMA han sido para dar prioridad a los sistemas de aguas negras, pero necesitamos estos generadores”, arguyó.

Según interpuso, hay 1390 generadores que funcionan bien y que ayudan con el alcantarillado sanitario, “y se le están dando atención”.

Sin embargo, apuntó a que la actual logística de la AAA para mantenerlos no es la mejor, debido a lo estropeado que quedó el sistema eléctrico de Puerto Rico tras el paso de María.

“Es que son áreas que nunca tuvieron problemas de conectividad que ahora tienen esos problemas”, dijo, aludiendo a cuan distinta es la situación ahora mismo comparado con antes de María.

Para colmo, parece que los esfuerzos de la AAA con respecto a esta recuperación no es de la envergadura de la poca que hasta ahora ha realizado el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EEUU, según detalló Díaz Atienza, pues esta tecnología última es más novel que la anterior.

86369c6f9a7343df9815cce9f8ac9ae3-12944ef2cc1e042ade4efecb39c85c8c.jpg
“Al menos la llegada de los generadores ya está fluyendo”, suspiró.

“Los generadores nuevos que nos entrega el Cuerpo de Ingenieros gozan del beneficio de que ellos mismos inspeccionan el área, verifican la conectividad e instalan el generador. Le dan el suplido de diesel y se encargan del mantenimiento preventivo. En los nuestros, hemos desarrollado otra logística para esto, por ser un equipo distinto”, dijo.

Puntualizó además que buscan como repartir diariamente 50 mil galones en el área norte de Puerto Rico y que en los próximos días deberá entrar en completa función el &#39Supertubo’.

Díaz Atienza aseguró además que la AAA funciona ahora mismo a un 50%, “cosa que no hubiese pensado luego de que pasó el huracán”. Explicó que usan la técnica de racionar durante 24 horas el agua para ayudar a dos sectores distintos, “como ha pasado en Toa Baja y Vega Baja”. No obstante, abonados de Vega Baja le aseguraron a Metro que “aún no hemos visto de gota de agua desde que pasó el huracán”.

Estas situaciones, aceptó Díaz Atienza, se evitarían si FEMA y el resto de los federales fueran más ágiles a la hora de atender al pueblo de Puerto Rico.

“Al menos la llegada de los generadores ya está fluyendo”, suspiró.