Reseña MovieRican: Nomadland, profundamente empática

¡Cógelo, que va sin jockey! El MovieRican va esmandao' con las reseñas, porque la musa es así...

En sus dos largometrajes anteriores, Songs My Brother Taught Me y The Rider, Chloé Zhao estableció una conexión espiritual con el oeste americano, con sus inmensos cielos y sus amplios paisajes que hablan por igual de desolada soledad y de libertad. Trabajando principalmente con actores no profesionales que interpretan versiones de sí mismos, la directora se especializa en historias grabadas en los huesos de sus personajes, sus comunidades y los espacios remotos que habitan. Zhao colabora con un actor de renombre por primera vez en Nomadland, guiando a Frances McDormand a una actuación notable de seriedad melancólica, tan rigurosamente descortés que es indistinguible de los nómadas de la vida real con los que comparte pantalla.

Fern (McDormand) trabajaba en la ciudad empresarial de Empire, Nevada, pero no mucho después de la muerte de su esposo, la ciudad fue sacudida por la Gran Recesión y se suspendió después de 2011. Fern decide que estaría mejor viviendo como nómada, por lo que empaca algunas pertenencias en una camioneta, deja el resto en un depósito y sale a la carretera. En el camino, se encuentra con otros campamentos de compañeros de viaje, incluidos los nómadas de la vida real Linda May, Swankie y Bob Wells. Ella también sigue cruzando caminos con su compañero nómada Dave (David Strathairn), quien claramente está enamorado del duro y trabajador Fern. A través del viaje de Fern, vemos la naturaleza cambiante de Estados Unidos en contraste con la permanencia de las hermosas vistas de Occidente.

Lo bueno

La mano firme de Chloé Zhao: La mayoría de las personas que leen esta reseña pueden reconocer a Chloe Zhao como la directora de Eternals de Marvel Studios, con Angelina Jolie, Salma Hayek y Richard Madden como protagonistas. ¿Qué nos dice Nomadland sobre su próxima película de superhéroes? No mucho, pero bastante (contradictorio, lo sé). Me explico: en colaboración con su cinematógrafo habitual Joshua James Richards (quien merece elogios por parte de este servidor por su trabajo), Zhao difumina la línea entre la narrativa y el documental vérité. Enmarca a sus sujetos contra paisajes majestuosos y hermosas puestas de sol en acuarela, pero nunca estetiza la naturaleza para lograr un efecto de postal. Dejando a un lado su considerable grandeza y drama, estos caminos solitarios, montañas escarpadas y desiertos rocosos son una parte intrínseca de la vida de los viajeros, nunca un panorama turístico. Una simple toma de Fern flotando desnuda en un río, u otra en la que está al volante mientras un bisonte corre junto a la carretera, sugiere la fuerza e independencia que está obteniendo de la naturaleza. Pero no es solo eso, también es la forma en que dirige y pinta un retrato humano para cada uno de sus personajes. Zhao nos permite ver la alegría y el asombro que estas personas presencian sin convertirlas en santos o íconos. Nomadland nunca se siente como un brochure sobre lo que es ser un nómada (aunque pinta una imagen cautivadora), sino más bien como una mirada profundamente empática a las personas que han elegido encontrar una nueva vida lejos de lo que dicta la sociedad. Es un trabajo impresionante de una cineasta que solo está en su tercera película y que podría llevarse a todo el mundo enredado en esta próxima ceremonia de Oscars.

nomadland

Frances McDormand: Siendo esta su continuación de su segunda victoria (y quinta nominación) al Oscar en Three Billboard Outside Ebbing, Missouri hace un par de años, no hay nadie más adecuado para asumir el papel de Fern que Frances McDormand. La veterana es la actriz perfecta para esta historia porque necesitas que Fern encarne la valentía y la autosuficiencia de una persona dispuesta a luchar por su cuenta con todas las dificultades que ello conlleva. Su exterior no es amenazante, pero inherentemente sabes que no debes joder con Frances McDormand. Debajo de ese exterior hay una calidez y una gracia sin fondo que siempre juega como auténtica y acogedora. Puedes ver por qué la gente se siente atraída por Fern y la empatía que siente por sus compañeros de viaje. McDormand transmite perfectamente el viaje interior de Fern y el conflicto de una mujer que a veces se mueve hacia su próximo destino y, a veces, huye de un pasado en el que perdió todo: su marido, su trabajo, su hogar y su ciudad. Ver a Fern prosperar como nómada no se trata de convertir limones en limonada, sino de una historia extrañamente alegre de resistencia y rechazo a ser víctima de un sistema roto.

Actores no profesionales y sus historias: Como se mencionó anteriormente, a Zhao le gusta usar actores no profesionales y hacer que usen sus experiencias de vida para informar su 'yo' semificticio en la pantalla. Nomadland no es la excepción, ya que la directora eligió a los nómadas reales Linda May, Swankie y Bob Wells para una mayor autenticidad al compartir este estilo de vida. Una cosa que Zhao no le pide a la audiencia es que sienta lástima por los nómadas, a pesar de que pasan/pasaron por ciertas situaciones que los llevaron a este tipo de estilo de vida. Eso es algo complicado, ya que Nomadland pide a los espectadores que comprendan las víctimas de la Gran Recesión en lugar de indignarse de nuevo por las circunstancias que llevaron a su destino. Por un lado, hay algo inspirador en que estas personas no se regodean en la autocompasión y aprovechan al máximo una situación horrible, pero son las que sufren la negligencia de los demás.

Lo malo

Errante y episódico: El único problema con Nomadland podría ser lo episódico que se siente en algunos momentos. La película es un intento admirable de refutar los estereotipos de la era Trump sobre la vida y el carácter estadounidenses, sin embargo, hay momentos en los que la película termina eliminando algo de la tensión y la emoción viva que podrían haber hecho que la película subiera de nivel a una categoría de extraordinario. No hay mucho más conflicto que el interno. Nadie pelea ni se enfrenta a otra persona que no sea él mismo. Es una película muy introspectiva en la que la gente escucha a los demás, lo cual está bien para algunos. Dicho esto, puedo entender a otros en los que podrían decir que la película simplemente serpentea hasta su final abierto. Quizás haciendo honor a su título, Nomadland simplemente tiene una tendencia a deambular que podría molestar a algunas personas.

La noción de un adiós definitivo, de un camino lo suficientemente largo como para volver a conectar con los que se encontraron en el camino, podría ser lo que Fern realmente está buscando. No se puede sufrir la pérdida de un trabajo si su objetivo declarado es pasar de un trabajo temporal a otro. No puedes perder tu casa si no vives en una. Y no puedes llorar a un ser querido si nunca conoces a alguien lo suficiente como para enamorarte. Por supuesto, esos son estándares imposibles de mantener, pero lo que Zhao captura tan magistralmente en Nomadland, sin juicio ni piedad, es la dicotomía de la difícil situación de Fern. ¿Se mueve constantemente para buscar los rincones ocultos del mundo o para huir del dolor del mundo que conocía? Las maravillas de la naturaleza son reconstituyentes, pero también desoladas y sobrias. Quizás la soledad no es más que un estado mental cuando uno está rodeado por una comunidad de personas de ideas afines, pero al final de la noche, todos se retiran a su hogar vehicular. Al final de cada trabajo, cada trabajador se marcha solo por la carretera, dirigiéndose a la inmensidad, cálida pero vacía, una frontera abierta que acuna a los vagabundos.

Rating: A