A Barea no le molestaría ser el primer boricua en dirigir en la NBA

De repente, J.J. Barea se ha convertido en un coach dentro de la cancha para los Mavericks de Dallas. El armador, quien experimenta el mejor momento ofensivo de su carrera, es de los que reparte el bacalao en Dallas, tanto en el tabloncillo como en el camerino.

Sí, su valor en la cancha ha aumentado, pero el beneficio tras bastidores que el armador mayagüezano trae a Dallas es inmedible, más en un equipo que está en plena renovación pues su legendario astro Dirk Nowitzky ya se encuentra en el ocaso de su carrera.

barea2-81bea6f9150436dcdafd22751fbe832f.jpg

Uno de los más beneficiados del conocimiento de Barea ha sido el armador novato Dennis Smith, Jr., a quien los Mavericks le apuestan sea el que tome el batón de Nowitzky como líder ofensivo del quinteto. Digamos que si Mark Cuban quiere que Smith, jr. sea su próximo Luke Skywalker, Barea no tiene problemas en asumir el rol de Yoda.

“Con Dennis he tenido mucho &#39break’ de hablar durante el juego. Él tiene tanta gente hablándole a la vez, los &#39coaches’, otros jugadores. Pero yo trato de mantenerlo lo mas positivo posible, de darle mucha confianza. Le digo &#39sigue atacando’ o no busques este pase, o busca tu tiro ahora. El otro día le digo, &#39cuidao’ acá que te van a doblar’. El es tremendo muchacho, hace preguntas, escucha bien. Si lo ayudamos bien, él va a ayudar mucho a esta franquicia”, indicó el versátil base de 33 años de edad.

giphy42-c5e00541eff5122f06454057213f731b.gif

¿Suena como a &#39coach’ Barea, no? Lo que pasa es que JJ tiene eso ya en el corazón, lo de dirigir. No lo niega, cuando uno le pregunta, y, claro está, ya vimos sus dotes durante la pasada postemporada del Baloncesto Superior Nacional (BSN), cuando a última hora entró a dirigir a los Indios de Mayagüez.

“Me queda un año en el contrato y espero firmar algún otro contrato de dos años, con Dallas si es posible. Esta es mi segunda casa acá. Yo tengo 33 y ahora me siento muy bien, pero después, cuando pare de jugar, me gustaría dirigir aquí, en la NBA”, nos dijo.

¿O sea, que pudieses ser el primer dirigente boricua en la NBA?

“Estaría chévere. Chacho, pero pa’ eso falta”, dijo, dejando escapar una risa.

Compromiso con la patria

Mientras, su compromiso sigue con Dallas y, sobre todo, con su patria, tanto dentro como fuera de la cancha. Ya vimos como respondió de inmediato al llamado de ayuda de su pueblo tras el huracán María. Además, dijo, está pendiente siempre a los movimientos de la selección nacional, indicando que el presidente de la Federación de Baloncesto de Puerto Rico, Yum Ramos, siempre mantiene comunicación con él.

juanjosebareapuertoricofibaamericas20151fmtd0rh8c69h1czdug79u19kg-b0e0cf04da18d978195d22869b3903b8.jpg

“Creo que es una buena cosa lo que están haciendo Eddie (Casiano, dirigente) y los técnicos, especialmente ahora, que tenemos que acostumbrarnos a lo que son las ventanas. Eso cambia un poco las cosas para agrupar jugadores”, explicó.