Lino mira al Clásico: "Yo estoy disponible hasta de 'bat boy'"

Cuida tu trabajo, Lubrok. Lino está loco por que lo metan en el staff de coaches del equipo de Puerto Rico para el venidero Clásico del Caribe.

Usté sabe cómo es la vida. O sea, si usté vive la vida, usté sabe la que hay.

Hay momentos trascendentales, por ejemplo, en los que usté tiene que decidir si se arriesga por algún camino o si sigue por otro. Si de casualidad usté no entiende de lo que empezamos a hablar aquí, corra, vaya y pregúntenle a Lino Rivera.

"Pues…", comienza Rivera, taciturno, a enfrentar el examen de conciencia que El Calce le ha lanzado al tímpano vía telefónica, durante esta mañana dominical, a apenas horas de haber llegado a La Romana a celebrar con los fanáticos de los Toros del Este.

"Hay veces que yo pienso que me arrepiento de no haber intentado desarrollarme como dirigente en el sistema de Grandes Ligas. Hay veces que me pregunto cómo hubiese sido la cosa si yo me hubiese ido a dirigir en Liga Menor, si ya hubiese tenido oportunidades en Grandes Ligas", confiesa Lino, transformando en coplas de introspección lo que antes eran carcajadas y chercha de celebración, algo que abunda mucho en La Romana tras el triunfo de su equipo en la Serie del Caribe y su consiguiente tsunami de romo que eso ha provocado.

"Yo siempre pensaba que en algún momento alguien me iba a llamar… pero nunca ha sucedido… no me han dado la oportunidad de estar en Grandes Ligas, aunque a lo mejor si me hubiese ido… pero yo estoy bien contento con mi carrera. Si sucede seria algo extraordinario, pero la plataforma aquí [en el béisbol del Caribe] ha sido extraordinaria, ha sido un gran escenario. El béisbol de Puerto Rico, México y República Dominicana ha sido muy bueno conmigo", acotó.

lino

Son cosas comunes de la industrialización beisbolera y el capitalismo deportivo, aunque no lo parezca. El hecho de que, a sus 53 años de edad, Lino aún no haya tenido un acercamiento de parte de algún club de Grandes Ligas para trabajar en alguna capacidad puede que resulte intrigante, pero nada tiene que ver con carencia de talento y experiencia.

"¿Qué tiene que pasar para que yo esté en el béisbol organizado de MLB? Tremenda pregunta. Imagino que alguien con confianza con los gerentes generales me tendría que recomendar. Esos son puestos de manager, de coaches, de asesores, de dirigentes en AAA, esos son puestos de confianza. Fíjate, pero en años recientes me lo han dicho bastante. Yo pienso que sí, que ya mismo se puede dar. Hay muchos jugadores importados que he dirigido en 'Erre-Dé' que siempre me lo comenta, vamos a ver", articuló Rivera.

Un buen pasito que puede dar Lino es entrar al staff de coaches de Puerto Rico para la el Clásico Mundial de Béisbol.

"Mucha gente me ha comentado que aunque sea de coach me visualizan allí. Edwin [Rodríguez, dirigente del 'Team Rubio'] y yo hablamos mucho, yo lo apoyo a él siempre en todo, y él a mí. De hecho recientemente me llamó para avisarme de una situación con un jugador [de los Toros] y también hace un año estuvo viendo cómo estaba la cosa en San Diego, recomendándome para allá, porque entiende que ellos necesitaban a alguien como yo en la organización", apuntó, recordando que Rodríguez estuvo entre los primeros en felicitarlo tras vencer a los venezolanos Cardenales de Lara para asegurar el cetro caribeño.

"Pero, pues que pase lo que tenga que pasar. Yo estoy disponible hasta de 'bat boy"", disparó antes de un carcajadón.

Al igual que Rodríguez, hay otros que en el béisbol organizado de Grandes Ligas han pasado el 'flyer' con la lista de los éxitos recientes de Lino, pa' ver si de casualidad entra al hit parade de MLB. Alex Cora, primer dirigente puertorriqueño en ganar una Serie Mundial, con los Medias Rojas de Boston en 2018, "también era uno de los que me había mencionado allá, pero, pues, no sucedió".

Cuándo se le cuestionó sobre la controversia de hurto de señales que dejó sin empleo a Cora y al también boricua Carlos Beltrán, Lino no le restó mérito a la investigación que realizó la oficina de del comisionado de MLB, pero resaltó que "son temas difíciles, con los que quizás debieron bregar de forma más discreta, llamar la atención internamente y no que se volviera algo de esta magnitud", pues, al fin y al cabo "en este juego todos queremos ganar".

"Creo que esto se sacó de proporción. Siempre cuando hablas de victorias… como dice el refrán, en el amor y en la guerra todo se vale. Uno siempre busca cómo vencer al adversario. Entonces es una pena que pase esto para dos de los nuestros, incluyendo uno que como dirigente ganó la Serie Mundial, algo que, para mí, siempre tendrá validez", arguyó el dirigente, quien se crió en el residencial Nemesio Canales, de Hato Rey, y en el barrio Santiago Iglesias de Río Piedras.

Así las cosas, Lino seguirá enfocado en hacer su trabajo y cumplir la misión que su talento en el béisbol le ha proporcionado: ayudar a jóvenes que, cómo él, salen de sectores pobres con mucha fe en el deporte.

"Estoy en planes de trabajar con varias academias, en Santiago de los Caballeros y en la regián de San Pedro y La Romana. También estoy viendo cómo hago para el desarrollo de una academia en Puerto Rico", indicó, señalando que sería en el área de San Juan.

Ahí está Lino, tomando decisiones trascendentales de nuevo. Va tranquilo. Él ha vivido la vida, sabe la que hay.